Norwayy: “Nos gusta la pizza, hablamos de reptilianos y nos dicen que tocamos coolwave”


Aproximadamente y durante 15 minutos, en la altura de una terraza en Guadalajara que acogía al primer festival Aquí No Hubo Escena en la ciudad, presencié la brevísima pero interesante propuesta de un dúo que fue difícil precisar en géneros o ritmos, haya sido esto por la corta duración de su show o por la notoria variación de sus temas; unos que iban del pop al shoegaze, de los sintes a las guitarras, del electro al lo-fi.

Al igual que esa presentación, el material que tienen colgado es poco pero sustancioso: una serie de canciones grabadas a forma de demo que revela mucho del potencial del grupo, gráficos de pizzas, gatos, ovnis, dinosaurios y más elementos que poco se relacionan, y un par de sesiones en vivo… todo esto, además de convertirlas en algo así como consentidas de la escena tapatía, les ha permitido ver su nombre en la siguiente edición del Festival Marvin. Hablamos con Gabrielle y Rocío –dos terceras partes del ahora trío– sobre sus inicios desde una imprenta; la forma en que redescubrieron el shoegaze; tocar para punketos sedientos de slam; las dificultades de ser una banda independiente en México; el próximo y esperado primer disco; los reptilianos, la pizza, andar en bicicleta y la doble “Y”.


Antes de sentarnos, me contaron que Norwayy empezó en una imprenta, ¿era broma o ahí inició todo?

Gabrielle – Bueno, ahí fue cuando las dos comenzábamos a pensar en la banda. Yo ya tenía el proyecto antes más o menos construido, y aunque nos conocemos desde la escuela cuando estudiábamos diseño gráfico, yo tuve que salir y nos dejamos de ver un rato, luego entré a trabajar a esa imprenta, invité a Rocío a que le entrara, y como ella estuvo un tiempo aprendiendo a tocar batería y yo tenía ya esto en la cabeza, digamos que se dio solo… y digamos que sí, si inició todo en la imprenta donde trabajamos.

¿Y cambió algo de la idea original a lo que son ahora?

Rocío – La verdad es que se mantuvo muy igual. Gaby me mostró el proyecto y me gustó mucho, no hemos cambiado tantas cosas más que cuando estamos ensayando y se nos ocurre meterle algo nuevo.

¿Y qué se ponen a escuchar en la imprenta? Supongo que deben tener gustos muy en común…

R – Pues así de bandas que tengamos en común, está Interpol, Metric, Franz Ferdinand, los Strokes, Foals, Black Keys, Bloc Party, las Vivian Girls… muchas, tenemos eso muy en común, nos gusta el mismo estilo de música y no tenemos tantos problemas a la hora de ensamblar bien todo cuando hablamos de influencias.

Es curioso que las bandas que me dicen no tienen nada qué ver con Norwayy; yo las escuché por primera vez en el festival ANHE de Guadalajara y fue pésimo que las bajaran a las 3 canciones por horarios, hace mucho que no escuchaba algo así de propositivo y 15 minutos fueron muy poco. ¿Hay algún género, banda o movimiento con el que podrían asociarse?

G – Esa es la incógnita que nos ha rodeado en todo lo que llevamos como banda, porque bueno, no es que hayamos encontrado algún grupo tan cercano a lo que hacemos –y tampoco nos hemos dedicado a buscarlo, claro-, pero eso también es muy bueno porque nos gusta tocar con proyectos que no sean similares a nosotras, nos gusta hacer o estar en eventos en donde haya de todo, y  mucha gente nos ha dicho eso: o que no habían escuchado algo como lo que hacemos o que tenían un buen rato sin hacerlo… pero si lo resumimos: nos gusta la pizza, hablamos de reptilianos, vaqueros, ovnis y más cosas raras, y también nos dicen que tocamos coolwave.

“Falta más cultura de la música independiente y más foros en general […] estos últimos años cerraron muchos lugares porque simplemente no se llenan. También hace falta que la gente se ponga las pilas y que salga a gastar en bandas locales”

Porque luego también pueden sonar mucho a bandas gringas compuestas por mujeres, y cuando las relacionan con cosas de shoegaze o de postpunk, es difícil ver la relación. ¿En Guadalajara como ha recibido esto el público?

