[Reseña] Animal Collective – ‘Painting With’


Cuatro años tuvieron que pasar para que Panda Bear, Avey Tare y Geologist volvieran a publicar música bajo el nombre de Animal Collective. Cuatro años en los que cada uno se entregó a sus propios proyectos y cuya calidad nos hizo olvidarnos, al menos por un rato, de un nuevo material de los de Baltimore. Finalmente pasó y se anunció que habría música nueva de estos tres; entonces surgió la pregunta: ¿a qué sonarán ahora? Tomando en cuenta que la última vez que se juntaron hicieron algo experimental (‘Centipede Hz’), el rumbo de ‘Painting With’ no podía ser muy diferente… y fue hasta que salió “FloriDada”, el primer single, cuando quedó claro: el disco sonaría psicodélico, alegre y bailable.

Painting With’ tiene todo lo que a estas alturas debe tener un disco de Animal Collective: sintetizadores, armonías, ritmos pegajosos y una frescura que como solistas quizás no alcanzarían. El álbum va del synthpop al noise, del rock a la electrónica y sí, de repente suenan a lo que harían Daft Punk o The Flaming Lips… el primer sencillo es la muestra de ello: percusiones, sonidos extraños, y un coro que se queda dentro de nuestras cabezas por mucho tiempo hacen de este una de las mejores canciones de toda la discografía del grupo.

Pero no todo el largo sigue el mismo ritmo, y en temas como “Ocus Popus” la energía parece decaer apenas en el segundo track. Afortunadamente y de inmediato llega “Vertical”, tema en el que se le apuesta todo al sintetizador y a los toques psicodélicos que levantan el ánimo.

Lying in the Grass” es otro de los mejores momentos del disco, y es que entre los repetitivos beats, los sonidos sacados de sabrá-dios qué fierros y hasta la estática que pone fin a la psicodélica melodía, nuestras cabezas quedan llenas de ese germen que sólo tres tipos como estos podrían plantar; “The Burglars” empieza disfrazada de baladita simplona y de la nada se convierte en otra pieza digna de una fiesta nerd con ácidos incluidos; “Natural Selection” es la continuación de ese estado de éxtasis, sólo que con un reverb y un juego vocal mucho más complejo, mientras “Bagels in Kiev” es como despertar de esa fiesta, menos intensa, perturbadora y con arreglos más sobrios.

Todo sigue en “On Delay” con su juego de armonías vocales, “Spilling Guts” y su futurista instrumentación, “Summing The Wrecht” con sus cambios rítmicos, y “Golden Gal” con su falsa calma demuestran que Animal Collective no tiene miedo a experimentar, y que por más buena que sea una receta, siempre puede quedar mejor. Y claro que todo depende de la sazón del chef.

El cerrojazo al material lo pone “Reciclyng”, que es más una balada acompañada de sintes y arreglos bonitos y que funciona como una invitación a despreocuparse y ponerse a bailar; tal como el mismo nombre del LP lo indica, se trata de ponerle color y ritmo a la vida. Afortunadamente los sintetizadores no sólo sirven para crear atmósferas lúgubres y oscuras, y de vez en cuando personajes como Panda Bear, Avey Tare y Geologist se encargan de recordárnoslo. Para muestra este álbum.