Little Jesus: “Es rara nuestra historia, no fue tocar para conseguir shows, fue a la inversa’


Little Jesus data de 2010 o un poco antes, cuando Santiago Casillas, –ahora voz de la banda– usaba ese alias para su proyecto electrónico. Pasó el tiempo y se juntó para trabajar con Truco (Batería) y otro amigo de Boston, de ahí surgieron unas bases e ideas, y para el 2011, tuvieron su primera presentación junto con I Can Chase Dragons! En su quinto show ya le abrían a Metric y así es como fueron agarrando vuelo, o como dirían los mismos Norteños de Cósala: “de ahí pal real”. ¿Little Jesus navegó con la bandera de “banda sensación/promesa”? quizá sí o quizá no, pero en ese viaje se vino un Nrmal, luego SXSW, Vive Latino, Los IMAS y destello tras destello. Recapitulando: exitosa y breve, la trayectoria de la banda ha sido una de las más interesantes tanto proliferas alineaciones que recién ha dado la capital del país, y que a su vez, encabeza una barricada nacional sostenida por una nueva generación, una conformada por Los Románticos de Zacatecas, Clubz, Technicolor Fabrics, Caloncho y otras bandas más.

Sin embargo, sería egoísta pensar y creer que únicamente su talento los catapultó hasta donde se encuentran hoy, porque en realidad, ¿quién más está detrás de Little Jesus?, ¿cómo les funciona esto del music business?, ¿cuál es la clave de su éxito?… Para resolver estas dudas platiqué con el mismo “Santi”, un tipo amable, que a casi cuatro años de la formalización del proyecto, hoy se le mira tranquilo, seguro y muy satisfecho con el rumbo que ha tomado el grupo. ¿Cómo no estarlo? Pues entre alrededor, y sólo por menciona una, de las cuatro visitas que había tenido The Rolling Stones a nuestro país, son éstas las mismas ocasiones que han accedido a contar con teloneros nacionales, y esta quinta y última, la “LJ” cumplió con ese papel.

Dime Santiago, ¿esto qué representa para ustedes hoy día?: ¿Consolidación, referentes, iconos de la nueva oleada de rock nacional?  

Nunca había pasado por mi mente, pero la verdad no es referencia entre nosotros, nos gusta mucho, pero somos más de Beatles. Y no mucho, yo creo sólo fue un hecho aislado que seguramente quedará marcado en nuestra memoria y de la gente, no creo que consolide algo más.

Leía en una de sus pasadas entrevistas que en una de estas presentaciones, un sector del público transmitió su inconformidad por medio de abucheos y/o hasta silbidos, ¿Qué tan difícil, recurrente y sano es salir de la zona de confort para exponerse ante un público netamente lejano y ajeno del círculo donde se encuentran inmiscuidos?, ¿Sirve esto para medirse?

Lo que pasa es que muchas personas nos tiraron hate por internet, y sinceramente, a la hora del show ni siquiera se escuchaban los abucheos si es que había. Está tan grande el escenario que no te das cuenta. Y sí, siempre está bien salirse de la zona de confort, tocar ante gente que nunca en su vida había planeado tomarse el tiempo de escuchar a la banda y que tal vez ni quería, fue indirecto, pero estuvo bien, y no influyó en nuestra mente si le gustaba o no al público, sólo estábamos disfrutando el momento, teníamos muy presente que iban a ver a los “Stones”.

Por otro lado, después de haber pisado ya un Vive Latino, Nrmal, Pal Norte, SXSW, y tener una gira por Europa en escenarios y con público donde sí los van a ver a ustedes ¿Qué es lo que pasa cuando estas metas u objetivos que ves a largo plazo se presentan mucho antes?; ¿Cambia o influye de alguna manera en los planes de una banda que apenas “comienza”?

Sinceramente, todo el rush que pasó respecto a la prensa, medios o la manera en que nos recibió la gente, nunca lo planeamos y sólo empezamos a tocar, no había un objetivo en particular. Es rara nuestra historia, no fue tocar para conseguir shows, fue a la inversa. Actualmente, el cambio que hay o lo que se generó a partir de eso, es muy notorio en los planes, ya que son más trabajados, tratamos de buscar más y mejores festivales, de igual manera suben las exigencias, las metas, así como un mejor horario o conocer más lugares.

También existen diversas críticas hacia ustedes: que si son una banda de contactos, que si lo único que tienen es mucho hype, o que efectivamente, son muy talentosos… y siendo sinceros, no todos tienen un amigo con una agencia de booking [Tape Music] o un conocido dentro de la producción de un festival o en la programación de radio. Pero dejando de lado todo eso –y dándole la vuelta a la situación– ¿siempre es chingón trabajar con amigos, no?, ¿por qué crees que la gente ve mal esto?

