[Entrevista] Feo Feo Records: Arreglando el desperfecto


Por Samuel Nava | @stupidtobegin
Fotos: Enrique López

No, no es el nombre de un colectivo musical. Tampoco es el nombre de una disquera, (aunque tiene mucho que ver con eso). Feo Feo Records es el “nombre de batalla” de Emiliano, un joven músico originario del DF pero que vivió desde su niñez en Mérida, Yucatán. Musicalmente combina el reggae y otros ritmos caribeños con el hip hop, buscando conectar con la gente a través de lo que hace.

En Ultramarinos Co tuvimos la oportunidad de platicar con él una cálida mañana. El lugar fue mágico, propuesto por él; parece ser el escenario perfecto para hablar con una persona como Emiliano… la zona escultórica de CU, ubicada en medio del Circuito Cultural de la inmensa Ciudad Universitaria.

¿Qué es Feo Feo Records?

Es mi proyecto musical, nace en 2008. Antes tocaba en bandas de reggae, la última fue Varios Gallos, en Mérida. Después de un viaje que tuve que hacer me vi en la necesidad de dejar la banda, pero siempre quise hacer música, comencé a conocer recursos para grabar y producir que me encantaron, luego trabajé mucho con samples y sintetizadores.

Ese primer viaje a Alemania influyó mucho en lo personal y artístico; salir al extranjero y en general salir de tu medio amplía tus puntos de vista, en mi caso en lo relacionado a las artes… desde chico traigo mucho de esa formación visual, y mucho de Feo Feo nace con la necesidad de expresar estas dos disciplinas, la musical y la visual.

¿De dónde viene el nombre?

En Yucatán teníamos un estudio de grabación en una casa que rentábamos y a la cual se metían unos gatos, había uno al que nadie quería y le decíamos “quítate feo” o “pinche feo”. Se quedó el nombre para la productora, y cuando me fui y me quedé solo, jalé el nombre para mí. Me gusta porque además yo grabo mis cosas en casa y de alguna forma son mis records.

¿Cómo defines tu música?

Como “lírica de colores”. De hecho ese fue el slogan que hice cuando empezó el proyecto. La idea es generar imágenes de colores en la mente a partir de la palabra y los ritmos.

DSC_0044 EA

Influencias…

La raíz de lo que hago es el hip hop y el reggae. De este se desprenden ritmos caribeños como soca y punta, tengo hasta un reggaetón que escribí. Mi nuevo disco me parece un material fresco, se están mezclando bien esos ritmos. Sé que no soy el único que está haciendo esa música. Es una corriente que está tomando fuerza.

Y sobre tu nuevo disco…

Lo produje en Mérida, en mi estudio casero y con ayuda de muchos amigos. Se masterizó y maquiló en una compañía de aquí (DF) con la colaboración de patrocinadores de Mérida: una tienda y un bar que han confiado ciegamente en el proyecto y me han apoyado desde que los conocí. Actualmente está en promoción y cuenta con unas seis colaboraciones; trato de nutrirme de lo que hacen otros músicos y de que “mis músicos”, antes de serlo, sean mis amigos.

¿Cómo encaja tu música en el contexto socio-cultural en que vivimos?

Creo que lo hace de forma positiva, porque más allá del mensaje político o social, lírica y musicalmente es una propuesta positiva. Sí, a veces puedo hablar de política mencionando lo que no me gusta, pero esta música es reflejo del estilo de vida que llevamos y que no es perfecto. No me quiero tachar como una persona siempre positiva, pero siento que vivimos una época de demasiada energía negativa que debemos contrarrestar de algún modo y creo que es a través de nuestra actitud. La música es un vehículo muy importante para contagiar eso. Hay gente que me ha dicho que mi música le da esperanza y eso es lindo: una vez un chico se me acercó y me dijo que había escuchado una canción mía y que coincidía con lo que él estaba viviendo. Tampoco son clases de superación personal pero se trata de buscar el lado amable de las cosas.

DSC_0051 EA

DSC_0053 EA

Diferencias entre Mérida y el DF

Llegué al DF hace nueve meses y tuve la oportunidad de conocer un montonal de músicos, llegué a un barrio en el que todos mis vecinos lo son. Ahora estamos trabajando con “Trece Veinte”, una productora que abrimos aquí y que nos ha permitido cuajar unas fechas en Mérida y hacer un vídeo para una banda llamada Zombies Have Feelings. Estamos trabajando a full, pues además del proyecto, llevamos la parte visual y de audio en la productora. Con Waff TV, estamos tratando de unir fuerzas para hacer algo más grande. Musicalmente, aquí (DF) la influencia es más del norte. Hay más tendencia al trap, esos ritmos que se están introduciendo a la escena, el mumba también, que aunque es más del sur, ahora se están tocando muchas cosas caribeñas, tropicales, cumbias, electrocumbias, mumbatón, reggaetón… los ritmos del caribe son más cadenciosos y eso es lo que se escucha allá (Mérida), acá el sonido es más electrónico.

En la lírica, ¿cómo influye el cambio Mérida-DF?

El cambio impactó bastante. En discos pasados las letras hablaban de cuestiones sociales y políticas, sobre mi percepción de ese entorno específicamente. Tengo la idea de que no puedes criticar sin proponer, esa es mi postura y es algo que trataba de reflejar. Ahora estoy en un mood más de fiesta, de conocer, me ha tocado viajar más, he tocado en más festivales y eso tiene también una gran importancia, una que yo no estaba tomando, ese momento de disfrute y comunión con las demás personas.

El público del DF

Recientemente tuve la oportunidad de tocar en Nayarit y me di cuenta de que cada público es diferente. Afortunadamente no me ha tocado uno tan difícil, creo que lo he sabido llevar bien. En el DF me ha tocado un público súper respetuoso. De repente te topas algún hater que te está gritando cosas, pero es parte del show. En provincia, como no hay tanto movimiento, tratan de apreciar un poco más las propuestas que llegan.

DSC_0057 EA

¿Cómo es un show de Feo Feo?

Los shows están cargados de energía, desde el inicio empezamos con todo. Me gusta conectar con el público e interactuar con ellos. A veces me bajo del escenario o subo gente. Me gusta que canten, que bailen, el momento de la comunión, no ser yo el factor de la celebración, sino ser uno más que está ahí, compartiendo el momento, porque la música ahí está y la estamos compartiendo todos.

¿Por qué deberíamos escuchar tu música?

Porque es una propuesta natural, que surge de un corazón que está conectado con otros corazones. A veces escuchamos cosas sin querer y hay que darnos tiempo para escuchar cosas amables, disfrutar y gozar.