Valise Blu: “las canciones sirven mucho para la introspección, pero hablan también de ser un pasajero”


Desde que la descentralización de la escena independiente desapareció, el norte de nuestro país es una de las regiones más activas de la enorme República Mexicana. Monterrey, Monclova y Tijuana, con todo su ajetreo y movimiento interno y externo, han arrojado algunas de nuestras más recientes bandas favoritas. Pero lejos de esos grandes centros urbanos, específicamente en Ensenada, también pasan cosas que merecen ser contadas. Y todo eso lo cuenta la música de Valise Blu.

Karla Bañales y Jorge Buelna son los responsables de este proyecto, y que encuentra en el folk y el gusto por lo acústico, sus mayores fortalezas. Con motivo del lanzamiento de ‘Pasajero’, su primer disco, los bajacalifornianos anduvieron de gira por diferentes puntos del país y obvio, tenían que hacer escala en la ahora llamada Ciudad de México, ¿qué nos contaron? las influencias y el sonido propio de Ensenada, la labor construyendo su primer material y el significado de ese viaje llamado ‘Pasajero’.


¿Quiénes son Valise Blu?

Karla: Somos de Ensenada, nos conocimos en 2012 y desde entonces comenzamos con este proyecto que está enfocado en la música folk del norte.

Escuchando diferentes proyectos del norte nos encontramos con bandas de punk, de shoegaze, de postpunk, ¿por qué folk?

Jorge: Todo lo que nos rodeaba allá en la frontera, lo que escuchábamos cada uno, nos llevó a ponerlo en práctica y lo adaptamos a nuestro proyecto; los instrumentos acústicos, las guitarras country y norteñas, hasta el cajón flamenco, todo eso está adaptado a lo que hacemos.

Sabemos de muchos proyectos que han surgido en Tijuana o Monterrey, con toda la multiculturalidad y apertura que eso implica, pero ¿con qué se encuentran los músicos en Ensenada?

K: Ensenada es una ciudad muy cultural, siempre hay festivales, desde los gastronómicos y de arte, tenemos la ruta del vino y un sinfín de cosas. Musicalmente, el jazz es algo que se escucha muchísimo por allá, pero no hay muchos proyectos de música original. Por eso creamos ese movimiento  de música original creada en Ensenada, en la que tanto las letras como la música dibujan ese paisaje bajacaliforniano.

También hay muchos foros pequeños y entre los más grandes están el teatro de la ciudad, el teatro universitario… pero en esos sitios se escucha mucha música clásica. Valise Blu empezó en la sala de la casa de Jorge tocando para amigos.

¿Cómo fue el proceso de grabación y producción de ‘Pasajero’?

K: Fue un proceso corto, cuando lo empezamos ya no paramos. Los arreglos de las canciones los trabajamos con nuestros productores, Charly Hernández y Rodrigo Robles, quienes están acá en la Ciudad de México. Trabajar a distancia fue todo un caso, ambos fueron muy importantes pues lograron que se mantuviera la esencia de Valise Blu con ese gusto por lo acústico. Grabamos acá en la ciudad, todo en dos semanas, volvimos a casa y luego se hizo la mezcla y la maquila, que fue también algo muy especial.

“Nuestra música no es algo que cambie tu estado de ánimo, pero es algo que te acompaña, aporta algo más. Depende mucho de cómo lo escuches; hemos tocado en lugares distintos, desde fiestas hasta en el lugar más solemnes y creo que la música se adapta a todo eso”

¿Qué aportaron cada uno de los productores?

J: Mucho sentimiento. Desde que recibieron las canciones supimos que las habían disfrutado y a nosotros nos gustó el resultado porque plasmaron el sentimiento y el gusto por ellas. Su trabajo no fue tanto modificarlas sino enriquecerlas de una manera especial.

¿Ustedes se involucraron en cada uno de los procesos que implica la realización del álbum?, ¿Qué hay del arte del disco?

J: Sí, y también nos apoyamos en el trabajo de muchos amigos. Es algo que hace especial este disco, se ve plasmado mucha esencia de gente que, más que colaboradores, son amigos y que aportaron muchísimo.

K: Desde la fotografía hasta el empaque, todo está apegado a lo que van a escuchar. Todo habla de lo que tratan las canciones, es importante comprar el disco y percatarse de todos los detalles desde que ves la misma portada.

J: Como tip, en la parte de atrás del disco van a poder encontrar el mapa de la ruta del vino, que es muy famosa en Ensenada, y el otro camino es el que va hacía Tijuana y que pasa por la playa. Así que si alguna vez tienen que hacer un viaje por aquella carretera o si andan por aquellos rumbos, pónganse el disco, que queda perfecto como compañero de viaje.

Después de escuchar el disco uno se queda con una percepción melancólica, ¿cuál es el estado de ánimo ideal para escuchar su música?

K: Hemos escuchado comentarios que, como dices, van desde “su música nos pone melancólicos” o “tuve un mal día, escuché Valise Blu y terminé de buenas”… nuestra música no es algo que cambie tu estado de ánimo, pero es algo que te acompaña, aporta algo más. Depende mucho de cómo lo escuches; hemos tocado en lugares distintos, desde fiestas hasta en el lugar más solemnes y creo que la música se adapta a todo eso.

Actualmente andan de gira, cuéntenos sobre ella

K: En Baja California comenzamos el Pasajero Tour 2016. Inició en Ensenada y tocamos en Tijuana y Tecate. Acá en el centro del país venimos a la Ciudad de México, tocamos en Patanegra, fuimos al Estado de México, a Morelos, Morelia y Guadalajara. Esta vueltita duró unos diez días, luego regresamos a casa donde tenemos más fechas y donde terminaremos el tour, en Baja California.

Han tocado en foros muy distintos, desde bares hasta foros mucho más serios, ¿qué es lo más curioso que les ha ocurrido en sus presentaciones?

J: Fue una vez tocando en Tecate, donde es muy famoso el sonido del tren, justo la primera vez que tocábamos fuera de Ensenada. Estábamos tocando “Nubes”, una canción que habla muy específicamente sobre un viaje y justo cuando tocamos el instrumento que hace el ruido del trenecito, pasó el tren. Además de ser una coincidencia muy padre, fue como una señal de que habíamos comenzado bien el viaje.

Son un proyecto nuevo con una propuesta muy interesante, pero ¿por qué debería uno escuchar su música?

K: Nuestra propuesta no habla sobre situaciones específicas, se puede escuchar en diferentes momentos y te va a hablar siempre de cosas diferentes. Sí, las canciones sirven mucho para la introspección, pero hablan también de ser un pasajero, del presente, de mantener los sueños y es algo que queremos aportar, sea cual sea el trip que traigas,  queremos aportar a ese viaje en el que andes.