En nuestro caso, Lalo Rojas es “manager” sólo porque es nuestro manager, y la única razón por la que es director de una agencia de booking es porque, justamente, empezó a ser ese manager. Por ende y a partir de la banda, empezamos a conocer gente, tanto él como nosotros. Desde la prepa nos conocemos o un poco antes si mal no recuerdo, empezamos a la par a hacer las cosas y es una relación que va muy bien, es parte de la banda, digamos, es un miembro más. Y no es como que sea nuestro “contacto”. Por otro lado, yo también he conocido a mucha gente gracias a la banda.

Creo que ese también ha sido punto importante en su carrera, pues estar con alguien que siga algunos de tus ideales es bueno, se refleja hasta en sus videos, por ejemplo ¿qué hay con “Fuerzas Básicas”? platícame de esto, ¿cómo funciona? ¿Cómo relacionan esta parte visual? Ya he visto producciones para Silver Rose, Alex Ferreira, y hasta unas cervezas artesanales de una amiga que hay en común.

Desde antes de la banda yo ya hacía videos y trabajé en un par de filmaciones, pero nunca me clavé mucho y ya mejor decidí darle a la música. Recuerdo que para la banda necesitábamos hacer un video o un par, total que hicimos varios de un jalón, y esto pasa porque en general somos muy “do it yourself” y no nos gusta que alguien meta mano en nuestras cosas: hacemos las rolas, las grabamos, las producimos, hacemos el arte de los discos, hacemos los videos… entonces queríamos hacer el arte y el video, me junté con Pony que es ilustrador, su hermano diseñador, y Gil, otro amigo que es cineasta. Hicimos un video, hablamos y bajamos las ideas, la pasamos bien y repetimos hasta que nos dimos cuenta que, para ese entonces, ya teníamos material que acabó en tres videos, en el arte del disco y en muchos flyers. Cuando nos dimos cuenta, la gente preguntaba “¿quién hizo el video?”, “¿quién hizo el diseño?”, luego se dieron cuenta que éramos nosotros y nos empezaron a pedir que hiciéramos más cosas.  

“A la fecha algunos recibieron muy bien ese disco, otros no tanto, y posiblemente también se perdió dentro de las miles de cosas que se publican a diario. Sin embargo, en conjunto asumimos que ya teníamos que cerrar ese ciclo y no quedarnos atrás. Trabajamos en algo distinto, y de ahí -Río Salvaje-“ 

En ese sentido, ¿es posible ahora vivir completamente de la música? Mantener otros proyectos vuelve quizás más completo al músico de hoy, digamos que tiene que ser multitask o debe tener la habilidad de venderse, generarse y promocionarse a sí mismo, ¿no?

Pues no sólo de la música, pero de todo lo que conlleva o en otros aspectos que también van dirigidos a la industria de la música, sí. En ciertos momentos del año nos hemos podido mantener así, por ejemplo, cuando no hay shows nos seguimos ocupando ya que uno tiene un estudio y otro es ingeniero de grabación, o Pony y yo hacemos videoclips para otras bandas y en otras veces diseño. Considero que sí se puede, que se puede vivir de la música, y claro que podría estar mejor, pues la industria del rock se está abriendo, está creciendo poco a poco. Sin duda alguna, esto tiene ciertos beneficios, pero hay que conocerse y saber qué límites tienes y qué tanto puedes hacer, tanto en lo personal y colectivo. En nuestro caso, Pony es muy talentoso diseñando e ilustrando y yo siento que hago buenos videos, y por un momento nos podemos clavar ahí, pero si no estuviera Lalo, Isabel, o nuestro ingeniero de audio, no sabríamos cómo bookear un show, ahí es cuando te das cuenta de que cada quien está cumpliendo con sus actividades. Dentro y fuera de la banda pasan cosas, cosas que están totalmente conectadas.

¿Y qué tan importante es una agencia de booking, un manager, una disquera o un staff para que ustedes sólo están enfocados en seguir generando más música?

Lo importante aquí es que exista un buen equipo, y que exista gente que esté 100% enfocada en ciertas cosas o diversas áreas; bookear un show, responder correos, agendar una entrevista, comprar un vuelo de avión o checar el hospedaje son cosas que a la fecha nos involucramos, pero ya no tanto como antes, ya no dedicamos nuestro día a eso, en cambio corremos con la suerte de que hay gente detrás de nosotros que se involucra y se puede tomar el tiempo para resolver este tipo de cuestiones, porque son el equipo, nuestro equipo. Todo esto a fin de cuentas es parte de tu cuerpo como banda. Pasa que todo lo mantuvimos en chiquito y lo único que se siente, aunque seamos varios, es que sumados todos, sólo somos uno. Caloncho por ejemplo, es un buen ejemplo también: casi todo lo empezó haciendo solo, pero llega un momento donde necesitas que te ayuden. Y no es por lujo.
Este equipo que mencionas, ¿qué tiene de nuevo en relación al de hace cuatro años?

