[Entrevista] The Oaths: “No queríamos ser un par de monos con laptops”


Por Uziel Palomino || @uzielpalomino

Recuerdo que hace algunos años, el nombre The Oaths comenzaba a brotar entre distintos flyers que rondaban por internet, mismos que anunciaban la presencia de dicho conjunto en venues y foros de Guadalajara y por ende, Jalisco. Promocionaban un primer EP con una tercia de canciones en su mayoría electrónicas, aunque luego de un proceso en el que la agrupación ha sido fichada por Arts & Crafts México y ha compartido escenario con proyectos como Bear in Heaven o Capital Cities, el trio tapatío ha puesto en tiendas su más reciente y LP debut, Fractal, larga duración que se coloca como uno de los estrenos más llamativos del panorama nacional del 2014. Hablamos con Andrés, vocalista de la banda, quien además fue alguna vez pieza clave de Antoine Reverb.

Luego del lanzamiento de ‘Astronomy’ se atrevieron a componer en español para este nuevo disco, ¿Qué significó dicho cambio para The Oaths?

Es claro que el salto entre idiomas puede ser un reto, pero tener un material en español nos ha ayudado bastante, sobre todo porque ha sonado más en las estaciones de radio del país, sumado a que es nuestro álbum debut y nuestra primera experiencia firmando con un sello.

¿Entonces las estaciones de radio solían rechazarlos?

No exactamente, pero la diferencia es notable ahora que promocionamos un disco que en su mayoría es en español. Estamos conscientes de que ‘Astronomy’ fue muy bien recibido en Guadalajara, pero nos faltó un mayor empuje en toda la república y en diferentes mercados.

¿La música de The Oaths es más orgánica y sofisticada ahora?

Creo que al mismo tiempo en que nos percibimos más arriesgados, nuestra música sí ha alcanzado un grado de sofisticación notorio: ‘Fractal’ es un álbum muy ecléctico, puede tener una fusión interesante pero también es un material cohesionado y tiene un concepto. La composición es más compleja, experimentamos más, recurrimos a nuevos instrumentos y le dimos su tiempo a cada tema. Con el pasado EP la premisa era más simple e instrumental, era un disco más lounge y adecuado a lo que sonaba a inicios de la década pasada en Guadalajara.1011403_589316761113573_178296504_n

¿La banda descubrió su sonido en esta entrega?

Creo que eso evoluciona todos los días, aunque nos hemos acercado bastante. Como banda nunca hemos recurrido al protagonismo de la guitarra, nos alejamos del estereotipo y formamos un grupo más integral; nos inspiran proyectos como Friendly Fires o The Presets, no son músicos de plástico, ¿Sabes?, es cautivador que hayan logrado un sonido autentico.

Al ser uno de los proyectos más propositivos de Guadalajara, ¿ha sido complicado sobresalir?

Todo mundo te va decir que Guadalajara es un público difícil, a veces parece que estamos atrapados en lo mismo aunque eso no es culpa de la gente, creo que tiene que ver con la falta de foros, de exposición o de nuevas propuestas en materia de festivales o eventos; la ciudad es muy conocida por músicos experimentales y de jazz, pero la oferta ajena a este sector es muy cómoda hasta cierto punto, siempre ves a artistas que funcionan y que llenan cualquier lugar, aunque también es cierto que los proyectos emergentes o indies como nosotros van en aumento.

Sus shows en vivo se caracterizan por ser una fiesta, son muy bailables y con mucha energía, ¿Cómo transferir esta vibra a un material de estudio?

Fue más complicado de lo que pensamos, tuvimos algunos problemas para lograr un trabajo que representara lo que queríamos decir; estábamos en una zona bailable, experimental y popera que no merecía perderse, fuimos muy cuidadosos con eso y grabamos una mayor instrumentación para darle más punch al disco. Hay metales, solos de saxófon, mandolinas, flauta transversal y más recursos que enriquecieron las canciones.The-Oaths-2

Los han comparado con The Whitest Boy Alive algunas veces, pero según ustedes, ¿A qué podría sonar The Oaths?

No estamos muy de acuerdo con esa comparación, creo que sonamos a bandas de antaño, de los setentas tal vez; siempre hemos escuchado música con sintetizadores antiguos y a productores como Giorgio Moroder, aunque en un plan actual podríamos sonar como Hercvles & Love Affair, pero en vivo.

¿Qué quiere The Oaths con ‘Fractal’?

Desde la génesis de la banda sabíamos que no queríamos ser un par de monos con laptops al frente, por eso las canciones tuvieron un proceso de maduración, incluso al tocarlas en vivo corregíamos errores o improvisábamos sonidos para luego añadirlos. Siempre quisimos algo propio y se puede sentir con las influencias de jazz que salen del disco. No queremos encasillarnos en un género, siempre intentamos hacer buenas melodías y que la gente pueda relacionarse fácilmente. Buen pop, ¿Suena bien?