Moisés Horta es un productor de música electrónica experimental y de baile originario de Tijuana. Lleva aproximadamente 9 años trabajando bajo diversos alias, los más recientes, DJ Nombre Apellido y ℌEXOℜℭℑSMOS, además de conformar parte en el trío más sabroso del norte del país, Los Macuanos. Con cada uno de dichos proyectos indaga en diversas estéticas sonoras que comprenden desde drone oscurantista, electrónica post-industrial y música genérica de baile. ¿Pero cuál es el rol de Moisés en cada ensamble?

En DJ Nombre Apellido comenta que juega mucho con los ritmos de baile, específicamente latinos; el enfoque es hacer que el público siempre esté bailando. Con Los Macuanos, su rol tiene más que ver con el desarrollo de nuevas ideas y producciones en conjunto con sus compañeros de banda, en vivo se encarga de secuencias y líneas de bajo. ℌEXOℜℭℑSMOS es un proyecto con enfoque experimental en texturas, ambientaciones y sonidos; tiene un tono más oscuro y frío que los demás. Hablamos con el tijuanense para entender mejor su paleta de producciones y conocer más acerca de su EP ‘Inmersiva’.

¿Qué tanta diferencia existe entre cada emprendimiento musical?

Creo que hay muchos puntos, principalmente estéticos. La mayor diferencia es la dinámica de trabajo, ya que en Los Macuanos es un esfuerzo en conjunto, y con DJ Nombre Apellido o ℌEXOℜℭℑSMOS yo soy el único que tiene que editar las creaciones.

¿En cuál de todos inviertes más tú tiempo actualmente?

Intento balancearme para trabajar en todos por igual, pero depende mucho con qué proyecto tenga un lanzamiento más próximo.

¿Cuál es el más frito/en onda?, pues veo que te gusta mucho el glitch o los errores digitales… ¿este tipo de cosas influyeron en tu sonido?

En el lado de la experimentación, creo que ℌEXOℜℭℑSMOS es el proyecto más ondeado. Desde que empecé a producir música me he interesado por las estéticas del glitch y los errores digitales como comentas; me interesa mucho hacer que las máquinas digitales trabajen a su capacidad más alta y de esa forma, empujar los límites del mismo sistema que crea las composiciones. De igual forma, veo como una metáfora el glitch y el error digital, es como el sentimiento de decadencia social que se vive en el país actualmente; es un reflejo de ello.

¿La parte visual te es importante a la hora de crear un sonido, un beat o una melodía?

Muchas veces produzco sonidos con algún visual en mente. Es difícil no pensar visualmente si la mayor parte del tiempo estoy viendo una pantalla. Muchas veces es consciente y otras subconsciente, pero hasta que los sonidos que esté produciendo no me evoquen una visión, no me siento satisfecho.

¿Podrías contarme acerca de ℌEXOℜℭℑSMOS, qué es y de dónde el nombre?

Surgió en base a la necesidad de experimentar con texturas que usualmente no empleaba en mis otros proyectos. También ha sido una manera de intentar nuevas ideas de producción antes de implementarlas en Los Macuanos; por ejemplo, el track que abre el próximo disco llamado ‘#1DMX’, surgió primero bajo el seudónimo de ℌEXOℜℭℑSMOS, ya fue hasta después que se agregó a Los Macuanos. El nombre de ℌEXOℜℭℑSMOS viene de un viaje de DMT en donde me encontré que todas las ideas y pensamientos son emanadas hacia el exterior, hasta por medio de vías digitales como la computadora; un juego de palabras entre exorcizar ideas, emociones oscuras y el lenguaje hexadecimal críptico que sólo puede leer una computadora.

¿De qué van los seis tracks de tu nuevo EP?, y a estos, ¿cómo los definirías?

La temática del EP de ‘Inmersiva’ fue muy claro desde un principio. Consistió en investigar dentro de los archivos de la Fonoteca Nacional algo interesante dentro del acervo sonoro del país. Siempre me han interesado mucho los orígenes de la música electrónica, electroacústica y los pioneros que la han desarrollado. Para el EP indagué en el trabajo de Héctor Quintanar, Antonio Russek, Julián Carrillo y más compositores que son esenciales para entender el desarrollo de la música electrónica en México. Los procesos de composición se basaron principalmente en el sampleo y reapropiación de piezas de dichos compositores, descontextualizando, deconstruyendo y yuxtaponiendo sonidos y fragmentos. Ya los títulos de los tracks vienen evocando una visión sci-fi distópica de México que se fue narrando a partir de los procesos que te menciono.

Anteriormente, NAAFI sacó un compilado triple (guarachero, prehispánico, costeño) en colaboración con el CCD [Centro de Cultura Digital], ¿para este año, podríamos decir que tu incursión con una nueva entrega de tres EP’s (‘Espectral’, ‘Vetiver Bong’, ‘Inmersiva’) es algo similar?

A pesar de que un artista de NAAFI participó para el proyecto de ‘Inmersiva’, la iniciativa fue por parte del Centro de Cultura Digital en colaboración con Jesús Pacheco y Tomás Davó. Me parece muy chingón que esta institución esté destinando recursos para este tipo de proyectos, como lo que vimos con el EP de NAAFI Tribal. Ya veremos cuál será el siguiente.

¿Y cuál es la relación entre ustedes como productores y este tipo de comisiones/Instituciones?

Esta es la segunda vez que me toca trabajar en una comisión similar. La primera fue cuando Los Macuanos hosteamos el proyecto de Norte Sonoro en Tijuana; consistió en trabajar con 4 sonidos regionales del noroeste de México junto a varios productores internacionales como Venus X, Cardopusher, Poirier, DJ/Rupture y más. Me parece que este tipo de comisiones ponen al productor a pensar más sobre los sonidos que está utilizando como materia prima y hace un poco más consciente la dirección que se toma al momento de producir. Puede ser algo liberador ponerse limitantes al momento de producir música, suena raro, pero este tipo de proyectos lo abordan de una manera muy activa. (https://nortesonoro.bandcamp.com/album/norte-sonoro-ep-2-2)

Por último ¿en base a qué necesidad o demanda surgen este tipo de producciones y cuál es su fin?

Intento nunca basarme en esas necesidades externas al momento de producir. Por ejemplo, se me hace que es innecesario siempre estar “al tanto” de tendencias estilísticas y géneros, ya que al momento de implementarlos en tu música hacen que pase de moda, igual que los sonidos y géneros con las cuales te inspiraste. Básicamente, este tipo de necesidad de hacer música sale a partir de un lugar interno muy personal y esotérico que me es difícil explicar pero que, idealmente, le plasma atemporalidad a mis producciones