Vicente Sanfuentes: “Había un sonido mexicano que ya existía desde antes, yo llegué a aportar”


Por Jona Moreno | @Jonamorenoc

El resultado fue el siguiente: incendio total en Aguascalientes provocado por Vicente Sanfuentes. Lugar: en la jodida pista de baile. Trabajando bajo los seudónimos Original Hámster, Los Mono y entre muchos más, platicamos con el chileno que se mueve detrás de Sanfuentes Rec…comimos, bebimos, charlamos acerca de todo su trabajo, y volvimos a beber para así charlar de nuevo acerca de los inicios del moombahton y cómo es que logra crear melodías tan sexies que te provocarían sudar hasta la deshidratación.

Sobre cómo te conocemos, ¿qué hay detrás de tu nombre?, ¿Cuál es la historia que existe acerca de Sanfuentes Rec?, ¿Y qué hay con tus proyectos alternos?

La verdad ya no manejo tantos proyectos como antes, estoy bastante más concentrado sólo en Sanfuentes Rec., y es la idea general de lo que hay detrás de mí al día de hoy. Tuve muchos proyectos en una época donde tener tantos era parte del “proyecto” en sí, ¿sabes?; donde era cool diversificar y hacer varias cosas a la vez, pero hoy en día, creo que con el panorama sobre cómo está la red y todo, es mejor concentrarse en una cosa y tratar de hacer que esto sea como un embudo en el que todo llegue al mismo fin… y qué mejor que mi apellido para lograrlo.

Entonces la idea sería generar más con menos… es decir, proyectar aún más tu trabajo como músico, ¿actualmente de qué va ello y en qué es lo que inviertes tú tiempo?

Me di cuenta que después de haber hecho muchos proyectos como Surtek Collective, haber producido a mucha gente, tener Original Hámster, Hermanos Brothers o Los Mono, todas estas cosas generaban una búsqueda en Google que no sumaba. Entonces supe que estaba haciéndole difícil a la gente el ponerme sobre la mesa… sólo los periodistas con la habilidad investigativa muy fuerte me pillaban. (Risas)

Lo que hay detrás de Sanfuentes es un output muy claro de todo mi proyecto dance; como de la música de pista que compongo como todo lo que me apoya al ser Dj… hasta mi visión de lo que es “Discjockear” o mi forma de ver la estética de la noche y toda Latinoamérica… sigo produciendo discos y música pop, también a otras personas. Continúo con programas de radio o haciendo otras cosas, pero concentré mi visión de bailar en estos aspectos y los llevé hacia la pista, todo ello alejado detrás de alguna palabra, un sello o un concepto.

Respecto a lo anterior ¿Cuál es tu visión o la relación que existe entre Latinoamérica – Europa? Considero que has sido impulsor y pionero para establecer este gran puente musical que existe ahora y en el que muchos están triunfando…

Ha habido hartas olas de latinoamericanos que han ido a conquistar Europa, aunque no sé si “conquistar” sea la palabra exacta, pero hay muchos que han dejado ya una marca: desde Ricardo Villalobos, Dandy Jack, Luciano, lo que hice con Surtek Collective, Djs Pareja y el mismo Matías Aguayo. Creo que también lo estamos haciendo ahora con proyectos como Los Mekanikos, Mijo, André VII, Iñigo Vontier y los Zombies In Miami… somos la primera ola de techno latinoamericano que no trata de sonar tropical ni como autóctono, y si lo estamos usando de alguna forma, seguramente lo hacemos de manera antropológica y acorde a nuestro estilo, en nuestro humor, o en el acercamiento a nuestra economía de recursos… para nada como un francés lo haría o cualquier europeo que piensa que Latinoamérica es como tener un sombrero ancho y tocar tumbado por el tequila.

“Siendo un poco bromista, diría que el primer disco de música club techno con código de reggaeton lo hicimos nosotros en el año 2003… y las bases eran de gente como Tego Calderón ya que la comercialización de nombres como Wisin & Yandel o Daddy Yankee aún no existían”

Quizás ese sentimiento de hermandad o valorar únicamente lo que se tiene para crear… ¿Es un esfuerzo y calor que irradia el latino?, ¿Posiblemente sea la diferencia que se percibe en estos tiempos?

¡Total! , eso es muy parecido a lo sucedido en Chicago y en lugares donde nació este tipo de música con gente creativa que hizo mucho con poco, donde tenían máquinas con poca memoria de capacidad y tuvieron que ser muy arriesgados con los ritmos; hace poco veía el estudio de Los Mekanikos y es súper modesto para la impresionante música que hacen… tu veías el estudio de productores alemanes y es algo muy sofisticado para hacer un minimal techno que ni siquiera justificaba la cantidad de equipo que tenían. Entonces puede uno escuchar la música de Los Mekanikos y decir si ellos hacen música con lo mínimo. No se necesita lo otro, esta actitud la encuentro más latinoamericana que sólo andar sampleando cumbias o cosas así.

Los Mekanikos es un ejemplo de que se han ido superando estándares y se van haciendo las cosas de una manera brutal en México, ¿Cómo es que aportas o haces diferencia en la escena nacional desde este sector?

Había un sonido mexicano que ya existía desde antes, yo llegué a unirme y a aportar; Los Mekanikos eran los mismo antes de que yo trabajara con ellos, Mijo ya era él muchísimo antes también. Yo he aprendido tanto de ellos y su personalidad ya estaba muy marcada antes de conocerlos. Yo vivo en los Ángeles y puedo hablarte de algunas personas en Chile que, como a través de Sanfuentes Rec., han tenido cierta influencia allá. Creo que en particular esos dos actos han tenido mucha influencia en la base de Djs de mi sello… por otro lado, he visto el feedback que generan mis releases; cuando saco un disco se lo mando como adelanto a Djs y amigos de todo el mundo para que lo comenten y después pueda mandarlo a la prensa más tranquilo.

Te cuento: el año pasado en Detroit, en el Movement Festival, -uno de los festivales más importantes de techno en el mundo- Maceo Plex decidió tirar a la mitad de su set “Viene Viene” de Los Mekanikos… pudo haber tirado cualquier tema, el que quisiera, hasta de Green Velvet por ejemplo, pero estuvo buscando el tema ideal para dejar locos a todos. Creo que ese es uno de los momentos más importantes para la música electrónica mundial; ese track en ese set. Creo que la música que está haciendo el nuevo techno mexicano y lo que estamos haciendo con el sello está teniendo una salida útil y que traspasa barreras.

Vicente, tienes varios remixes, notas y hasta merch con la cifra “110%”, ¿De dónde surge esto o qué explicación tiene?

Siempre he tenido una forma de hacer música donde me tengo que regular e ir para abajo ya que tiendo a sobrepasarme. No es que no me guste dar más, inclusive ese mencionado 110% es lo que más me puedo permitir, porque si no pusiera freno estaría a 200% y nadie sabe qué pasaría, ni yo; la intensidad de mis sets es pura electricidad y eso es lo que más me gusta… creo que el 110% está bien, y si me descomprimo estaría dando el 170% y volaría cabezas.

De todos tus proyectos, Surtek Collective me parece uno muy interesante; la idea era generar un colectivo así como el que se dio en México (Nortec Collective) y crear una fusión de sonidos, ¿Qué pasó con él?

Surtek Collective tuvo dos fases; en la primera, la única meta que tuvimos fue hacer un disco de reggaeton mix acid techno. ¿Y qué pasa si haces un disco con este tipo de mezclas?… el disco se llama ‘The Birth of Aciton’, y pensabamos que ese era el único propósito que tenía el proyecto; hicimos un disco, le dimos vida y después de que terminó seguimos nuestros caminos. Como muchos proyectos, creo que vivió antes de su tiempo. En la segunda etapa de Surtek decidimos solo hacer música de baile sin fecha de expiración, por eso nos dirigimos a Boysnoize Récords, que es un sello que hace eso mismo. Ahí hicimos un par de EP’s, luego comenzó Sanfuentes Rec y en eso quedó. Una bonita y buena segunda etapa solamente, pues estábamos los dos muy ocupados para exponer el proyecto… y cuando uno tiene un proyecto, lo toca en vivo o mejor no hace nada.

¿Y porque no desempolvarlo y sacarlo ahora que existe esta nueva oleada de fusión de sonidos como el Global bass, el dembow o un moombhaton?

A final de cuentas es un proyecto que tiene varios lados lúdicos y otros muy entretenidos, pues fue muy divertido hacerlo en un tiempo no adecuado a la época. Será un disco que está atado al tiempo y aparte, es una broma, y como toda broma, no es entretenida cuando es repetida ya que expirará algún día. Además, estoy en mi sello ahora, no nos sirve tanto hacer Surtek, pero no implica nada más que eso. Esta es la gracia de hacer proyectos, que la próxima vez no tengo idea de qué va a tratar. No sé qué pasó, pero hoy día está muy lleno de música electrónica que ocupa el código dembow. El moombahton por otro lado, y si pudiera describirlo, te diría que es sinónimo de Surtek; yo nunca había escuchado música electrónica con un código dancehall antes y no existía… siendo un poco bromista, diría que el primer disco de música club techno con código de reggaeton lo hicimos nosotros en el año 2003… y las bases eran de gente como Tego Calderón ya que la comercialización de nombres como Wisin & Yandel o Daddy Yankee aún no existían.

Sobre la parte de creativa de Sanfuentes ¿Cómo es que se mantiene en constante movimiento para nunca parar, y a la vez ser tan versátil en tantas actividades?, ¿dónde es que luces más cómodo y por qué?

Yo mismo me impongo estándares de calidad, y también impongo que dentro de mi carrera haya un crecimiento dentro de lo artístico. Es decir, no quiero hacer dos veces lo mismo, pero también quiero que haya una cierta continuidad dentro de lo que estoy haciendo, entonces ese balance es difícil de mantener. Ilógico o muy ambiguo el concepto parece, pero yo quiero que las personas reconozcan que lo que están escuchando es mío, pero que al mismo tiempo no digan “¡Ohh! esto es igual a lo anterior”, sino que la gente pueda descubrir cosas nuevas conmigo sin que suene a lo pasado. Es como tener un hijo; no son iguales pero son del mismo padre, y esa sutileza es difícil de lograr, y se puede, pero creo que eso existe cuando uno ya tiene cierto nivel en el estudio. Todas mis actividades son complementarias, es decir, yo hago música para tocarla definitivamente, y para mí, muchos de estos tracks tienen una vida anterior a su lanzamiento. En definitiva el estudio es un lugar muy importante para mí y nunca podría dejarlo.

Como productor, ¿qué es lo que más aportas y cuál es la relación que debe existir entre Sanfuentes y lo que desea el artista con el que trabajas?

Me gusta mucho tratar de empujar a las otras personas a alcanzar su potencial; cuando estoy produciendo, es casi siempre un trabajo entre diálogo con la persona, y convertirse en fan y especialista de ella. Quitar, quitar y quitar, tanto en mi trabajo como en la producción de los demás, es básico, casi todo el mundo tiende a sobre producir y yo tiendo casi siempre a disminuir; es mucho más larga la parte de quitar que la de agregar y lograr una solidez. Debo conocer al artista y a sus metas. Entenderlo, potenciarlo, así como crear un buen ambiente de trabajo y generarle esa confianza. De la misma manera, convertirse en su fan número uno, su amigo y que sepa que estaremos juntos en esto hasta que salga editado.

¿Qué hay acerca tus tracks?, ¿Cómo es que son tan sexies y potentes, y al mismo tiempo, generan un atmósfera muy peculiar con los asistentes de cualquiera de tus shows?

Creo que uno mismo es una especie de espejo; uno escucha mucho y tiene que observar sus propias reacciones. Si escucho música y observo lo que siento cada que la escucho, y además trato de entender cuáles fueron los elementos que produjeron eso en mí, soy como un lugar de rebote para recrear el mismo sentimiento en vivo. Un ejemplo claro es cuando tomo un track y tiene una línea de bajo muy recargada, digo: “esto me hace pensar mucho, me tiene meditando”… una línea de bajo más sencilla puede ser más sexy y me hará reflexionar menos. A veces quiero algo más básico para que retumbe en mi corazón y no tanto mi mente. Finalmente, esto lo han hecho los grandes maestros: gente que hace películas, que hace soundtracks o guiones. Hay sonidos que traen imágenes y olores que tienen sabor… estas situaciones son exquisitas. Digamos que hacer una canción sexy lleva su proceso, y está basado en las sensaciones que te genere o los lugares a donde te transporte, es eso.