A Place To Bury Strangers: “Grabar ‘Transfixiation’ puso en duda el propósito y futuro de la banda”


La gente, los medios, los venues, los promotores, los quejosos y los no tanto, han considerado a A Place To Bury Strangers como la banda más ruidosa de Nueva York, puede que lo sean, puede que no, pero indudablemente, son una de las agrupaciones de culto dentro de la ecléctica escena neoyorquina, y claro, norteamericana. La banda se encuentra promocionando ‘Transfixiation’, el álbum que según la misma tercia, es el más amplificado en su carrera gracias a la búsqueda por plasmar ese sonido live dentro de un LP, pero también, es el disco que puso el dedo en una gran pregunta: ¿debería A Place To Bury Strangers continuar en la música?

La pregunta se responde al mismo tiempo en que se hace; es uno de los álbumes más honestos en su carrera –si no es que el más– y una de las razones que los traerá a México una vez más, en esta ocasión, como headliners del Festival Nrmal. Oliver Ackermann, frontman del conjunto, habló con nosotros sobre la producción de su más reciente título y la forma en que casi les costó su separación; de cómo la cultura del do it yourself le hizo dudar sobre todo previo al estreno de su disco debut; de cómo la incursión de su compañía de pedaleras para guitarra ha ayudado a que los músicos alcancen su sonido, y claro, de su próxima visita a México. –Uziel Palomino | @uzielpalomino

–Entrevista por Samuel Nava | @stupidtobegin

A lo largo de los años, mucha gente ha tratado de definir con precisión el sonido de A Place To Bury Strangers, pero finalmente, se quedan con la etiqueta de “ruidoso” y nada más, ¿cuál ha sido el proceso para llegar al sonido que expresan hoy día?

Sólo trabajamos con una fórmula sencilla: grabar lo que es verdadero y honesto, y hacer eso con guitarras eléctricas y baterías. Todo lo demás ahí dentro es experimentación, y no sólo musical, sino experiencias de vida, hasta el preocuparte por lo que está pasando en el mundo y reaccionar a ello. También viajar, tocar en shows, y ver muchos de ellos nos da la oportunidad de contar nuestras historias a los demás y crear ese sonido que mencionas.

‘Transfixiation’ fue producido por ustedes mismos al igual que cada uno de sus lanzamientos anteriores, pero luego de todos estos años, ¿cambió algo al estar haciendo un disco como este?

Siempre cambia. En este, tuvimos como objetivo grabar un álbum que fuera similar a la experiencia de nuestros shows en vivo. Pero de nuevo y como siempre, las cosas cambian, y ese objetivo fue ya tan sólo una parte de la inspiración del disco. Grabar ‘Transfixiation’ puso en duda el propósito y futuro de la banda, terminó siendo un objeto con el que nos cuestionamos si existían razones para continuar, así que hubo muchas dudas y angustia, lo que propició una buena grabación, y creo que todos esos momentos logran reflejarse en el resultado final.

¿Y qué tan difícil fue lograr ese sonido en vivo en un producto que posee una historia como la de ‘Transfixiation’?

Creo que es imposible capturar fielmente algo así, pero aprendí algo muy importante mientras grabamos el disco: había reconstruido nuestro estudio para poder grabar hasta 60 pistas al mismo tiempo porque creí que la única forma en que podía conseguir esa esencia en vivo sería obteniendo recursos de tantas fuentes como fuera posible, y que esto al final crearía algo enorme, y funcionó en algunas canciones, pero tuve una epifanía cuando grabamos “I Will Die”, fue justamente cuando la escribimos; estábamos grabando unas pruebas con un par de micrófonos que apuntaban a una pared y a un sillón en lo que repasábamos lo que estábamos trabajando en ese momento, luego esa canción se escribió sola, así de la nada. Lo que pasa es que la grabación de ‘Transfixiation’ se trata de nosotros, de la banda escribiendo un disco en el mismo momento en que se grababa… y con sólo tres micrófonos gastados, pero que llegaron a captar algo bien especial. No fue la manera en que eso se consiguió, sino lo que hicimos para que sonara tan bien. Tratamos de regrabar esa canción muchas veces y nunca logramos un sonido tan poderoso como aquella vez. Así que, de alguna forma, preferimos concentramos por completo en el momento y no en los métodos para grabar.

