Abel Membrillo, a 5 años de su partida, llega su mejor disco; ‘5 Abel’, un tributo de gran altura


Fue un 1ero de Junio de 2011 cuando Abel Membrillo dejó de existir en este mundo. Hace cinco años, el multifacético personaje se despedía de nosotros para convertir su nombre en una leyenda. Locutor y frontman de varias de las bandas más icónicas del under mexicano, no había mejor manera de conmemorar este aniversario número cinco que con música.

Durante una mudanza, la familia Membrillo se encontró con algunos escritos inéditos hechos por Abel. Con eso y el redescubrimiento de “Cien niños cantando en un tren” –y que Abel escribió junto a su hermana Annabel en la prepa– nació la idea de grabar un disco con los temas hallados. Así nació 5 Abel, disco en el que participaron diferentes músicos ligados a su vida y obra, mismos que el 3 de junio en Bajo Circuito armarán la fiesta en su memoria. ¿Qué más hay en la realización de este material? De todo esto platicamos con Luis Membrillo, hermano menor de Abel.

¿Cómo surge la idea de lanzar un disco con temas inéditos a cinco años de la partida de Abel?

Fue de casualidad. Toda la familia creció en una casa muy bonita en Iztapalapa y cada uno tenía ahí sus cosas. Año y medio después de que Abel se fuera, falleció mi papá. Era una casa y una carga emotiva muy grande para mi mamá, así que quisimos mudarla más cerca de nosotros, pues yo vivo en el centro y mi hermana en Querétaro. En esa mudanza descubrimos cosas que llevaban 20 años guardadas, y entre todo lo que salió, aparecieron las letras de dos canciones que nunca se grabaron ni con Los Nena ni con los Comando Groovy. Entonces surgió la idea de hacer un disco, aunque primero hubo todo un desorden pues pensamos que podía ser sólo un sencillo más por los cinco años, ya que teníamos sólo tres canciones y este lanzamiento no sería ni un EP.  

¿Cuáles fueron los motivos por los que decidieron grabar un disco completo con diferentes versiones de estas letras encontradas?

Se nos ocurrió invitar a bandas que tengan relación con el mundo de Abel, y así, ellos pudieran interpretar la música, ya que sólo teníamos las letras pero no teníamos idea de si llevaban ya una melodía. Finalmente, quedaron diez tracks, todos con diferentes versiones de las mismas letras y quedó muy bonito.    

Abel tenía muchas caras, hacía muchas cosas, pero no todas tenían luz. En parte el disco busca extender su parte musical y que es muy limitada. El Comando Groovy está sólo en Bandcamp y viniles, y Los Nena sólo tienen las versiones físicas de CDs que son objeto de culto. La idea es hacerlo más masivo, y de algún modo, creemos que las generaciones que andan entre los 20 y 25 años ya no tienen referencias de Abel a pesar de que lo escucharon y hubo un momento en que fue clave en la ciudad. Creemos que este disco es la ventanita para que esas generaciones entren a su mundo y lo vayan ubicando. Todo eso nos llevó a este disco.  

¿Cómo eligieron a los músicos y bandas que interpretarían las canciones de Abel?

La lista era muy grande y algunos ya no alcanzaron a estar, pero los que sí están, todos tienen relación con Abel, por ejemplo, los Esquizitos: La primera tocada del Comando Groovy fue abriéndole a ellos; Belafonte por otro lado, es más de mi generación, Abel me llevaba 10 años y ahora sólo me llevaría cinco (risas). Creo que si Abel estuviera haciendo música en esta generación lo haría como Belafonte, y no porque sea parecido, sino por el simple hecho de hacerlo, para vivirlo, por pura pasión y nada más; Luz y Fuerza, banda de Laura, quien iba a la universidad con Abel y fue su amiga de toda la vida, también tenían que estar.

