Technicolor Fabrics: “Mucha gente está mirando a Guadalajara como pocas veces”


Desde su álbum debut a finales de la década pasada, Technicolor Fabrics se colocó como una agrupación a seguir –y ver– en la escena de la música mexicana independiente. Han pasado varios años ya y un par de lanzamientos de estudio que, con grandes cambios sonoros y liricos, han mantenido al quinteto tapatío con mayor vida y brillo que incluso antes. Sus antiguas composiciones se encontraban mayormente influenciadas por actos anglosajones del indie, y hoy, en el cierre de promoción de un ‘Bahía Santiago’ bien aprovechado, la banda puede jactarse de haber dado a su propio sonido y sello.

Hablamos con JP –vocalista de la quinta de occidente– mientras bajaba del avión que le permitiría a él y al resto del grupo, dar un show en casa, en Guadalajara. El músico y cantante nos contó sobre los últimos movimientos de dicho álbum; los lanzamientos que lo rodearon y lo antecedieron; la transición musical del grupo, y de la Bahía, la Bahía Santiago.

Han pasado ya varios años desde su debut; recuerdo que ese disco los catapultó como una promesa nacional muy influenciada por bandas extranjeras, pero realmente, Technicolor Fabrics ha cambiado mucho desde aquellos días en todo sentido, ¿no?

Sí, el primer álbum salió editado en 2008 y sí que era totalmente en inglés, y naturalmente, tenía ciertas referencias a proyectos extranjeros que nos gustan mucho. Al principio, el cambio, nos costó mucho, cantar en inglés al español fue un salto difícil, sobre todo en la parte lírica, al componer, en el momento de hacer letras… fue pasando el tiempo y con cada canción logramos sentirnos más fluidos. Además, para la gente ha sido también algo muy positivo, muchos te llegan a valorar más así, ¿sabes? Cantar en español ha sido muy positivo, igual con la música, todo se fue llevando muy natural hasta lo que escuchas ahora.

Y  luego de toda esta etapa de ‘Bahía Santiago’, ¿lograron completar el fin del álbum? Es decir, el reencontrarse con esa parte más pura o inocente de ustedes mismos y no solo el “volver a ser niño”…

Yo creo que el concepto de ‘Bahía Santiago’, como dices, tal cual va por ahí, y quizá matizando un poco, sí va más allá de solo eso de volver a ser niño: se trata de volver a ser uno mismo, y con eso me refiero a ser el que uno era cuando se es feliz… crecer es parte de todo, vas avanzando, vas tomando caminos y el mundo te va poniendo situaciones y lugares que a veces nos cambian y nos transforman en otros, y donde tampoco llegamos a estar conectados interiormente. Creo que se ha cumplido el ciclo, pero más allá de eso, es algo de hacer todos los días.

¿Qué canción del ‘Bahía Santiago’ será la que mejor puede definir ese sentimiento?

Desde mi opinión, creo que “Globos”. Es la que mantiene esa energía transparente, relajada, sensible…  es una canción muy honesta.

Antes de lanzarlo,  estuvieron sacando un tema cada mes y medio, y que justo así llamaron a esta serie de temas… ¿este ejercicio qué tanto dio pie a la creación del último disco?

Fíjate que fue un gran experimento porque rompimos con casi todo lo que había definido a la banda, especialmente con la barrera de trabajar con un productor; todo esto lo producimos en “casa”, y ese fue el primer paso para otorgarle un carácter muy particular a todo ese proyecto. De igual manera, la forma de grabar las canciones en cuestión de tiempos o locaciones ha influido el nuevo disco; buscamos grabar cada elemento en donde nos pudiéramos sentir completamente cómodos o que tuvieran características muy específicas, por ejemplo, hay grabaciones en diferentes estudios, y en Bahía retomamos algo similar en la forma de trabajo, en este caso, algunas voces las hicimos en la playa, las guitarras en Guadalajara, etc. Todo agarró un color muy especial porque sentimos que tiene una energía parecida a la de ‘Cada Mes y Medio’, con mucha pasión, más íntima y no de grandes estudios con un glamour aparente.

