La música tradicional es algo que, casi siempre, descartan nuestras mentes tan acostumbradas a lo pop y a lo de moda. Sin embargo, la relación entre una y otra no está tan lejana, y así lo dejan ver proyectos como Ampersan, banda jalisciense que en este 2017 celebran diez años de fusionar el folklor mexa y de Latinoamérica con los elementos de la música contemporánea.

En esta ocasión y antes de su participación en el Artney Festival (celebrado en Colima), charlamos con Kevin García sobre los festejos de sus diez años como banda, del papel de los sonidos tradicionales en el mundo del pop, y sobre los retos que implica crear música para otras disciplinas como el cine o la danza.

¿Quiénes son Ampersan y qué representa su música?

Somos una banda originaria de Jalisco, formados en 2007, y en estos años hemos editado un par de discos de estudio y uno en más en vivo y en dvd. Nuestra música nos ha permitido hacer giras por España, Portugal, Alemania, Uruguay, Argentina, Guatemala, Estados Unidos y gran parte de México.

Hemos colaborado con otras disciplinas como el cine, teatro, danza y hemos musicalizado poemas. Con motivo de los 10 años estamos por lanzar un disco conmemorativo que reúne temas de los dos materiales de estudio y contiene cinco canciones inéditas; el disco de aniversario saldrá en verano y con él nos vamos de gira a Alemania por allá de julio y agosto.

La música de Ampersan es una cuidadosa mezcla de ritmos y recursos de la música folklorica local y latina, pero ¿cómo defines el sonido de la banda?

Es la pregunta del millón (risas). A nosotros mismos nos cuesta mucho trabajo definirnos, por momentos cambia de color, pero a mí me gusta llamarlo ecléctico, sintético, música de mestizaje.

Creo que el término que más se acerca es el de raíz fusión, pues trae los conceptos de la tradición, el legado cultural que traemos como mexicanos y cómo lo fusionamos con la música contemporánea, la electrónica, con música del mundo… queremos ser libres en el aspecto creativo, nos dejamos llevar por lo que nos gusta y lo que aporta cada uno de los músicos.

¿Y de dónde viene la relación tan estrecha entre Ampersan y la literatura?

Viene desde la prehistoria de la banda, Zindu y yo, además de coincidir en las clases de música, lo hicimos en un taller con nuestro amigo Ricardo Yañez, maestro y poeta y con quien empezamos a trabajar la parte de musicalizar poemas. También tomamos un taller de sensibilización a la creatividad que nos sirvió mucho interpretativamente y compositivamente, es parte de la formación artística. Zindu estudió letras y de ahí venía el interés, cuando empezó Ampersan ya teníamos varias cosas que fuimos retomando después.

La música de la banda ha estado presente igual en cine que en poemas y hasta en espectáculos de danza, ¿qué tan diferente es adaptar la música a disciplinas tan diferentes?

Dependiendo de la dirección es cómo se da, a veces haces música para danza y es una cosa que se queda grabada, pero otras veces haces música en vivo en el mismo espacio donde se da el espectáculo y es una experiencia súper bonita, pues la danza y la música son dos disciplinas que debieron haber nacido juntas.

En la parte de cine, lo mejor es ver todo el movimiento que se hace; apenas salimos en “Tesoros”, la última película de Maria Novaro, hicimos música dentro y fuera de cámara, estuvimos en la escena tocando en vivo y es muy bonito ver cómo tanta gente se puede organizar para que algo salga tan bien.

Acá se sigue escuchando la predominancia de la música más anglosajona […] Uno de los aspectos que debemos rescatar en proyectos como Ampersan es mostrar lo interesante que tenemos nosotros y apostar por la paleta sonora local en momentos globalizados.

¿Qué tan diferente es su música en vivo que en el estudio?

Siempre hemos tratado de llevar la experiencia del en vivo al estudio, no nos hemos quedado sólo con los discos, por ahí está el concierto en dvd, incluso el disco conmemorativo por los diez años se capturó en un concierto y tiene toda esa vibra del en vivo.

Nuestro segundo disco de estudio lo grabamos tocando todos juntos como banda, un poco como se hacía antes, y eso hizo que captara la naturalidad de la música que traemos. El “Flor de Biznaga”, el primer disco, fue nuestro experimento más de estudio: grabamos tomas, editábamos, invitábamos amigos y nos llevó más tiempo, así que decidimos quedarnos con la manera de grabar en vivo, en parte, para agilizar cosas en la producción.

