Albert Hammond Jr. patea traseros “strokeros” con su nueva canción y anuncia su tercer disco


Por Staff Ultramarinos Co | @ultramarinosco

Ha pasado poco tiempo –relativamente– desde que escuchamos música nueva proveniente de las guitarras de Albert Hammond Jr; ‘AHJ’, su cortísimo EP de 2013 no parece tan viejo, y luego de su posterior visita a nuestro país (y la cual se presumía igual de breve que dicho EP), hablar del californiano no es algo tan inusual… lo que significa que ha sabido mantenerse en el radar. Aunque para nuestra sorpresa, Albert, anunció un nuevo título de larga duración que podremos escuchar en su totalidad el próximo 31 de julio. Y claro, ya estrenó sencillo. Uno muy, muy bueno.

Contrario a la tradición, en esta ocasión, el angelino se ha separado del yugo que significan las disqueras de su original conjunto y de su compadre Julian Casablancas para lanzar su fresco material vía Vagrant Records. ¿Ya no son tan compas, pues? Seguramente siguen siendo fieles partícipes de fiestas y bautizos familiares en común, pero un sello que entre sus filas posee actos de la talla de Bombay Bicycle Club, AlunaGeorge y hasta PJ Harvey podría marcar una diferencia, especialmente desde que The Strokes vislumbra un nuevo disco también. Sí, uno después del rechazado, odiado y vomitado ‘Comedown Machine’ de hace 2 años.

‘Momentary Masters’, el tercer álbum en la carrera de Hammond Jr. y el primero desde el lanzamiento de ‘¿Cómo Te Llama?’ en 2007, constará de 10 temas que no sólo fueron grabados por el Stroke, sino que ahora, quitándose la envidia y lo “comesolo”, la agrupación completa formó parte de la producción (Pues sí ¿no?, ya no sólo eran 5 canciones para sacarse del pecho) del que podría ser uno de los mejores discos del año, incluso mejor que el incierto y preocupante álbum de The Strokes que Julian anunció hace poco.

¿Y el sencillo? Ni se emocionen con el título; “Born Slippy” no es un cover, ni una reversión, ni un remix, ni nada que se le asemeje a la canción de Underworld… bueno, lo único que podemos asegurar es que al igual que la pieza de los británicos, el recién lustrado tema de Albert es una cabronada. En serio, una verdadera cabronada. Entonces, sí emociónense.