Primeramente que vamos a sacar nuevo disco, pues estuvimos girando mucho con ‘Norte’ y no tuvimos chance de componer o hacer algo nuevo, no hubo tiempo. Recién acabamos de sacar “Mala Onda” y está en puerta la publicación del nuevo corte. Sentimos que muchas cosas se mantienen así como otras se van, de lo que sí estoy seguro es que es volver a empezar; habíamos estado con tantos shows que no teníamos tiempo de hacer cosas nuevas y ahora que las hacemos, dejamos de tocar. Es agarrar el paso, condición, enrracharse para “salir de gira” nuevamente. Ahora existe más seguridad entre nosotros y lo mejor de todo es que tenemos algo fresco que presentar, ‘Norte’ fue hace mucho, apareció, y hasta la fecha se movió, pero en ese mismo tiempo ya han aparecido o surgido nuevas bandas, proyectos, discos, etc. A la fecha algunos recibieron muy bien ese disco, otros no tanto, y posiblemente también se perdió dentro de las miles de cosas que se publican a diario. Sin embargo, en conjunto asumimos que ya teníamos que cerrar ese ciclo y no quedarnos atrás. Trabajamos en algo distinto, y de ahí ‘Río Salvaje’. Es bueno también tener como antecedente que fuimos de las primeras bandas que fueron a tocar a Juárez cuando casi nadie iba a tocar ahí. Siento que desde siempre hemos hecho las cosas con seguridad, así como nos pararnos allá, queremos hacerlo de nuevo pero a otro nivel obviamente, siempre las metas y expectativas crecen, a la par de ellas nuestra seguridad. Replicar lo que paso con ‘Norte’ pero con un nuevo sonido, un nuevo contenido, una vibra totalmente nueva.

LJ mo

Hablando de Norte, ¿Cómo fue girar tanto y por tantos lugares con sólo un disco publicado?

No pensábamos en exprimirlo ni matarlo a destiempo, opacarlo mucho menos, nada. ‘Norte’ tiene una gran vida, es algo muy importante para todos nosotros, aunque sí siento que se exprimió y reprodujo muy bien, todavía hasta hace dos meses nos salían cosas que tenían que ver con ese disco. Si hubiera sido por nosotros quizá este disco nuevo [Rio Salvaje] hubiera salido mucho antes, no se dieron así las cosas y con esa primer publicación que tuvimos lo único que puedo decir es que estamos más que satisfechos. Ahora nuestro objetivo a corto plazo es girar este nuevo disco lo más posible, principalmente que la gente escuche esto nuevo, porque lo que escucharán no tiene nada que ver con el pasado, el pasado fue ya hace mucho, y esta vez lo que presentaremos es un estilo totalmente diferente, inclusive hasta en la forma de tocar hay un cambio evidente, lógico es esto ¿sabes? ya que se genera en consecuencia con el tiempo o la práctica a fin de cuentas.

Respecto a “Río Salvaje”, ¿llevará también la bandera del tropi-pop o qué es lo que podemos esperar de este segundo disco? Colaboraciones, fechas, grabación…

Ya no, ahora ya no sé cómo llamarle. Es muy difícil poner etiquetas, y más ahora, yo creo que poco a poco hemos demostrado que no sólo es eso, es decir, tenemos “Norte”, “Mal”, “Jóvenes”… nos gusta hacer canciones con el estilo que sea y eso se declara en ‘Rio Salvaje’: canciones sin definir un estilo. ‘Río Salvaje’, te puedo decir, es nuestro bebé por ahora y ya queremos que todo el mundo lo conozca. Este fue realizado en Texas, en Sonic Ranch, y las voces en San Francisco. Hay una colaboración breve pero es una sorpresa, sale en junio y tengo que decir que es un disco que no tuvo miedo, recalcando que lleva un estilo diferente a ‘Norte’. Aunque mantiene la esencia, es un viaje, y está chido ya que es innovador pero no raya en la locura.

A comparación de ‘Norte’, ¿esta producción no se planeó a través de una cyber meeting por el grupo de whatsapp? ¿Cuál es el valor que le dan a ‘Rio Salvaje’?

Respecto a ese entonces, queríamos que no fuera un disco sino puros sencillos, que no hubiera canciones de relleno y cosas medias vagas, esta vez decidimos juntarnos por producción en una casa embrujada, estar juntos y toda esa onda. El proceso fue rapidísimo, yo tenía unas ideas conceptuales más que nada, después empecé hacer unas canciones, se las mandé a todos y nos juntamos en un estudio, hicimos ocho canciones, las otras las terminé en casa junto con unos detalles, y de ahí nos volvimos a juntar para ensayar, agregamos y quitamos unas cosas, grabamos y quedó.

De todo este proceso, el primer sencillo es “Mala Onda”, ¿Qué hay con eso?

Lo grabamos en el “Partenon del ‘Negro’ Arturo Durazo” en Zihuatanejo. Queríamos una locación con mucho peso y que tuviera ahí algún match divertido con nuestro performance y con la canción. En lo personal me gusta mucho y este track, creo, suena muy sofisticado.

Finalmente, ¿Por qué El Plaza Condesa para su presentación el 12 de Agosto?

Nos gusta ese lugar, tiene buen estilo para lo que queremos, la gente está parada y la capacidad es buena en referencia a otros venues. No hay mucho qué decir.