Cuéntanos más sobre los temas inéditos que se incluirán en el nuevo disco…

El disco próximo fue grabado en un concierto que se dio en Guadalajara y todo el repertorio de esa noche está en ese material, esos temas inéditos tampoco habían sido grabados, pero ya los habíamos tocado en las presentaciones, y ahora, con el pretexto de los 10 años, decidimos que estuvieran como agradecimiento al público, creativos y artistas que nos han apoyado, es una ofrenda al trabajo y a todo lo que se puede hacer con amor.

Y como me dijiste, estos diez años de Ampersan también los van a llevar de gira por Europa…

Sí, es la tercera vez que vamos a Europa. Llegamos por primera vez a Alemania en 2011 y tocamos en varios barecillos, en la calle, queríamos conocer y dejar la semilla de nuestra música. Pasaron cinco años para que volviéramos y el año pasado nos invitaron a un festival en Portugal; las condiciones fueron otras, tuvimos vuelos, hospedaje, alimentos y con ese pretexto volvimos a Alemania y al País Vasco a visitar amigos y regar la plantita de nuestra música. Estuvimos como dos meses, hicimos un montón de conciertos y algo que dejó ese viaje fueron nuevos amigos, nuevos contactos.

Desde diciembre, un amigo italiano que vive en Alemania me empezó a mandar cartas de invitaciones a festivales, solicitamos un apoyo de movilidad al estado de Jalisco, nos apoyaron y nos vamos ahora con muchas más expectativas. Vamos a estar en un festival llamado Mosh Air Festival, en uno de los escenarios importantes.

¿Cuál es la reacción del público europeo cuando un grupo mexicano va y les muestra la música tradicional de estas latitudes?

En una presentación se pueden percibir diferentes aspectos; por un lado, están los alemanes que reconocen algo en eso que estamos tocando, responden efectivamente, sobre todo a lo enérgico de los ritmos y las voces. Por otro lado, están los latinos que viven allá, y que cuando se enteran que vas a tocar, todos van. Hay gente de Colombia, de México, Argentina, Uruguay… se conectan los latinos y hacen su fiesta. De pronto también te encuentras con armenios y con gente de los Balcanes y otras culturas… en Alemania hay mucha diversidad cultural, eso permite que un proyecto como el nuestro entre en esas escenas.

¿Es muy diferente esa recepción de su música a la que tienen acá en México?

Acá se sigue escuchando la predominancia de la música más anglosajona. Muchas bandas mexicanas están cantando en inglés, haciendo música como rock más estadounidense y tiene que ver con que creemos que lo de afuera es más interesante que lo de adentro. Uno de los aspectos que debemos rescatar en proyectos como Ampersan es mostrar lo interesante que tenemos nosotros y apostar por la paleta sonora local en momentos globalizados.

¿Cómo fusionan el folklor de la música tradicional con los elementos de la música pop? 

Siempre lo hemos tratado de llevar con naturalidad, no forzamos las cosas, a veces pruebas un sintetizador en una pieza tradicional y te das cuenta de que no le queda y la dejas sólo con violín… hay piezas que se prestan más a eso, en cambio, hay otras que no nacen tan de lo tradicional y nos permiten meterles guitarras eléctricas, sintetizadores, samples y todo eso.

Este fin de semana van a ser parte de Artney Festival, ¿cuáles son sus expectativas?

Estamos bien emocionados, es nuestra primera vez tocando en Colima, llevamos años platicando sobre esa posibilidad y justo después de 10 años como banda nos toca ir… y no podemos pedir algo mejor que tocar en el Artney Festival, que es gran referente de los festivales independientes en México actualmente y, además, fuera de la capital.

¿Qué debemos esperar de Ampersan en el festival?

Vamos con un ensamble bastante nutrido, va a estar E, un baterista con influencias de jazz y música latina, estará Vico Díaz, Ernesto Cano con violín y percusiones, Zindu, yo… tiene varios años que no tocamos como ensamble y esta vez lo haremos porque queremos celebrar el concierto de manera muy enérgica.