Aquilo: De secuencias básicas a llevar la electrónica británica fuera del club


Es muy complicado tratar de definir esta onda de electro pop que tanto está surgiendo en el Reino Unido y en toda Europa; algunos dicen que se trata de sólo una electrónica muy suave, otros se van por el downtempo, y finalmente, una acepción que podría englobar medianamente a todos se restringe a un limitado pop de sintetizadores estándar.

No creo que sea así, especialmente con proyectos como el de Tom Higham y Ben Fletcher, Aquilo. Son como el equivalente más tranquilo de Disclosure: son un dúo, son ingleses, están en sus veintes, son rubios y hacen música electrónica bastante disfrutable, aunque estos, con muchísima menos actitud de club pero con la misma calidad.

Consentidos de los blogs británicos y de medios como la BBC, la dupla ha sabido cómo postrarse en escenarios como el de Glastonbury con apenas el lanzamiento de tres EP’s en sólo un par de años y con una gran diferencia de tiempo entre estos; de secuencias y bases de teclados básicas -y hasta románticas- pasaron en un año a ser influenciados por géneros como el soul o el R&B en su más reciente ‘Calling Me’ de este 2015.

Entre sonidos que nos recuerdan a London Grammar, a algunos arreglos de Purity Ring o a sus congéneres de Honne, Aquilo es una de esas nuevas agrupaciones de las que el mundo espera su larga duración debut. Uno en el que seguro, explorarán más instrumentalmente y el uso de guitarras ambientales se podría hacer de mayor presencia.