Festival Infinito es el break para volver a disfrutar y pensar en la ciudad: Entrevista con Luis Clériga


La Ciudad de México es una de las urbes más grandes que existen sobre el planeta, y quienes la habitamos, no podemos negar lo mucho que la padecemos, para bien y para mal. En medio de un caos que tiene como inicio las horas pico y las cada vez más recurrentes contingencias ambientales, aún hay espacios para detenerse y enamorarse de nuevo de la ahora CD MX… Festival Infinito es uno de esos espacios.

Los días 1, 2 y 3 de julio en Huerto Roma Verde se llevará a cabo la primera edición de un festival multidisciplinario que sobresale entre la vasta oferta que ya existe. Con la misión de involucrar a la gente y convertirlos en agentes de cambio, el Festival Infinito llega con una deliciosa selección de música, proyecciones y talleres. Así pues, platicamos con Luis Clériga, el hombre detrás de un festival que seguramente se convertirá en uno de nuestros favoritos.

 

1674243644

 

Recién terminó su campaña en Fondeadora para cubrir ciertos gastos del festival, y aunque no es algo nuevo, en México no es tan común fondear un evento de este tipo, ¿por qué hacerlo así?

Creo que esa es una mentira, en México existe una gran cultura de financiamiento colectivo. Esto se hacía hace años en Bandtastic, aunque luego desapareció. Ese es sólo uno de los ejes de un festival que quiere ser diferente, y dar una aportación es parte de ello. Es algo diferente dentro de la oferta de festivales que existe en nuestro país. Es también hacer que la gente se involucre, que estén ahí por todo lo que va a haber y que no haya sólo gente hablando. Funciona un poco como un filtro anti villamelones.

Cuéntanos sobre la curaduría del festival

La curaduría no se pensó exclusivamente en la parte musical. Leslie García iba a ser quien se encargara de hacerla, pero al final estaba muy ocupada y terminé haciéndola yo. Ahora ella estará participando en uno de los talleres. La idea del festival se planteó a varias agencias, queríamos hacer algo diferente pensando en lo que se hace en festivales como Manana Festival, en Cuba. Cuando llegamos al Huerto Roma Verde hubo match inmediato: es un lugar pionero, ofrece espacios diferentes y coincidimos en muchas ideas. Al final se trataba de que el festival dijera algo.

¿Qué es lo que más te emociona de todo el cartel de Festival Infinito?

Es difícil elegir algo, sí hay bandas que parten como headliners, pero todas las actividades me interesan; los talleres, las conferencias, las proyecciones de cine. En el aspecto musical, ya quiero ver el nuevo set de Mauricio Sotelo, por ejemplo. También a Oscar Coyoli. Otra cosa que me encanta son las colaboraciones que seguramente se estarán dando, siempre es emocionante ver proyectos que ya conocías haciendo cosas que nunca habías escuchado.

¿Qué hay de la parte no musical dentro del festival?

Eso tiene mucho que ver con lo global. Soy de los que se preocupan por temas como la sobrepoblación, la falta de empleo entre jóvenes, la corrupción, el caos ambiental que hemos estado sufriendo en la CD MX. El Festival Infinito sirve para replantearnos ese modelo egocentrista de los social media, para pensar hacía dónde va el internet, la economía… buscamos apelar al tema de la conciencia a través de las diferentes disciplinas. Y en ese mismo aspecto se encuentran el formato cultural del Huerto Roma Verde, que ofrecerá cosas diferentes, por ejemplo, medicina alternativa, la herbolaría y otros recursos que se salen de la medicina tradicional. La parte de las proyecciones correrá a cargo del Goethe Institut. Al final, el objetivo es lograr la integración que nos permita hacer un balance personal.

Semanas atrás tuvieron algunos showcases con bandas que estarán presentes en el festival, ¿qué tal les fue?

Hubo tres showcases previos a Festival Infinito. El primero fue con Futurología y Agentes de Destrucción y hubo algo muy curioso que involucra la misma situación del país: Alfonso Muñoz, saxofonista de Agentes de Destrucción, no pudo llegar a la Ciudad de México a causa del conflicto que se suscitó en Oaxaca. Al final, Alain Cano tocó con ellos. El segundo showcase fue en Huerto Roma Verde con Dolphin Star Temple, y el último fue el viernes en Discos Mono con 66 White Forests y Firecracker, y según comentarios de la misma gente de Discos Mono, fue el mejor showcase que se ha hecho en la tienda.

¿Cómo invitarías a las personas para que este fin de semana hagan parada en el Huerto Roma Verde?

Es la oportunidad de aportar un granito de arena, de convertirse en un agente de cambio. Tenemos ubicada a mucha gente que seguramente nos estará acompañando, pero para un público más convencional, es una invitación para generar un cambio.

Hace poco tuvimos una entrevista en radio junto con Paul de Childs, -quienes estuvieron de gira por China- y entre los comentarios que se hicieron, es que en China están mucho peor que en México en cuestiones de tráfico y contaminación. Ya en la entrevista, la locutora dijo algo muy atinado, y fue que nosotros, como ciudadanos, no sólo de la CD MX sino como ciudadanos del mundo, no debemos dejar que nuestra ciudad se parezca a China.