G- Lo han recibido bien. Fue bien loco, porque la primera vez que tocamos teníamos como 4 fines de semana de haber ensayado y fue así de “Ya, salgamos”. Pero tampoco nos hemos movido al ahí se va, porque sí planeamos bien las cosas que rodean a la banda, pero no tenemos la obsesión de hacer algo muy clavado y sólo para ver si a la gente le gusta; si les agrada, chido, si no, ¿pues qué más?… es decir, no nos la pasamos pensando en “ay, esto no le va gustar a la gente”, o “todas las canciones son bien diferentes”. No existen esos pensamientos, pero afortunadamente a la gente le latió desde el primer día pese a que no nos importara mucho, fue muy chistoso porque en esa primera tocada ya estaban bailando y ni nos conocían. Ese show fue en “El Gallo”, un foro medio under por Chapultepec y quisimos tocar porque justo iban a cerrarlo y cambiarle el nombre. 

¿Cómo podríamos acercarnos a ese sonido Norwayy sin limitarlas pero tampoco sin ser tan vagos?

G- Es que hay tantos géneros que no sabemos exactamente en cuál podríamos entrar, más bien la gente es la que nos relaciona; la mayoría nos dice que shoegaze, aunque la verdad apenas conocimos bien a que se referían porque nos lo mencionan seguido, lo investigamos y nos gusta mucho, pero no creo que estemos ahí; luego nos dicen que coolwave, y esa se nos hace padre, nos gusta decirla ja ja; también nos dicen que dreampop… nosotras al inicio decíamos que éramos como “shuffle”, como aleatorio o variado, porque no hacemos una canción con la intención de que tenga un sonido muy definido: nos ponemos a sacar ritmos, y si nos gustan y lo sentimos en el alma, hacemos la canción, no nos importa si sale medio punk después.

Además es muy difícil atreverse a definir, ¿no?, las canciones son muy diferentes y decir que son shoegaze es como encerrarlas, porque al final también hay una clara vertiente del pop en lo que hacen… ¿qué hay de las canciones nuevas que vendrán en el próximo disco?

R- Son todas diferentes entre sí, y luego es muy chistoso porque como dijo Gaby, hasta nos han invitado a tocadas de punk y la verdad ahí ni encajamos, pero luego la gente así nos ha relacionado. En cada tocada también nos dicen mucho “es que suenan a las Vivian”. Creo que es la banda que nos mencionan más seguido.

G- O a Alvvays, es muy variado. A lo mejor cada persona tiene sus referencias muy marcadas dependiendo de lo que estén escuchando o lo que han escuchado toda su vida. Al final depende de la canción que se les quede grabada. De las nuevas canciones, pues se mantienen igual: sin fórmula. Hay mucho sinte, eso sí, sobre todo con una sensación más de en vivo. Cuando iniciamos no teníamos el equipo que ahora ya tenemos, y bueno, no es que tengamos mucho más, pero ahora ya salimos con una compu, guitarra, batería, sintes, un midi, y tratamos de hacer más cosas. Igual suena más electrónico ya al final.

LNorwayy_D1

¿Y cómo es una tocada de punk con Norwayy?

R- ¡Están bien padres!

G- Te vas a hartar de que te digamos que todo es chistoso, pero lo que nos pasa dentro de la banda así ha sido. La primera vez que nos invitaron a una tocada así, era realmente puro punketo: estaba Felina, Fraude, también Londres –que son una banda de chicas y la que canta se pega en la cabeza y se vuelve loca–, entonces, la verdad, no veíamos cómo encajar ahí, y súmale que ves al público medio duro y enojado. No esperábamos nada. Lo increíble fue que la gente sí empezó a bailar y ya veías de cerca al punk de negro moviéndose o a la demás gente que aplaudía o chiflaba… y eso que no eran nuestros conocidos, pero es que imagínate: es un evento de punk, la genta va a echar slam, y les pones a Norwayy al inicio, algo estaba raro. No pasó nada y estuvo muy bueno la verdad, el cotorreo del punk esta chido, se arma muy denso y esta divertido, aunque obvio lo veíamos de lejitos porque no sabemos esquivar los golpes. ¿Tú no has ido a tocadas de punk?

He ido, pero no a una donde esté Norwayy.

R- Te la perdiste.

¿Y cómo está la llamada escena en Guadalajara? Noto luego mucho movimiento de bandas que hacen psicodelia, otras más ruidosas y los más “jazzeros”…

G- Bandas hay un montón, no sé si han salido todas estos últimos años o si siempre estuvieron,  quizás no lo habíamos notado porque no estábamos como en esta onda todavía. En Guadalajara hay muchísima variedad, todas con muy buenas propuestas, pero lo que sí hace falta son más foros, porque sí existen los barecitos dedicados a eso, pero luego no es muy accesible la forma de conseguir un lugar.

¿No hay facilidades entonces?

