[Reseña] Kanye West – ‘The Life Of Pablo’


El álbum más alardeado por su mismo creador, es una obra más que interesante porque no necesitó de un marketing especifico y ha saboteando a la industria musical; el rapero presentó un show multitudinario en el Madison Square Garden de Nueva York, retransmitido para todo el mundo y estrenado en cines de todo el planeta… pero dejando de lado los detalles, en este, su séptimo disco, encontramos un artista que, aunque lo opaca su polémica, su ego, sus tenis y playeras con hoyos –que valen cientos de dólares– y su esposa, la Kardashian, ha creado un tesoro que brilla como oro.

De antemano se sabe que las letras de West son altaneras, en este disco hay una probada de eso, pero también algunas buenas con gran sentido personal y rimas bien ejecutadas. Este hombre sin lugar a dudas es un genio del mix, y algo que se le aplaude es su buen gusto musical, su visión futurista sobre mezclar todos los sonidos posibles, la buena producción que siempre maneja, y que no teme decir lo que piensa.

The Life of Pablo’ está lleno de colaboraciones inteligentes, cánticos gospel, geniales combinaciones de soul, efectos de sonido alucinantes y un buen estilo musical característico del rapero.

Ultralight Beam” es una introducción a la música evangélica, utiliza el sampler de un vídeo en instagram, las voces son destacadas y la letra es profunda si eres una persona bien espiritual. De allí las siguientes rolas no son de mi gusto; “Famous” junto a Rihanna es obvio la más polémica, es donde le echa a la güerita  de Taylor Swift en una pelea muy gringa pero entretenida… como sea, suena un beat potente, samples de soul, es pegajosa y a mí no me termina de caer la Swift.

Al igual, “Highlights” es puro veneno en la letra; le echa al ex de Kim, le presume su riqueza y más importante, nos recuerda al ‘Graduation’ de hace bastantes años. “Feedback” está llena de texturas y sonidos envolventes, pero entonces escuchas un “I love Kanye” y oh, este hombre ya es irónico y su amor propio llega a las nubes, razón por la que tiene tantos enemigos, aunque la canción es divertida, y burlarte de ti mismo siempre será una salida astuta a las críticas. “No More Parties in LA” junto a Kendrick Lamar es igual una apuesta directa a problemas familiares pero que habla de amor, un tópico que por supuesto genera empatía en sus consumidores. En “Fade” experimenta con su voz y definitivamente es algo que pondrías en una fiesta; de allí en más, hay otros temas dignos de juzgar, pero será bueno dejarlos a la experiencia personal, amor, y odio que cada uno le tenga a Yeezus.

Si Kanye no fuera un popstar tan ególatra se juzgaría de mejor manera su trabajo, lamentablemente su estilo de vida genera que no se le tome en serio como artista, es más un producto y él está orgulloso de serlo: actitud que carece de respeto en la crítica musical pero aplausos en el mundo del hip hop.

Un buen disco, emotivo, fresco, poderoso. Las letras de este álbum son directas y soberbias, pero si de plano no te gusta cómo escribe, mejor escucha el cotorreo instrumental que trae y juzga desde ahí… y si sólo conoces la polémica que genera y lo mal que cae, entonces dale una oída en general.

Con ‘The Life of Pablo’ Kanye ha vuelto, y ha vuelto muy bien, como siempre, como un genio musical con un grado de mamonería grande.