Sunsplash: “Si la escena puede existir más allá de un espacio físico, entonces se trata de algo grande”


La música venezolana ofrece un increíble abanico de ritmos y colores que suenan alrededor del globo gracias a la magia del internet, y claro, a la labor de un grupo de músicos que mantienen fresca la escena aún lejos de su tierra. Alberto Stangarone es el hombre detrás de Sunsplash, un proyecto de música electrónica que juega con toda la cadencia del caribe.

Sunsplash ofrece una mezcla “de futurismo caribeño, pop vanguardista y versos tostados al sol”. El proyecto se nació en 2010 en Nueva York, creció en Venezuela y ahora radica en México. Hace unas semanas y con motivo del lanzamiento de su sencillo “Flotando”, platicamos con Alberto sobre todo lo que necesitas saber para sumergirte en la frescura de su música.

En tus tracks se nota una clara esencia caribeña, propia de los músicos venezolanos ¿cómo llevar toda esa cadencia al campo de la electrónica?

Se ha dado naturalmente, a veces uno termina regresando a eso que tuvo siempre a la mano. Son sonidos muy populares, pero trato de hacerlo diferente, trato de atar cabos que quizás no se ven atados todos los días. En Venezuela lo que hago es una rareza, un pop poco común. Sí, me gusta lo tropical y el pop electrónico, pero termino llevándolo más al vaporwave o al seapunk. 

¿Cómo nacen las canciones de Sunsplash y cómo desarrollas los procesos de grabación y edición?

Suelen surgir de loops hechos en casa, si una idea sobrevive unos meses en mi memoria es porque es valiosa, esas son las que desarrollo de simples loops a canciones. Luego les hago letra, les grabo instrumentos y terminan siendo parte de algo más grande que un beat a secas.

¿Qué tanto te nutres del trabajo de otros músicos y productores al momento de darle forma a tus temas?

Frecuentemente invito a mis amigos a colaborar, no tengo ego en ese sentido, si dos o tres amigos llegaron a pasar por el estudio y se animaron a sumar algo a mi música, los pongo como un “featuring”. Eso me ayuda también a sacar las ideas de mi área de confort. Casi siempre, esto termina haciendo los tracks mucho más interesantes.

El proyecto comenzó en Nueva York, creció en Venezuela y ahora radica en México, ¿musical y culturalmente, qué ha aportado cada uno de estos lugares a tu música?

Venezuela es la base de mi identidad y a la vez es el despecho, ese lugar que tanto quiero pero que cada vez está peor y más lejos de permitirme regresar. Nueva York es el lugar es donde  tuve contacto con tantas culturas y experiencias que me cambiaron la perspectiva. Es el lugar del cambio. Y aún siento que es temprano para definir lo que México ha aportado en mi música, tengo apenas un año acá, pero me motiva mucho conocer la diversidad del underground mexicano, hay mucha gente de la cual podría aprender.  

Soy de una generación que creció descargando contenidos gratis, una generación que ama tener acceso a todo y además vengo de un país al que nunca llegaron los discos que quería comprar. Si querías escuchar música under en Venezuela tenías que descargarla ilegalmente, así de simple”

Muchos califican a Nueva York y ciertas partes de México como sitios muy abiertos, tanto para desarrollar como para escuchar nuevas propuestas, pero, ¿con qué te has encontrado en estos lugares? Desde la escena, los venues, el público… ¿y en Venezuela, existe una escena como tal?

Me parece bonito informar a la gente sobre la música de Venezuela y la situación que se vive. Allá existe una escena con talentos gigantes, lamentablemente la situación política del país ha ido forzando a muchos artistas a irse, haciendo que seamos cada vez más los que buscamos nuevas plataformas para expresarnos desde otros lugares. 

Digamos que la escena es algo cada vez menos consolidado en un lugar físico y más un grupo de aventureros regados por el mundo. Por mencionar a algunos amigos, acá en México te puedes topar a la Vida Boheme, Algodón Egipcio, Mcklopedia, Ulises Hadjis, Pocz y Okills. Arca está en Londres y ha producido a Kanye, Fka Twigs y Bjork, Cardopusher es referencia en el techno en Barcelona, Los Amigos Invisibles tienen más de 15 años fuera del país y si pones la lupa, te encuentras artistas venezolanos luchando en todos lados. Básicamente somos una generación expulsada de su tierra por el egoísmo de la clase política Venezolana. Si la escena puede existir más allá de un espacio físico, entonces se trata de algo grande.

Para tu nuevo sencillo, “Flotando”, contaste con la colaboración de Roberto Castillo y luego con el remix de Ferraz, ¿cómo se dio ese acercamiento y qué aportaron cada uno al track original?

Al momento de grabar el track compartía estudio con Rob y naturalmente se dio la colaboración con las guitarras, luego pasó Gabriel Figueira y no pude dejar de pedirle que grabara un Saxo. Luego para hacer el lanzamiento más completo hablé con Ferraz quien le dio la vuelta al track con un remix bien rifado y se armó un release más redondo. 

“Flotando” se encuentra en descarga gratuita a través de tu cuenta de Bandcamp, ¿crees que la música deba (y pueda) ser gratis?

No juzgo a quien opine que vender discos o MP3 es la manera de mantener viva a la industria, pero en mi opinión los tiempos cambiaron. Intento ser honesto conmigo mismo, soy de una generación que creció descargando contenidos gratis, una generación que ama tener acceso a todo y además vengo de un país al que nunca llegaron los discos que quería comprar. Si querías escuchar música under en Venezuela tenías que descargarla ilegalmente, así de simple. Además, entre el home studio y el internet, se ha multiplicado infinitamente la oferta musical, estamos en una era en la que sobran las opciones y consumimos música de una forma mucho más inmediata y transitoria.

Si se trata de ser honestos, no espero que la gente compre toda la música, se han generado nuevas formas de apoyar lo que realmente te gusta, y pagar por un show, por un vinil o por un coleccionable a veces es mejor que pagar por un MP3. 

En tus shows siempre hay algo que ver, desde visuales o performances que completan la experiencia, ¿cuál es tu idea de un show completo?

Sí, quiero generar una experiencia audiovisual, lograr llevar al público dentro de toda la estética y la vibra del proyecto más allá del sonido. Esa sería la idea.

Si pudieras definir tu música en una imagen, ¿cuál sería esa? Seguro sería un cuadro lleno de color…

Sería un unicornio de mercurio derritiéndose como un helado al sol, sobre un coco picado posando tranquilamente en un piso de mármol rosa.