Cetáceos – “El último disco de The Killers no fue bueno, todos lo saben”: Brandon Flowers


Por Uziel Palomino | @uzielpalomino

Cuando estaba en la universidad, viví durante un año con un amigo al que le encantaba The Killers; siempre poníamos sus discos, bajábamos los remixes, y en general, no había día donde no escucháramos la voz de Brandon Flowers retumbando en las paredes de nuestro departamento, después de la media noche y bajo un montón de humo, pero siempre en play. Personalmente, siempre me gustó el trabajo de la agrupación de Las Vegas, pero en esa época, aprecié un poco más sus composiciones –incluso el álbum solista de Brandon– hasta el grado de buscar más b-sides, extras o rarezas de la banda.

Hasta ese momento, – y luego de un par de discazos como el ‘Hot Fuss’ (su debut) y el ‘Sam’s Town’– el último disco que The Killers había lanzado era el ‘Day & Age’ de 2008. Y que bueno. Porque lo que vino después fue una completa catástrofe, una que el mismo Flowers acepta; recién, el cantante de Nevada explicó en entrevista para NME algunos detalles sobre su segundo álbum como solista, y entre esa charla, salió a tema la posible y ya no tan esperada reunión de su conjunto base tras un decepcionante producto como el ‘Battle Born’ de hace tres años.

Brandon lo dijo: “No fue lo suficientemente bueno, todos lo sabemos”… y claro. Yo lo sé, mi amigo lo sabe, y seguramente la mayoría de la gente sabe que se trató de un título mediocre. Así, a secas.

Luego de habernos mudado, dejé de escucharlos por un buen tiempo, especialmente por su falta de material nuevo. Cuando su más reciente álbum fue lanzado, ¡Oh Dios! que disco tan terrible. Y era terrible por una sola razón; no estaba mal producido, no carecía de calidad, ¡pero verga! Que nula propuesta mostró The Killers en su cuarto LP. Recuerdo que al intentar escuchar el ‘Battle Born’ lo dejé después de pasar por los sencillos y un par de tracks más. No pude. La banda sensación de Las Vegas se había esfumado con rastros de comodidad y melodías sosas, insípidas y aburridas.

Y no es que Flowers se haya comido a la banda y haya optado por mostrar lo mejor de sí en su famoso ‘Flamingo’, creo que simplemente dejaron de renovarse. De escuchar música nueva. De experimentar de nuevo. De no darle su lugar a cada instrumento. Ya ni bailables o agradables eran. No sé, tal vez sea mi percepción, pero si el vocalista de dicho cuarteto lo acepta, no debo estar tan errado.

Sí, es posible que The Killers se reúna para una grabación más, y eso, realmente me da igual. Aunque si pienso de nuevo en ellos como fondo de mi antiguo departamento, quizás sumar un nuevo fonográfico a la lista podría resultar en algo decente. Hasta una sorpresa. O un nuevo disco para tirar a la basura. Eso sí, jamás desecharía el remix de Madeon a “Smile Like You Mean It” del casi perfecto debut de los de Nevada. Es la canción que definió esos días.


 

‘Cetáceos’ es una columna por Uziel Palomino