Joseph Mount: el minimal y el acuario de Metronomy


*Love Letters es el álbum donde Metronomy se orilló al minimal y logró un material apoyado de influencias sesenteras con atmósferas lo-fi al grado de ser quizás, un gran disco concepto.

Por Uziel Palomino | @uzielpalomino

Es claro que después de una merecida nominación al Mercury Prize, enormes ventas discográficas, presentaciones en festivales y distintos conciertos donde la asistencia de la gente era más que segura, el ‘The English Riviera’ se convirtió en uno de los discos icono de Joseph Mount y compañía, quienes después de 3 años de excelentes críticas por parte de la prensa y sobre todo de los fanáticos, la banda regresó con un nuevo material en 2014, un larga duración que por su notorio pasado se esperaba de igual o mejor manufactura; ‘Love Letters’, producción que más allá de su concepto, es una prueba más de que Mount se encuentra entre los músicos/productores más vanguardistas del Reino Unido.

Poco antes de la gran noticia del lanzamiento de canciones inéditas del conjunto, apareció un adelanto lo suficientemente bueno para esperar grandes resultados de la banda, mismo que después y a través de una historia espacial narrada en un video, se convirtió en el primer sencillo del disco, “I’m Aquarius”, tema que según Joseph Mount, estaba listo desde hace 3 años y que bien pudo incluirse en la <<Riviera Inglesa>>. Afortunadamente el concepto no se prestó en aquel entonces y ahora integra 10%  de todo el material que conforma el ‘Love Letters’.

Es evidente que el sonido de los de Devon se ha modificado, es decir, a lo largo de los 4 trabajos que la banda ha realizado, los cambios han merecido el aplauso de la audiencia, desde su incursión más dancing en el ‘Nights Out’ con “Radio Ladio” como himno, hasta la sofisticación de “The Look” en ‘The English Riviera’. No sorprendería que un nuevo material significara la experimentación con una nueva faceta, que en este caso, radica en la locación del proceso de grabación en Toe Rag Studios, recinto que aún alberga equipo de producción análogo y que ofrece todo material en cintas magnéticas. The KillsThe White Stripes y Tame Impala son algunas de las agrupaciones que se han acercado a esta parte del noreste de Londres para realizar sesiones de grabación.new-metronomy-band1

La esencia del álbum, además de representar una atmosfera lo-fi en cada uno de los temas, es una conjunción entre el inicial bedroom pop de Joe y la influencia musical de la década de los 60’s con algunos extraños pero celebrados tintes de psicodelia expresada en varios de los solos de guitarra que aparecen en canciones como “Month Of Sundays” o la instrumental “Boy Racers”, tema que recuerda la constante de Metronomy por incluir piezas a función de interludios o de quiebre musical en su discografía.

Love Letters’ es en su mayoría un álbum tranquilo y con composiciones a forma de baladas, arreglos minimalistas y un LP que integra las características de haber grabado canción por canción con hardware y equipo análogo, que según en entrevistas al frontman de la banda, el reto se encontraba en finalizar los tracks previo a la entrada al estudio, afirmando que en la pasada placa podrían terminar algún tema en la mezcla final.

Canciones como “The Upsetter”, “The Most Inmaculate Haircut” o “Never Wanted” fueron creadas a base de guitarras acústicas, naturalmente melancólicas y con desplantes vocales más arriesgados y más íntimos. Hay momentos que se acercan a la electrónica del ‘Nights Out’ con temas como “Reservoir”, “Call Me” o “Monstruos”, esta última con una inusual corriente de 8 bits que bien pudiéramos imaginarla en cualquier nivel de videojuego de NES con temática medieval.  El main theme, los 5 minutos que titulan el disco son exquisitos; el empleo de instrumentación de viento, una base de teclado, golpes de batería consistentes, los coros de Anna Prior y un final de saxofón lamentan que Michel Gondry no utilizara toda la canción para la filmación del video oficial.Metronomy-Reservoir-Music-Video

Metronomy ha pasado de ser el famoso trío de Devon conocido por sus sintetizadores y ornamentadas luces en el pecho, a una  agrupación que ha logrado reinventarse en cada entrega, y en ésta última, la noción amorosa-nostálgica podría convertir la producción en un disco concepto, pues Joseph Mount es el único músico que aún escribe cartas de amor desde un estudio de grabación análogo al lado de un modesto teclado.

Extra: La última canción del disco – “Never Wanted” – es la clásica fórmula en que Metronomy cierra un disco y una etapa; los toques de electrónica adecuados para finalizar una gran historia.

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *