Coiffeur: “Quería esa idea: incluir la influencia que tiene la discoteca en mis canciones”


Por Samuel Nava | @stupidtobegin

Después de repetir sus canciones constantemente, de comprar sus discos en bandcamp y de desear en innumerables ocasiones que a alguien se le ocurriera traerlo a México, finalmente Coiffeur estará pisando un escenario mexicano –el SALA–, esto durante el Festival Neutral.

Guillermo Alonso es el hombre detrás de uno de los proyectos más interesantes que Argentina ha dado al mundo en los últimos años, y así, con motivo del festival, pudimos platicar con el oriundo de Morón, quien nos habló sobre su primera vez en nuestro país, su transición musical de un concepto acústico a uno más electrónico, y acerca de todo lo que podemos esperar de su participación en el Neutral.

¿Qué es Coiffeur?

Nace hace unos años, y bueno, es un proyecto solista que surge tras un momento de urgencia; desde siempre tuve como ejercicio hacer canciones, y en aquel entonces, cuando inició todo esto, no podía esperar a formar una banda y se me ocurrió que lo mejor era salir a tocar las canciones con una guitarra. A medida que el proyecto crecía fui tomándome licencias para hacer otras cosas que me han permitido pisar otros países, ¿y sabes algo? hace mucho quería venir a México, no sé por qué no lo hice antes, pero lo importante es estar aquí y resulta toda una sorpresa que la gente escuche mis discos y conozca las canciones. Es un halago.

Tu cambio de acústico a electrónico es algo que llamó aún más la atención del proyecto…

Creo que ningún género es malo, pero el último disco acústico que trabajé me hizo sentir limitado, que no podía desarrollar más la idea que venía persiguiendo. En paralelo, yo tenía ganas de hacer algo más bailable, de liberarme de la guitarra y liberar mi cuerpo; yo siempre he sido de ir a discotecas, de ir a clubes, para mí el baile es una experiencia hermosa y liberadora… el resultado de ello lo empecé a trabajar y sólo quería esa idea: incluir la influencia que tiene la discoteca en mis canciones.

Será tu primer show en México, supongo que escucharemos mucho de tu discografía…

Como es el primer contacto con México, me gustaría que hubiera de todo y de toda la discografía como lo mencionas, sin embargo, haré hincapié en lo nuevo… pero estén seguros que no quedará nada fuera, será un gran show.

yo siempre he sido de ir a discotecas, de ir a clubes, para mí el baile es una experiencia hermosa y liberadora…

¿Has tenido tiempo de escuchar música mexicana?, ¿Te ha gustado alguna banda?

Tengo que volver a este país. Hice la promesa de escuchar mucha música mexicana y aún no la cumplo; es curioso, pero me preguntan seguido sobre la escena argentina y tampoco sé lo que está pasando, no es algo personal con México (risas) pero estoy en una etapa en la que no estoy investigando tanto. A veces me meto en una cueva y no consumo, me aíslo. De lo poco que he escuchado de acá me gustan María Daniela y su Sonido Lasser, Café Tacvba, Julieta Venegas… que ya son más clásicos, lo sé, pero la promesa de regresar y conocer más sobre México ya está en la mesa.

Sobre ese aislamiento, ¿qué funciona como tu influencia?

No estoy escuchando nada nuevo (risas), te digo, debería actualizarme más, pero lo que escucho en esos momentos va de grupos como Hot Chip ó Hercvles and Love Affair, a proyectos que experimentan con la electrónica en cualquier otro género… hasta el house de los noventas y todo lo que eso llegó a influenciar en mi propia música.

¿Qué te llevarías de México a Argentina?

Quedé impresionado con la gente, aunque claro, al público aún no lo conozco… después del sábado lo sabré (risas), pero si algo tienen es su fama de fervorosos y entregados en los conciertos. También me sorprende la amabilidad de las personas; uno hace preguntas y se toman el tiempo para contestarte, quizás en Argentina estamos ya alienados o metidos en el trabajo y eso nos vuelve un poco más hostiles. Acá todavía se mantiene esa humanidad que a muchos nos falta y es de las cosas más lindas que me he encontrado. En cuestiones geográficas, arquitectónicas y de paisajes, en México hay de todo. Yo no me creo el tamaño de esta ciudad, es inmensa, debe ser como cuatro veces nuestra capital federal, algo que no se termina de recorrer… apenas terminen las actividades me voy corriendo a recorrer y conocer, aunque creo que su país es inabarcable.