Bajo la oscuridad, esperamos la caída de los ángeles de Nephilim; Diseccionamos su EP debut

Sonidos de metal para caer del cielo

Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma forma que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza…”. (Judas 1:6)

Fotos y texto: por Enrique López Moreno

Arrancaba el mes de abril y ya se nos arrebata otra hora más a nuestras vidas, pero antes de que el tiempo se nos adelantara, visitamos La Comandancia Metal. Allí en tierra de gigantes, caídos del cielo, Sons of Nephilim hacía presencia, acompañándoles la banda abridora y de evidente amistad, Caligatum, de Guadalajara.

Insurgentes sur 1194 fue el portal que se abrió para los amantes del metal y así, ver el nacimiento del primer EP en vivo de la banda mexicana Sons of Nephilim, creada por la vocalista y líder de la banda, Jhoana Sánchez.

¿Desde hace cuánto que no compras un CD? Es posible que si eres de los llamados “millennials” ni idea tengas de cómo demonios se usa un CD, pero para los de la fractura del 2000, era todo un ritual adquirir uno, adentrarse y clavarse con el diseño de la portada, apreciar el orden de la rolas e identificar si había balance o no en cada una de las pistas que lo integraban.

Para mí (dentro de Ultramarinos.Co), es muy emocionante el poder reseñar un CD calientito, recién hecho. Básicamente porque ya no es fácil ver que alguien compre un disco y mucho menos que entre cuates se hable de él. (Es comprensible que dada la economía paupérrima que nos ha tocado vivir, inhiba la adquisición de cultura. Antes la canasta básica daba para muchas cosas, hoy si bien nos va sólo vemos a la canasta y párenle de contar).

Pero dejemos las estadísticas macro y micro económicas para contemplar el diseño y contenido de los 5 tracks que componen este EP, epónimo de la banda.

De entrada, el diseño gráfico estuvo a cargo de Ricardo Ricciardulli; elaborado en un papel cartón (que abarata costos y lo vuelve asequible), el sello discográfico es Silent Stream Records. Éste EP nos narra el significado de la banda.

Nephilim o Nefilim proviene del hebreo, que significa “caer” o “nacidos al caer”. Son seres que se mencionan en la biblia, particularmente en el Génesis. La leyenda, inspirada en la mitología griega, describe a unos “ángeles” que al caer del cielo, se casaron con las mujeres más hermosas de la tierra”; de esa relación “impía” nacieron unos “gigantes malvados”…

Por tanto en la portada de este EP, Sons of Nephilim, observamos a una hermosa mujer, de cabellos rojos y mirada piadosa mirando al cielo, postrada de rodillas en algún monte rocoso, mientras una lanza cruza su cuerpo. Bajo ella, un gigante oscuro levanta un brazo al cielo, todo envuelto en una atmósfera diluvial que ve caer dramáticamente a unos ángeles.

Dentro, cinco rolas nos conducirán por (1) “El PURGATORIO”, hacia (2) “EN LA OSCURIDAD”, reclamando (3) “NUESTRA LIBERTAD”, estando (4) “EN SILENCIO” por (5) “LA TORMENTA”

Sons of Nephilim señala tener influencias de Lacuna Coil (banda italo-norteamericana que visitó recientemente nuestro país), su sonido es bastante balanceado y se describe como una banda de metal alternativo, sin embargo, en “Nuestra Libertad” logran un sonido extraordinario entre el metal y el metal electrónico.

Las guitarras acentúan la voz ronca y masculina que abrazan perfectamente a la voz de Jhoana. En tanto la batería va marcando los pasos y brincos de esta narración apocalíptica de estos “nacidos al caer”.

La pista cuatro es una balada que ofrece un despertar, es una pieza enteramente pianística y casi a capela (acompañada por Phillip Morrison), pretexto genial para apreciar la tersa voz de la vocalista y su experiencia vocal.

En general, es una delicia escuchar este primer EP de la banda, y aunque falte material, seguramente van a lograr más. La voz de Jhoana es de una experiencia grandilocuente, al menos en el CD. Sons of Nephilim es aun el primer experimento y más ejercicios vocales harían de la banda una más completa.

En vivo, Sons of Nephilim suena muy bien, siempre y cuando se tenga a un buen ingeniero de sonido, que sepa de qué está hecha la banda y el sonido que pretenden ofrecer; algo que ocurrió en su primer presentación; un sonido envolvente donde las guitarras nunca opacaron la voz, y una batería pulsante que marcaba muy bien la secuencia.

¿Más de Sons of Nephilim?  https://www.facebook.com/SonsOfNephilimmx/ o bien https://www.facebook.com/lilithnights