“Guadalajara está tomando un foco de atención muy importante y ha habido un crecimiento impresionante. Cada vez hay más bandas locales… es increíble ver que la factura musical está creciendo en nuestra ciudad.”

¿Y más allá del disco, realmente existe la Bahía Santiago? Sé que hay una en Manzanillo….

Fíjate que sí, justo allá grabamos las voces que te decía, aunque es Bahía de Santiago exactamente, pero por lo mismo de que queríamos crear este lugar imaginario y darle un concepto como de ensueño al disco, optamos por quitarle el “de” y darle esa característica de inexistente. Es un lugar al que íbamos mucho de más chicos… en parte, el concepto del disco cobra sentido en ese sentimiento.

Este año también sacaron un EP de remixes de “Fuma”, uno de los sencillos del álbum, ¿por qué este tema en especial para darle tantas reversiones y cuál es tú favorita?

Desde hace tiempo teníamos muchas ganas de hacer algo así, y en este caso, decidimos que “Fuma” era una gran canción para tener un tratamiento de ese tipo: es una canción que tiene un corte como de dance club, y teníamos ganas de trabajar con artistas contemporáneos a nosotros y que nos gustan mucho para que pudieran darle su toque. Al final le entró Clubz, Astro, Elsa y Elmar… y en mi caso, mi reversión favorita es la de ella, me gustó muchísimo porque, literal, transformó la rola y la cantó. Es mi favorita.

Otro lanzamiento con el que experimentaron este año fue la sesión en Clickaporte, ¿por qué escoger esas 4 canciones?

Fue algo espontaneo en realidad. Ya habíamos hecho algunas pruebas así en otros momentos, pero no de esta forma tan peculiar, y en general, fue algo muy rápido eso de decidir los temas, sólo estuvimos hablándolo y fue de “que esta rola, esta otra, va, súmale tal”… fue muy divertido, y como estamos habituados a tocar las canciones de forma más tradicional, esto nos permitió verlas desde otro ángulo, uno más acústico y hasta con cajas de ritmo. Fue muy rico.

Me contabas que venían bajando del avión para tocar en Guadalajara; desde su mudanza a la Ciudad de México, la música tapatía ha cambiado muchísimo y los proyectos emergentes han tomado más protagonismo…

Fíjate que la escena tapatía está muy sólida, la veo así. Creo que mucha gente está mirando a Guadalajara como pocas veces; así como sentimos que a finales de los 90s en Monterrey hubo una gran movida, ahora Guadalajara está tomando un foco de atención muy importante y ha habido un crecimiento impresionante. Cada vez hay más bandas locales que tienen propuestas muy chidas y de lo cual nos llenamos de orgullo. Es increíble ver que la factura musical está creciendo en nuestra ciudad.

¿Y qué bandas o proyectos de Guadalajara podrías recomendar?

Hay una banda que se llama Dolphant muy, muy buena; también Pumcayó, que tienen ya tiempo fuera, pero han sonado mucho últimamente; también está por ahí Salón Acapulco… hay muchas, muchas bandas muy buenas, creo que hay mucha calidad, y hoy es cuando debemos aprovechar esa ola para que surjan nuevos talentos, y sobre todo apoyarlos.

Están terminando el ciclo de este disco… ¿hay novedades para un próximo lanzamiento?

Ahorita justo estamos componiendo. Estamos haciendo algunas rolas y nos hemos dejado fluir. No queremos presionarnos ni sacar un disco exprés, queremos reconectarnos con la parte creativa de hacer un álbum, y que es un proceso muy bonito pero que no hemos hecho con un buen tiempo de dedicación. Básicamente estamos en eso, no hay fecha, hora o algo así sobre lo que se viene, pero sí te puedo decir que ya estamos escribiendo mucho.