Vimos a Blur en vivo; Coxon, Albarn, James y Rowntree son un deleite y agasajo que nadie debería perderse


Más allá de tener buenas canciones (o las mejores), hay razones por las que ver a Blur en vivo siempre es un deleite. Aquí te decimos lo mejor de su presentación en el Palacio de los Deportes y de su gira en general, así que si te los llegas a topar de nuevo, más vale que te armes con boletos y buenos lugares.

1) Primeramente, y quizá la razón más importante: siempre tendrán un excelente setlist. La banda sabe qué canciones son su fuerte y las utiliza a su favor con maestría. ‘There’s No Other Way’, ‘Song 2’, ‘Parklife’, ‘Beetlebum’, ‘To The End’, ‘Girls & Boys’ y ‘Coffee and Tv’ son canciones de cajón, pero el tema ‘Stereotypes’ sin duda fue un regalo del cielo, pues no es una pieza que juegue constantemente en su lista.

2) Sabemos que el cuarteto tiene un sonido bien definido, pero sus canciones nunca son monótonas, esto hace que podamos tirar desmadre y también ponernos un poquito melancólicos de repente. En pocas palabras no nos podemos quejar de un ambiente aburrido.

3) No hay nada más chingón que tu artista se ‘orgasmee’ mientras está tocando, y aunque sabemos que los cuatro disfrutan de dar un show, es Graham Coxon quien detrás de su timidez saca lo mejor para tocar de corazón, tanto así que parece que lo hace para sí mismo.

4) ¿Quién no daría todo por subir al escenario con su artista favorito? Pues Blur se ha encargado de subir a un grupo de personas para hacer que la pasen de güevos, pero si no eres tan suertudo no te preocupes, Damon también baja a saludar a todos los que se encuentran en primera fila… ya si no tienes tanta suerte siempre existirá la imaginación.

5) Parte de un buen show depende también del público, y fue en ‘Tender’ donde todos se encargaron de prender sus encendedores y celulares para hacer bailar al domo bajo el coro “Oh my baby, Oh why, oh my”. Sin duda un momento épico.

6) La clave para saber si una banda es buena en vivo es observar cuántos elementos visuales utiliza y si abusa de éstos. Blur no necesita tanta producción escenográfica para dejar satisfechos a los asistentes, en esta gira sólo bastaron un par de luces para los temas ‘Tender y ‘The Universal’, este último es con el que cerrarían su presentación.

7) Al parecer a Damon ya le gustó venir a México (dos veces con Blur y una como solista… y ojalá también venga con Gorillaz), pero esto no asegura que el cuarteto pueda venir de nuevo. Así que aquellos que asistieron este año deben sentirse muy afortunados por presenciar todo lo que ya enlistamos, y que además, hacen de ellos una de las mejores bandas que Inglaterra nos ha dejado.