Prehistöricos: “no intentamos sonar a otras bandas, sólo a lo que sale del cuarto de ensayos”


Por Samuel Nava | @stupidtobegin

Actualmente, los chilenos tienen mucho (muchísimo) qué presumirle al mundo; no nos referimos sólo a su reciente título en la Copa América (lo sentimos, Messi) y a la generación más importante de futbolistas de su historia, sino que pueden presumir en terrenos de la música, donde también cuentan con una de las camadas más brillantes en los últimos años. Así como hay futbolistas chilenos jugando en las mejores ligas del planeta, existen muchas agrupaciones andinas conquistando escenarios alrededor del globo.

Prehistöricos es una de nuestras bandas favoritas dentro de esa camada; melancolía, tristeza, pero también alegría, esperanza y todas aquellas sensaciones que ya ni te acordabas que existían las encuentras en cada una de sus canciones… en el proyecto que hoy encabeza Tomás Preuss, compositor y líder de una de las nuevas joyas de la escena sudamericana. Justo pudimos platicar con él hace unos días, antes de su participación en el Festival Neutral y donde la Ciudad de México pudo ser testigo de su talento.

¿Qué es Prehistöricos?

Es una banda, una que ha pasado por diferentes alineaciones. Llevamos 5 años tocando en Chile y hemos venido un par de veces a tocar a México. Musicalmente, Prehistöricos es pop, indie, folk… aunque me cuesta poner etiquetas siempre (risas), pero en sí, es algo muy íntimo, también ponemos algo de rock, pero son letras y canciones de amor principalmente, son canciones muy emo, en el buen sentido de la palabra, claro.

En algunos medios mexicanos los han llamado “Los herederos de Dënver”…

No me gusta mucho esa etiqueta, la verdad es que, creo que quita algo de mérito al proyecto. En Chile pasa que el pop tiene un alto calibre, está muy bien visto y son normales las comparaciones, pero quien ha escuchado los discos se dará cuenta de que musicalmente vamos por caminos distintos. No somos ellos, y ellos tampoco son como nosotros, lo cual está muy bien, y ambos somos muy buenos proyectos por separado. En general, no intentamos sonar a otras bandas, sólo a lo que sale del cuarto de ensayos.

Hablas de Chile y de cómo el pop que se está haciendo demuestra cada vez más calidad…

Están pasando muchas cosas, hay una efervescencia del género, pero hay muchas cosas fuera de éste también; no es que las bandas pop estén tan ligadas o sean tan puristas, una definición muy general podría ser la de componer música popular, así, a secas. Por ejemplo, hay proyectos como el de Pedropiedra, el de Gepe, y otras bandas del sello, que no hacen el pop de Madonna ni lo harían, es decir, la escena está creciendo y se abre a que la música sea más popular, que es algo que no pasaba en Chile. Hubo un bloqueo desde la dictadura, y esta es la respuesta de la nueva generación; se ha formado una escena gracias al espectador que ahora sí quiere a sus bandas, y esto algo que antes no pasaba; el público va a los conciertos, compra los discos y hay una nueva relación entre el espectador y el músico, una relación que además de bonita, permite que el músico pueda hacer una carrera y deje de verlo sólo como un hobby.

“Hay proyectos como el de Pedropiedra, el de Gepe, y otras bandas del sello, que no hacen el pop de Madonna ni lo harían, es decir, la escena está creciendo y se abre a que la música sea más popular”

Al principio de su carrera, la música de Prehistöricos encontró mucho en el uso del internet, ¿Cuál es ahora tu opinión sobre la música digital?

Creo que hay que abrirse a todas las posibilidades, el fan igual quiere tener el disco, la pieza física, firmada o no… y todos los discos de Prehistöricos los hemos sacado en formato digital porque sabemos que no nos escuchan sólo en Chile, sabemos que nos escuchan también acá en México, por ejemplo. Yo soy de la postura de que la música debe adaptarse a los medios, hoy la gente escucha en Deezer, Spotify, Youtube… ¡y cómo no abrirse a ellos!

¿Qué hay sobre el nuevo disco?

Es más intimista; es un trabajo más de autor, de compositor. Estoy grabando en mi casa y el disco va a tener un poco de lo que me gustó al inicio de la banda: canciones más sencillas, de guitarra. Nos dimos toda una vuelta hacia el primer álbum, después salió un material más pop, más de banda, y ahora regreso rescatando esos detalles pero tratando de encontrar una sonoridad más hogareña y cálida.

¿Cuál es el papel de los músicos en un disco más íntimo como el que planeas?

Los músicos aportan desde la producción, y a pesar de que la composición nace de mí, también pasa por ellos. Estamos empezando a tocar algunas canciones de ese disco antes de que salga para ver si lo que sale en vivo lo metemos a la grabación… existe una constante conversación entre el formato de trabajar en casa y lo que se hace en la sala de ensayo, pero al final, es trabajo de todos.

Hablas sobre el show en vivo, pero, ¿Cómo es un concierto de Prehistöricos?

Me he dado cuenta que para los fans, el setlist siempre es perfecto porque salen las canciones que más les gustan, se nota, y desde ahí ya vamos bien, por lo demás, son shows muy íntimos pero también muy bailables; son como un tobogán de emociones en los que se pasa por la alegría, el baile y hasta la melancolía. Lo sentimos y disfrutamos igual que cada fan que está ahí frente a nosotros.

¿Con qué te quedas de México?

Con la gente, los fanáticos son muy cariñosos y fieles. En Chile son “más fanáticos” pero es distinto, son más prendidos allá y acá son más pasionales. También me gusta la comida (risas) y creo que el DF es una ciudad muy abierta; las personas son muy afectuosas y te hacen sentir en casa.