También está una banda de reggaeton llamada Palo Fierro, que es la banda de Alan Anaya, amigo  mío de la universidad y quien admiraba especialmente a la generación de Abel y a tipos como Camilo Lara, etc. Además, sentimos que el reggaeton es el nuevo punk, y en el disco tenía que haber una canción así, como toda una fiesta; su versión de “Dios me hizo funky” es brutal.

¿Es esa tu canción favorita del disco?

El disco es muy parejo. Hace poco nos sentamos a escucharlo con las bandas que participaron en él, muchos de ellos sólo habían escuchado el track con el que colaboraron, y su opinión es que el disco es bueno en su totalidad, aunque hay tres o cuatro canciones que sobresalen. El sencillo que elegimos para este disco es “El hombre que cantaba”, y es buenísimo, pero también las versiones de “Cien niños” de Belafonte y Luz y Fuerza son muy buenas. También está la versión de Caos del Té y es súper nostálgica, desde la primera escucha sabíamos que tenía que ser la que cerrara este material porque después de escucharla no hay más que sentarse a reflexionar sobre lo que hemos aprendido en la vida.

“Hay muchas bandas que han sido igual de importantes que Los Nena y también muchas otras bandas de culto. Cada cinco o diez años aparece una banda que revoluciona las cosas, y en los dos miles fueron ellos pues tenían claras muchas cosas”

¿Qué crees que diría Abel si pudiera escuchar este disco?

No sé qué habría dicho. El comentario que recibimos de los músicos es que Abel estaría muy contento con el resultado final. Creo que me habría abrazado y me habría dicho “Pinche Luis, lo hiciste otra vez”.

¿Qué le dirías a la gente para que asista a Bajo Circuito el 3 de junio?

Que vaya porque será una fiesta, vamos a recordar a Abel. Hablaremos de él, lo recordaremos de una manera muy bonita: con cerveza en mano. Será una fiesta familiar también, van a estar mis tíos, mis primos, va a estar toda la familia… y todo aquel que quiera ir, también será parte de la familia Membrillo por un instante.

Aunque van a tocar bandas muy poderosas y va a ser una fiesta, va a estar lleno de amor. Ese sigue siendo el poder de Abel, que cinco años después nos va a volver a juntar a todos.

Como hermano de Abel, ¿cuál fue su mayor legado?

Es muy complicado, estuvo metido en todo y hay muchas cosas perdidas. Ha sido una ola que sigue creciendo, hay cosas que ni sabíamos que había hecho. Luego llegan y nos dicen “mira, una vez publicó esto en tal lado” y no teníamos ni idea. Sus amigos cercanos y la familia nos quedamos como herencia con su “estás aquí y ahora, si quieres hacer algo, ve y hazlo, y si lo quieres perder, está bien” (risas).  Nos dejó la enseñanza de ser cariñoso con todos, porque al final, somos como el otro, sólo que él se dedica a otra cosa. Ya del lado más comercial, nos mostró que con dos pesos se pueden hacer cosas increíbles, solo debes tenerlo claro.

Abel fue parte de muchas cosas, hizo de todo, y uno de sus mayores regalos fue todo su trabajo con Los Nena, ¿cuál fue el papel de Los Nena en la historia del rock mexicano?

Hay muchas bandas que han sido igual de importantes que Los Nena y también muchas otras bandas de culto. Cada cinco o diez años aparece una banda que revoluciona las cosas, y en los dos miles fueron ellos pues tenían claras muchas cosas. Cuando platicaba con Abel sobre Los Nena me decía que aún no alcanzaban lo que podían haber alcanzado, sentía que podían hacer más. Es una banda mítica en la escena mexicana, aunque más en lugares como la Ciudad de México y Guadalajara.

La banda nació con un ángel enorme. Su primera presentación fue con el “Zapatour” el día que los zapatistas entraron a la ciudad. Daniel hacía cosas impresionantes, Melchor hacía cosas impresionantes, “El Abuelo” hacía cosas impresionantes… lo que hacían juntos sonaba a una parte de cada uno. Abel era el frontman y sus shows eran muy escénicos. Los Nena hicieron cosas que otros no se atrevían a hacer simplemente porque no lo veían.