5 canciones para entrarle sin miedo y con poder al quinteto de Oxford, es hora de llegarle a Foals


Si eres de esos desadaptados que aún no sabe con qué diablos se come Foals, de dónde vienen o por qué se han hecho tan populares últimamente (sí, eso ha pasado), nos pusimos a armar una brevísima lista de 5 canciones con las cuales puedes entrarle sin miedo a la agrupación de Oxford, y más o menos, darte cuenta de cómo es que los británicos se han colocado en un gusto global con el paso de cada uno de sus lanzamientos discográficos. Esta lista es claro, antes de su etapa ‘What Went Down’, así que no encontrarás nada del nuevo disco. Va pues, que el Coordenada se acerca:

Este artículo fue publicado originalmente en Bomb Media.


“Hummer”

La mayoría no sabe con precisión de dónde salió esta canción, sólo que es de las primeras en la carrera de la banda y posiblemente, la expresión más fiel del math rock que Foals solía presentarnos hace años. “Hummer” no pertenece al corte oficial de su álbum debut; forma parte de los bonus track de la edición americana y japonesa del disco, en esta última por cierto, funcionando como un gran gancho al igual que “Mathletics”. Curiosamente, ambas fueron sencillos y quizás con mayor éxito que los demás.

“Spanish Sahara”

Luego de haber entregado un casi casi que perfecto álbum como el ‘Antidotes’ un par de años atrás, la banda “maduró” su sonido e incluso se notaban mucho más bailables en algunas canciones, pero temazos como “2 Trees”, “Alabaster” o “Spanish Sahara” reflejaron esta parte más contemplativa de la banda sin dejar de lado su predilección por el uso de las guitarras. ‘Total Life Forever’ (el álbum que contiene dicha pieza) se caracterizó por ofrecer composiciones mucho más elaboradas, con menos gritos, dejaron fuera los instrumentos de viento y las progresiones se hicieron mucho más prolongadas que antes. Fue el álbum en el que le bajaron un poco a la velocidad y esta canción es la evidencia de ello.

“Inhaler”

La primera vez que escuché “Inhaler” quedé muy sorprendido; la banda venía de un título con una carga muchísimo menor de distorsión y era un poco difícil el asimilar que los ingleses habían dejado atrás la mayoría de las guitarras con las que se habían hecho de un nombre. El inicio y el final suenan a Foals, pero luego de varios plays te das cuenta que el quinteto dejó de ser el mismo y su acercamiento con el hard rock es exquisito y bien logrado; no es para menos que el primer sencillo de su cuarto álbum, “What Went Down” se incline más por esta influencia que por “lo viejito”. Muchos dicen que este disco, el ‘Holy Fire’, fue la abierta declaración por el grupo a insertarse en ese altísimo rock de estadio, aunque creo que fue una evolución bastante natural y nada más.

“Olympic Airways”

No estoy seguro de si es esta la mejor canción de Foals, pero sí una de las más representativas de la banda; claramente fue sencillo, el video es genialísimo y el tema contiene el sonido que la mayoría de los fanáticos aman de los británicos. La voz de Yannis no era aún tan agreste y las atmósferas compuestas por la agrupación se mantenían tan disonantes y precisas al mismo tiempo. Es uno de los himnos de la banda y prácticamente tiene todo lo que se podría decir de su sonido.

“Two Steps, Twice”

Otra del Antidotes y la canción con la que suelen cerrar sus shows. ¿Por qué finalizar con un tema del primer álbum que ni siquiera fue sencillo? Bueno, el coro, el desenlace y en sí, los casi 5 minutos de “Two Steps, Twice” lo dicen todo. Es una jodida bomba, y en vivo es mucho más poderosa que cualquier track del Holy Fire. Es esa canción que sabes que en algún momento va estallarte la cabeza, la vas a brincar en el venue y vas a gritar “pa pa ra pa pa ra/pa pa ra pa pa”. Neta, sólo prepárate para morir.