Blue Nipples: El acercamiento a un sereno post punk


Por Uziel Palomino | @uzielpalomino

Cuando hablaba con Víctor Cervantes acerca del proyecto musical en el que se encuentra actualmente, jamás le comenté que el nombre bajo el cual iniciaron dicha agrupación no era de mi total agrado. Supongo que al leer esto ya se habrá enterado. Pero esto no es malo… y supongo que lo sabe; no sé si esto sólo me suceda a mí, pero los grupos con nombres tan distintivos que a veces rayan en una tragicomedia, -o en la comedia nada más- me han significado un grado más de complejidad al tratar de escucharlos. No es el caso esta vez pese a su peculiar etiqueta. Para nada lo es, y mucho menos con la calidad desprendida en cada track de su presente EP.

‘The Dissonant Dance Of Colors EP’ es en resumen, la declaración precisa de un quinteto que se apegó a la discreción musical y a la expresión más minimal pero detallista del indie; sus guitarras van trasteando hasta la parte más baja en el primer plano de sus canciones… sus cuerdas más gruesas marcan la base, el baile y hasta la forma en que deberías moverte… están llenos de cambios y de una irregularidad apenas correcta; no son la banda que no le entiendes por ser demasiado arriesgada… mucho menos aquella que te parecería monótona.

¿A quién se parecen? Lo más fácil sería decir que tienen ciertos momentos muy a los rusos de Motorama… que los tienen, pero no es la bandera de la agrupación. Las atmósferas son marcadas por guitarras agudas, sinuosas, intermitentes; como una especie de eco que luego terminas por tararear. Hay detalles muy contemplativos. Fríos tal vez. Episodios que le juguetean al math y que bien combinan con un post punk muy sosegado aún. Hay muy buenos coros detrás de la voz principal; son igual de delgados que sus acordes. De repente algunos riffs hasta se sienten medio funkies (“Nipple Dance”).

En general, las cinco piezas del conjunto lo hacen ver muy influenciado por una oleada europea de indie que se mantiene aún muy under: Human Tetris, Soviet Soviet, The KVB, etc. Aunque claro, sin la voz tan a lo Ian Curtis… y bueno, mucho menos oscuros.

La grabación de casi 30 minutos no favorece en ocasiones a los formados en Aguascalientes, sin embargo, es un adelanto solido a lo que me contó Cervantes, será la continuación de este material en un futuro cercano: uno más apreciable, con mayor ornamentación sonora y en el que la sutileza entre géneros siga siendo la base del mismo… pero que suene frío todavía, quizás, siguiendo la línea de su “Cost For a Cause” en un tono más saturado. Mejor producido, seguro.

Se hacen llamar Blue Nipples, y es sólo un denominador como el de muchos que no me terminaba por gustar, pero también uno como pocos: uno con un post punk que sigue mutando y algo de math. Aunque prefieren dejarlo en un simple y contundente “rock”… al parecer, uno bastante azul.