Trillones: “Preocuparte por que la gente mueva el trasero no lo es todo”


Rodeados de música todo el tiempo, solemos dejar de valorar lo que estamos escuchando. Muchos ya ni siquiera distinguimos qué es lo que suena en las bocinas o audífonos, sin embargo, las neuronas siguen funcionando en nuestras confundidas cabezas. Dentro y fuera, todo se mueve, y lo único que podemos hacer es contemplar o unirnos a eso que causa revuelo. En medio de toda la acción inerte, uno de los más prolijos músicos y productores de música electrónica en nuestro país estuvo de “pisa y corre” por estos rumbos. Sí, el mismísimo Polo Vega dejó atrás su entrañable Mexicali e inundó, por un par de noches, la CD MX con sus orgánicas e introspectivas melodías.

Justo al momento de interrumpirlo para llevar a cabo esta entrevista, el hombre detrás de Trillones se encontraba armando el setlist para el show de la noche: “La base van a ser las canciones del nuevo disco, pero va a haber más cosas. No me gusta repetir un setlist”… Y si de algo estamos seguros, es que nada sonará a repetición si Polo es el autor:

Parece obvio, pero ¿qué diferencias existen entre lo que hacías en Ella Tiene Dos Androides y lo que haces ahora como Trillones?

Ella Tiene Dos Androides se trataba de un proyecto de electropop, con voces, donde las canciones seguían la estructura Intro-verso-coro-verso-salida, y Trillones es más ambient. Trillones es una consecuencia del otro proyecto; yo disfrutaba mucho hacer música con Pedro y cuando él se fue a Monterrey busqué la manera de hacerlo por mi cuenta.

A diferencia de otros proyectos de electrónica que son más festivos, tus temas y sus títulos remiten a algo más, algo que está fuera o dentro de nosotros, ¿de dónde viene la necesidad de hacerlo así?

Los títulos, y los nombres de las canciones y los discos, vienen de aquello que me rodea inmediatamente, en este caso de Mexicali, de la playa… pero también de mis amigos, de la familia, las pláticas, las fiestas, todo eso es lo que me estimula.

¿Hacia dónde van tus composiciones? Porque se nota más de una diferencia entre “From The Trees To The Satellites” y “El tiempo es circular”…

No sé hacia dónde van, no es algo que me planteo cuando me siento a hacer un disco nuevo. Pero cuando volteo atrás, veo que me he enfocado más hacia la pista de baile pero sin perder la parte introspectiva. Incluso en los temas bailables me gusta que haya contenido… hay un productor alemán cuyo nombre no recuerdo ahora, quien dice “la fiesta electrónica y los clubes nocturnos son el nuevo lugar para encontrarte con la espiritualidad”. A final de cuentas las nuevas generaciones ya no buscamos esa comunión dentro de alguna religión. Coincido en que está padre que haya intenciones y algo más profundo en el trabajo del productor, algo más allá de sólo preocuparte por que la gente mueva el trasero.

¿Cómo llevas todo eso hacía las composiciones?

Se da de manera inconsciente. Yo armo las canciones y quizá un par de meses después, cuando las escucho de nuevo, me doy cuenta de que hay cosas por ahí, pero no es algo consciente. Siempre es más bonito ver cómo se unen los puntos hacia atrás que tratar de adivinar cómo se unen hacia adelante.

“Mi GIF sería un gordito comiendo pizza. Después se vería la pizza viajando a través del tracto digestivo y terminaría explotando, formando una nebulosa que a su vez explotaría frente a varios güeyes jugando con su gameboy”

El tiempo es circular

Es mi primer LP, dura más de 40 minutos y tiene 9 tracks. Casi todos los temas los hice viviendo en la axila de México, en San Felipe en Baja California. Fue publicado por Static Discos y está disponible gratis en Spotify, Itunes, Soundcloud… donde gusten pueden escucharlo.

¿Es el mejor disco de Trillones?

No sé si lo sea, pero nunca había sentido el nivel de satisfacción que siento al escuchar estos temas. Con los otros Ep’s sentía que si bien había alcanzado lo que quería, me quedaba la sensación de que podía haber hecho algo más. Para este último material cerré el círculo y tal como quería que quedara es como suena.

¿Qué está pasando en la escena del norte?, ¿Por qué sin importar géneros, los proyectos de aquellos lares nos gustan tanto?

No pasa algo en especial, siempre ha habido talento. No es que de repente hayamos comido o tomado algo y nos pusiéramos creativos (risas). Lo que ha cambiado es la centralización. Están llegando cosas al DF y los mayores centros de atención son ciudades como Tijuana, Mexicali o el mismo Monterrey.

Y desde dentro, ¿cómo se vive la escena del norte del país?

Es una escena que está en desarrollo. Los promotores allá hacen todo con su propio esfuerzo. Si bien no existen muchos venues, los que hay tienen historia. Creo que en parte el hecho de que haya tanta actividad en esta zona del país se debe al desarrollo cultural y a la misma riqueza cultural de estas ciudades.

Has tocado en grandes festivales y pequeños clubes, ¿en qué venue fluye mejor la música de Trillones?

Me siento cómodo tocando en cualquier sitio, lo único importante es que el sonido sea bueno. Me gusta que el equipo de sonido dé los bajos, que no altere el sonido en general, que se cuente con todo aquello que al final ayuda a hacer fluir todo.

Los GIfs están por todos lados, inundan redes sociales y los vemos por todo el internet, si la música de Trillones fuera uno, ¿cómo se vería?

Mi GIF sería un gordito comiendo pizza. Después se vería la pizza viajando a través del tracto digestivo y terminaría explotando, formando una nebulosa que a su vez explotaría frente a varios güeyes jugando con su gameboy.