[Reseña] Wilco – ‘Star Wars’


Por Samuel Nava | @stupidtobegin

Como todas las cosas buenas de este mundo, ‘Star Wars’, el noveno disco en la carrera de Wilco, salió de la nada para hacernos creer que todavía pueden pasarnos cosas buenas de vez en cuando. Y sí, se aventaron un álbum tan bonito como para poner ese gatito en la portada.

Cuatro años después de ‘The Whole Love’ y sin un solo indicio de que estaban trabajando en música nueva, el material del gatito llegó y nos alegró la semana y hasta el mes. Y por si querían pedir más, el disco está disponible en descarga gratuita por un tiempo limitado. Obvio, nosotros lo bajamos de inmediato, lo compartimos, lo escuchamos, y notamos que se trata de una belleza.

El disco abre con una rítmica y pegajosa “EKG”, un intro instrumental que ya nos deja ver que se trata de algo bueno –muy bueno–, pues cuenta con las guitarras más expresivas de todo el lanzamiento. Inmediatamente viene “More”, canción que sigue en el mismo tenor de rola pegajosa, muy pop pero con los ganchos indicados para aferrarse a tu cabeza por días. Sigue “Random Name Generator”, la canción que mejor les funciona como sencillo pop.

Pero ‘Star Wars’ no se trata de un disco en el que los de Chicago sólo se preocuparon por recordarle al mundo quién es Wilco, sino que hay cosas nuevas, cosas en las que uno no imaginaría metidos a Jeff Tweedy y compañía: por ejemplo, le entraron al shoegaze en algunos lapsos. ¿La prueba? En “The Joke Explained” se distinguen riffs pegajosos acompañados de fuzz y que en combinación suenen a The Jesus and Mary Chain haciendo pop.

Ya en “You Satellite” se les nota menos alegres y desde ahí se percibe de nuevo el coqueteo con el shoegaze: el riff del final no nos deja dudas, hay más distorsión, aunque creemos que les faltó un poco más de fuzz.

Sin embargo no hay que olvidar que se trata de Wilco, y por ello hay temas como “Taste The Ceiling” en los que se dejan de lado todos los adornos y lograron sacar algo casi acústico, con esos tintes de folk con el que llegaron a pintaron sus primeros discos. Después de ese pequeño recordatorio, se tiene un nuevo intento de hacer shoegaze: “Pickled Ginger” es también uno de los intentos mejor logrados de dicho género, pero con el plus de una línea de bajo que taladra los oídos desde el principio y uno que otro guitarrazo.

Y como parece que la narrativa no tiene lugar en este LP, “Where Do I Begin” es otra vez casi acústico… y es también lo más cercano al último Wilco que recordamos: canciones bonitas, transformadas en baladas cursis con arreglos que las vuelven especiales.

El final del disco es más ligero y en él dejan de jugar con nuestras emociones; hay canciones como “Cold Slope”, otra con todo el sello de la agrupación, mientras “King Of You” es otra balada en la que la voz de Tweedy le pone color a la melodía.

“Magnetized” –la última pieza– es la forma más tranquila que encontraron los de Chicago para cerrar un trabajo de estudio que quizás no sea el más importante en la carrera de la banda, pero es una buena forma de acercarse al público luego de una ausencia bastante extensa, pues no hay que olvidar que Wilco es uno de los nombres que se deben mencionar con respeto cuando hablamos de música… y ‘Star Wars’ es la manera con la que se quitan su papel de leyendas y se mezclan con los mortales.