Unos geeks te dicen por qué la tonadita de Super Mario Bros sigue pegada a tu cerebro

Por Staff | @ultramarinosco

¿Alguna vez te has preguntado por qué la musiquita de Mario Bros es tan jodidamente pegajosa?, ¿Por qué muchísima gente se la sabe?, o ¿Por qué a veces hasta sabes tararear el sonido que provocaba morir o caerte de las plataformas?… no digamos de la música de otros niveles. En teoría, el score de Super Mario –o de cualquier otro videojuego de 8 bits– podría parecerte sugerente por la sencillez del mismo y sus pocas notas disponibles… y es más o menos cierto, aunque ya unos cuantos geeks se animaron a descifrarlo (o eso creemos).

En resumen, las limitaciones del procesador de la consola obligaban a que cualquier efecto de sonido y la música del videojuego estuvieran en sincronía con el “beat” del chip interno; con este conocimiento, los desarrolladores del plomero salva princesas programaron que cada salto de éste, durara máximo 1 beat… por ejemplo, la bola de fuego que lanzaba era una octava. ¿Recuerdan el nivel debajo del agua, la de la canción bastante mona?, pues incluso en ese stage, el sonido de los peces al nadar se encontraba ligado al mismo tempo… igual recolectar las monedas.

Sonará medio complicado, pero de una forma más simple, y después de que en la redacción desempolvamos nuestros cartuchos mentales, nos dimos cuenta de que en efecto, cuando recuerdas cualquier tonadita del juego, no puedes hacerlo sin también acordarte del efecto de agarrar monedas, de crecer con el hongo, de morir, de aplastar a los enemigos, de golpear con un caparazón y hasta de cuando saltabas al asta de la bandera, ¿por qué? Porque Mario era también un instrumento musical más en la banda sonora del juego. Eso es lo que hace tan memorable un score como este… es como si al referirte al videojuego, jugaras en tu mente paralelamente, pero provocado meramente por algo técnico de tu consola.

Sólo piensa en esos otros juegos viejos de los que nunca olvidarías su melodía, y ya que te chutaste todo este rollo, sí, en verdad era por la sencillez de la consola… pero vaya, queríamos que volvieras a sacar tus básicos controles, te conectes, y pierdas valioso tiempo de tu vida jugando cosas de 8 bits –o de más bits, también–… eso y para que te dieras cuenta de por qué, quizás hoy en día, es más difícil memorizar una banda sonora de cualquier videojuego nuevo. No son taaaan épicos por la gran evolución de los procesadores (aunque no significa que no te enamores del soundtrack).

Turu tu turu tu tu… ya sabemos que hiciste la tonadita como en Super Mario. Si quieres clavarte más con explicaciones científicas, estos cuates te lo explican con más cariño, pero en sí, ya sabes que todo fue obra de una consola con poca capacidad y la genialidad de un grupo de japoneses… y que también eres un sensible nostálgico.