Rasgando oídos y calmando la brutalidad; así estuvo el Festival Aural en la CDMX


Fotos por Ray Marmolejo

El Festival Aural llegó acompañado de mucho poder y figuras que pocas veces veríamos en un encuentro del tipo en la Ciudad de México… con casi una semana de eventos interrumpidos y corriendo con soltura, nos lanzamos a un par de ellos para ver, de primera mano –u ojo– qué traían los organizadores este año bajo su experimental manga.

El Cineconcierto Meliés y el magno show del Auditorio Nacional fueron parte de nuestra complicidad y asombro… sin más, así nos fue en esta sazonada fiesta:

Cineconcierto de Meliés

Desde que se revelaron las actividades de Aural, el cine concierto en el Auditorio Blackberry fue uno de los más esperados. Y es que una combinación ganadora como la de Lee Ranaldo,  John Medeski, Kenny Grohowski y Mike Rivard no se ve todos los días.

Cuatro leyendas musicalizando los cortos de George Meliés; el genio que detonó la magia del cine fue lo que se prometió y el resultado fue mucho mayor al que todos esperábamos.

Con todos de pie y algunos más en sus asientos, comenzaron las proyecciones. Y así, la falta de audio característica de los filmes de la época, fue el punto de encuentro entre la magia del cine y la música. La interpretación de lo que ocurría en la pantalla era perfectamente ejecutado por cada uno de los músicos. Sí, todo estaba en su lugar y la improvisación fue uno de los puntos que mayor valor dio al espectáculo.

Así fueron desfilando “El Alquimista Alucinado”, “El Melómano”, “Alucinaciones Farmacéuticas” y “Fausto en los Infiernos”. Y mientras la guitarra de Lee Ranaldo brillaba en todo su esplendor, los tonos lúgubres del órgano de Medeski, la brutal batería de Grohowski, la profundidad del bajo de Rivard y hasta la inesperada aparición de Nick Shellenberger, vocalista de Cleric,  hicieron del  show uno para recordar.

Así terminaba la primera parte de la proyección, la dedicada al cine en blanco y negro. Tocó turno a los cortos a color y el primero en aparecer fue “El Viaje de Gullivert”, seguido por “El Reino de las Hadas” y cerrar con broche de oro con “El Viaje a la Luna”, el más icónico de los trabajos de Meliés.

Al final no hizo falta decir más, acabábamos de presenciar una demostración de magia que difícilmente volveremos a experimentar… al menos hasta la próxima edición del Festival Aural.

dsc00051j dsc00290j dsc00359j dsc00434j

Godflesh en Lunario

Una demostración de brutalidad sonora y de belleza industrial fue lo que inundó el Lunario del Auditorio Nacional. Nada que decir sobre las altas expectativas que se generaron desde el anuncio de las actividades de Aural, y sin dudar, uno de los platos fuertes era este show.

Cleric, Simulacrum y Godflesh serían los encargados de reventar la noche y vaya que cumplieron. Cleric fue el primer acto con su metal experimental; pura potencia y un virtuosismo que nunca perdió la brutalidad propia del santo género. Nada mal para comenzar.

El siguiente acto fue uno de los más sorprendentes, pues Simulacrum subió al escenario y John Medeski,  Kenny Grohowski y Matt Hollenberg hicieron gala de sus talentos individuales con una demostración de que no hay nada más complejo que improvisar. Ah sí, y fue su primera vez en nuestro México lindo y querido.

Y al final llegó el momento que todo mundo estaba esperando: Godflesh por primera vez en nuestro país. Y así, con el público predispuesto, el dúo inglés puso a mover la cabeza a todos con su metal industrial, capaz de rasgar oídos y calmar las ansias de brutalidad.

dsc00035j dsc00631j dsc01008j