G- Las había cuando estaba “El Gallo”, te digo, era un foro donde te permitían todo. Hay lugares donde te dejan estar y tocar, pero creo que falta más cultura de la música independiente y más foros en general, y que obvio la gente los apoye, porque también estos últimos años cerraron muchos lugares porque simplemente no se llenan. También hace falta que la gente se ponga las pilas y que salga a gastar en bandas locales.

¿Y qué saben del resto del país y las oportunidades para las bandas independientes?

R-La vez que fuimos a Sinaloa nos comentaban los de Pure Morning que allá casi no hay espacios para tocar, entonces lo que ellos hacen es tratar de buscar salidas a todo el país para buscar más shows y más oportunidades para presentar su música; nosotras aquí en Guadalajara podríamos estar “mejor” tocando cada fin si lo comparas con su situación, pero creo que en todos lados existe un grado de dificultad por estar sobresaliendo.

¿Qué otros grupos nacionales les gustan?

G- Pure Morning nos gusta mucho, los del Mostro Nostro –que son del norte también– y que no es algo muy común que escuches aquí, incluso nos movemos mucho con ellos al estar buscando shows, no es de que tengamos el mismo estilo pero traen sintetizadores y un equipo similar.

Algo que me gusta mucho de Norwayy es el diseño y los guiños visuales que usan, sobre todo porque son diseñadoras, pero, ¿de qué se trata todo eso? Es imposible ver una línea clara, además de que luego es muy gracioso lo que publican…

G- Es muy parecido a cuando hacemos música, no lo analizamos ni lo pensamos, es como de “oye, se me ocurrió esto, ponle este gato, métele una pizza y sácalo”… y acabamos de descubrir cómo hacer GIFs, ¡entonces agárrense!, porque ahora todo va ser así y esas imágenes se van a mover.

R- Realmente no pensamos muy en concreto cómo manejar lo visual, pero en resumen usamos muchos gatos, dinosaurios y pizza. Luego son ideas que se nos ocurren en el trabajo. Obvio nos encanta la pizza.

Es como el lenguaje del internet…

R- Algo así ja ja.

 

Ya que no podemos ni acercarnos a definir mucho de la música ni el diseño de Norwayy, ¿qué hay de las canciones?, ¿son todas en inglés?

G – Lo que está arriba sí, pero vendrá una en el disco que estará combinada español e inglés. Tampoco queremos cerrarnos a un idioma, digo, ¡les costaron a mis papás las clases de inglés para no usarlas!

¿Y de qué hablan en cada uno de los temas?, ¿qué tipo de cosas vendrán en el disco?

G- Son cosas cotidianas, no se puede definir como “el disco habla de tal” porque no es algo muy fijo; no puedes decir que tiene una canción de amor, una de depresión y otra de ser feliz, no hay una receta. Cada canción te habla de temas muy diferentes y no se pueden encasillar, son cosas de estar viviendo a diario, obvio que hay amor y desamor, pero hay canciones tan simples que te hablan de andar en bicicleta como “My Bike”, hasta de reptilianos y de gente que no se calla.

Entonces Norwayy habla de lo que sea que esté pasando, sea el mundial o tener 25 millones de pensamientos en la cabeza…

R- Sí, de lo que te puede pasar a ti. Si se pusieran a desmenuzar las letras se darían cuenta de que hablamos de lo que la mayoría también dice. No sé, básicamente es hablar de la vida.

LNorwayy_C1

¿Y cuál es la canción más extraña de todas?, ¿La de los reptilianos?

G- A lo mejor sí es esa, pero es un tema también común, o no tanto, pero la de “You Are The Last To Know” podría ser no tan cotidiana, puede ser pero sólo si estás loco o te gusta matar porque habla de un asesinato. Para un asesino sería normal ¿no? La canción te dice que tú eres el último en saber que te van a matar. Suena a la más extraña.

¿Qué más se sabe del nuevo disco?, ¿Ya hay un nombre?

R- No, ni el nombre sabemos. Tampoco sabemos de la imagen, primero habrá que terminarlo y de ahí empezar a ver esos detalles, lo que si traerá seguro es un zorro y un gato.

¿Por qué lo de los animales?

G – No te podemos decir, tendríamos que matarte y pasaría como en la canción del asesino… pero si te das cuenta, las playeras que hacemos de la banda traen eso: un zorro, un gato, ovnis, etc. Nunca se va revelar el secreto, como el de por qué el nombre de Norwayy tiene doble “Y”.

¿Entonces nunca nadie sabrá el origen de su nombre?

Es por una canción de Beach House pero sin lo de la doble “Y”. Lo demás es parte del secreto.