Llegué a pensar que esta cultura del DIY no me estaba llevando a ningún lugar y que estaba convirtiéndome en un fracaso, que necesitaba estar en una gran disquera y todo eso […] No fue hasta que nuestro primer álbum salió en el 2007 cuando sentí que de verdad estaba justificando lo que estaba haciendo.”

¿Es este álbum el más poderoso y completo de la banda hasta ahora?

Creo que sí. Marca un desprendimiento de muchas de nuestras influencias y creo que eso es importante. Es más como un producto sin género que cualquier otra cosa, y eso también es algo muy puro.

Imagino que la relación entre ustedes debe ser bastante natural en el escenario, ¿pero cómo se sienten antes y después de subir a dar un show?

La verdad es que depende del show. En mi caso, antes de subir a tocar me gusta mucho rodearme de más gente y ver a las otras bandas con las que también compartimos las mismas fechas. Después de tocar es algo así como cuando te desmayas y vuelves en sí, pero en un día diferente; usualmente me vuelvo loco en los conciertos y pierdo el tacto con la realidad, así que cuando regreso es como haber vivido dos días en uno solo y luego tener que volver a empezar.

Desde sus inicios siempre han creído en esta cultura del Do It Yourself, y aun lo hacen, ¿ha cambiado algo de aquellos tiempos a hoy?

Claro, muchísimo. Alguna vez, hace mucho tiempo, llegué a pensar que esta cultura del DIY no me estaba llevando a ningún lugar y que estaba convirtiéndome en un fracaso, que necesitaba estar en una gran disquera y todo eso. Siempre quise hacer lo que yo quería hacer genuinamente, pero luego pensaba que estaba yendo por el camino incorrecto. No fue hasta que nuestro primer álbum salió en el 2007 cuando sentí que de verdad estaba justificando lo que estaba haciendo; a la gente le gustó el disco y lo había hecho por mi cuenta totalmente. Creo que la gente debe hacer las cosas por ellos mismos o en grupos pequeños con el mismo interés si de verdad desean cumplir algo, y si eso falla al menos estarán haciendo lo que aman. Esto es importante en la vida. Si estás estancado en un trabajo que odias, una relación, o algo así, debes hacer un cambio.

¿Y qué hay de ayudar a otros músicos como tú a alcanzar el sonido que realmente quieren? Es decir, Death By Audio, tu negocio de pedales, es uno de los más grandes ejemplos de una actitud DIY en la industria musical.

Siempre intento ayudar con lo que pueda; si necesitas ayuda en algo, sólo envíame un mail y veré la forma de apoyar. Creo que los negocios pequeños están preservando la cultura individual, y eso me gusta mucho más que cuando todos tienen las mismas cosas producidas en serie, así que de ser posible, todos deberíamos apoyar ese tipo de iniciativas en cualquier área; si compras algo de un negocio de este tipo, quizás no te des cuenta, pero esa gente está pensando con detenimiento en qué ingredientes o elementos pueden integrar en su producto, porque se preocupan por ello y le tienen pasión a su trabajo, y si le compras algo a una gran corporación, solo se interesan en una cosa: dinero. Y el dinero apesta.

Y justo estarás dando una plática acerca de la construcción de pedales en tu visita a México…

Sí, voy a mostrarle a la gente cómo es que pueden crear sus propios pedales a través de la construcción de una placa que pueda conectarse a una caja con terminales para guitarra, también les enseñaré cómo construir un circuito sencillo de distorsión. Con esto podrán comenzar a hacer sus propios circuitos e instrumentos, al menos en un nivel básico, pero la verdad, mucho puede hacerse desde lo básico.

No es la primera vez en México de APTBS, ¿qué podemos esperar de su show en el Nrmal?

Habrá muchas cosas que nunca hemos llevado a México, y claro que también estamos muy abiertos a lo que sea que nos nazca en el momento. Siempre tratamos de arrojarnos a la demencia, así que seguro haremos eso.

¿Qué bandas quisieras ver?

A Slowdive, Battles, Deerhunter, Health, Low y a los que pueda.

¿Qué cosas te llevarías de México a Brooklyn si pudieras hacerlo? La comida, el clima, la gente, las pirámides…

Amo México, y es genial que siempre hay algo diferente ahí. Creo que más bien te diría que es mejor que la gente de NY se vaya para México por la increíble comida, el clima, la gente y las pirámides.