[Reseña] Beach House – ‘Depression Cherry’


 

Por Venancio Villalobos | @VenasVillalobos

Hasta la tristeza puede ser dulce con Beach House, quienes después de 3 años llegan a sosegar esa angustia dejada desde su entrega pasada… con Depression Cherry’, el 5° álbum en su carrera, nos abren el lado más colorido de la melancolía con tan sólo 9 piezas, y la verdad, no hacen falta más.

Un álbum en el que se nota una perfección absoluta, de principio a fin, y es hasta que das el primer play que comprendes las razones por las que Victoria y Alex nos mantuvieron tanto tiempo en espera. “Levitation, -el track inicial- nos adentra a un material con muchos más sintetizadores, samplers y atmósferas oníricas que sus anteriores producciones, lo cual se convierte en una constante en este bello viaje de melodías y envolventes paisajes.

Nuestra siguiente parada, Sparks, logra acompañar la voz de Victoria Legrand con un riff espacial y acordes que te hacen recordar esos momentos tan efímeros de felicidad que alguna vez llegaste a tener, y así, mientras flotas y te dejas llevar por “Space Song” y “Beyond Love”, continúa el trayecto… aunque debes ser precavido en éstas; si cierras los ojos puedes creer que estas soñando (cortesía del tecleo y ritmos del señor Alex Scaly).

10:37es un giro repentino hacía el lado más conmovedor del dueto, y en el que ahora las percusiones y las voces armoniosas nos guían hacia esos rincones de paz que aún quedan escondidos en nuestra mente, todo para seguir nuestro viaje con “PPP, que con sus más de 6 minutos nos invita a soltar el cuerpo y bailar con nuestro propio subconsciente, y luego, caer con “Wildflower, la canción más sublime de toda esta placa.

Nos hemos dejado llevar tanto a lo largo del LP que de golpe, “Bluebirdnos transporta a otra parte desconocida en este viaje; una mayor presencia de percusiones y la voz de Legrand nos regresa de vuelta a la realidad… y para acompañar nuestro despertar de este trip, llegamos al final con “Days Of Candy, en donde estar triste nunca fue tan perfecto: coros angelicales, acordes suaves, sintetizadores bien ejecutados… volver al contexto real.

Y ahí, al lado de la melancolía, los sueños y la dulzura, termina el objeto llamado Depression Cherry’. Aunque también es cierto que si con un solo play puedes volver a entrar a él, ¿Quién no lo haría?, ¿Quién no se animaría a ingresar a uno de los contendientes por el mejor lanzamiento del año? Y me atrevería a decir, el mejor en la carrera de los de Baltimore. Todos estamos colocando la aguja de nuevo en este disco.