De Royal Blood y el rock


Por León ML || @SirLeonLopez

¿Recuerdan la última vez que escucharon a una banda y sintieron un pequeño orgasmo musical? ¿Recuerdan lo que pasaba por su mente mientras percibían cómo la música se desarrollaba y ustedes comenzaban a buscar como maniáticos su celular y poderla shazamear o intentar grabarse la letra para después googlearla? ¿Qué sintieron?

Recuerdo bien la última vez que me pasó algo así. Fue gracias a Spotify y a uno de esos playlist aleatorios mientras escuchaba música y bandas parecidas a los Arctic Monkeys. De repente comenzó “Come On Over” y ése riff que, según yo, era de guitarra. En chinga abrí la pestaña y leí qué banda era… Royal Blood.

Los googleé, empecé a escuchar sus canciones, me eché el disco completo y ¡Madre mía!, qué disco. Hacía mucho que no escuchaba un material de principio a fin sin conocer absolutamente nada de la banda, y sobre todo, que quedara tan maravillado con ello. Busqué videos en YouTube y me di cuenta del fact que más nos ha sacado de pedo a todos los que ahora somos fans, y que a la vez, nos parece lo más maravilloso de la banda: ¡no es una guitarra, ES UN BAJO!

Cualquier tipo que haya escuchado al dueto y después haya visto sus videos estará de acuerdo conmigo, y quizá, se hará la misma pregunta… ¿Cómo carajo lo hace? Ya después con unas cuantas lecciones musicales y más investigación te das cuenta de que usa como 30 pedales -exagero, no son tantos- y varios canales de distorsión. Aun así, sigue siendo como de… ¡Qué verga, qué chingón!

Cada vez que escucho a Royal Blood me acuerdo de ese mote tan cagante y a la vez innecesario en estos días, ya saben, ése en el que cierta banda es la nueva salvadora del rock. Lo han usado, cada vez más frecuentemente, desde los tiempos del ‘Is This It?’ de The Strokes; han recurrido a él con The Killers y con Kings of Leon… carajo, lo han usado con bandas que no son necesariamente rockeras y sin embargo, al menos en los medios importantes de música alrededor del mundo, aún no se lo han impuesto a los británicos. No porque tenga miedo de que “choteen” a la banda, o de que se vuelva comercial, al contrario, mientras más gente sepa de ellos, mejor.10687188_724079237657407_887343364233477233_n

Creo honestamente y sin afán de echarle a perder el futuro a la agrupación que conforman Mike Kerr y Ben Thatcher, que bien podrían ser ésa banda “salvadora” del género. Es cierto, posiblemente no hacen nada extraordinario y muchas cosas ya las hemos escuchado antes: ésa cadencia lenta y algo blues que tenía The White Stripes, arranques violentos tipo Motörhead o algo de desfachatez estilo Nirvana. En vivo no son la gran cosa y mucho les faltará para quizá ser headliners de un Glastonbury, pero con un poco de malicia y teatralidad, se van a ganar a las masas alrededor del mundo. Fijo.

Recuerden ésa primera vez en que escucharon a la que hoy es su banda favorita, recuerden cómo se emocionaron y qué pensaban mientras escuchaban la canción que sea que escucharon. Creo que bien podría pasarles algo así de nuevo…

Royal Blood bien podría ser ésa siguiente GRAN banda del rock británico, ésa que está agazapada, esperando su momento para hacer la gran entrada triunfal y volarnos los sesos a todos.