TITAN nunca se fue: Desde el 92’, la banda integrada por Julián Lede, Jay de la Cueva y Emilio Acevedo, se ha mantenido en activo con tan solo cuatro lanzamientos que han hecho de su discografía, una que –y a través de la electrónica, las guitarras, el progresivo, lo barato y “las maquinitas” – bien podría ser un archivo fuente de todo lo que el género ha significado para el país en las últimas dos décadas; un recorrido desde su inicial ‘Terrodisco’, la calavera, y hasta el más tenebroso ‘Dama’, el más reciente LP del combo capitalino estrenado apenas el año pasado.

La noche, la fiesta, el combustible de ella; la broma, la grosería, lo incómodo; los samples, los sintes, el baile… todo sigue siendo parte de la entraña sonora del trío al igual que hace más de diez años, pero ahora, entintada bajo tonos más oscuros y que los acercan a esa agreste vena de la electrónica que les era poco socorrida y en la que, apoyados de voces como las de Gary Numan, instalan a TITAN en un nuevo y sombrío concepto.

Luego del estreno de “Dark Rain”, hablamos con Julián Lede sobre ser una “nueva” banda, lo “pesadillesco” de ella, lo que se dice y no en la música mexicana, estar en una major y en la independencia, ser culeros, anécdotas de los noventas, su primer demo en casete y de cómo siempre tener algo qué decir:


Acaban de sacar el sencillo con Gary Numan, pero, ¿ya tenían pensado grabar el video de “Dark Rain” desde que colaboraron con él en la canción?

Fíjate que desde el principio teníamos a Gary Numan en la mira, nos gusta un montón a los tres, tiene unos discazos y tiene una voz bastante peculiar, entonces fue como una de las colaboraciones que teníamos bastante claro que queríamos hacer, y la verdad ha sido un lujo, y eso desde que grabamos la canción y se aventó las vocales… ya luego lo trajimos a México a filmar el video y cuajó de maravilla.

Al final, ¿este era el video que tanto ustedes como Gary esperaban?

Pues sí, la verdad creo que hay como una constante en los videos que hemos hecho de este disco y creo que hay una cuestión “pesadillesca” en general; el video de “Dama Fina” tiene esta onda de terror, igual con “El Rey del Swing”… es un lugar común que estamos manejando alrededor del disco, y en este caso con “Dark Rain”, salió una pesadilla más relacionada con la locura.

Y aunque existe este concepto -una especie de serie- que bien puede ir desde lo sagrado hasta lo demoniaco, ¿pudo haber otra forma de representar visualmente lo nuevo de TITAN?

Creo que siempre puede haber muchas formas, y eso está relacionado directamente con quienes trabajamos, de hecho, “El Rey del Swing” y “Dama Fina” se hicieron con la misma persona. Obvio tiene que ver con los directores, y lo que nos gusta es que hay un concepto y una dirección bastante clara.

Este sonido, oscuro a secas –porque está lleno de matices– supongo que podría venir también de la influencia de cada uno de sus proyectos individuales, ¿no?; ¿Cuál podría ser el núcleo sonoro de TITAN ahora? porque también se perciben como una banda “nueva”…

Creo que algo que estuvimos hablando bastante era esta idea de sorprendernos, es decir, sí quisimos hacer esto diferente, desde la hora de componer las canciones y abordar la música, queríamos renovarnos, sobre todo porque nos conocemos y llevamos trabajando bastante tiempo. Teníamos esa necesidad de sorpresa, y en ese sentido, sí se siente a TITAN como una banda nueva de alguna forma, sí hay una cuestión de volver a salir y no repetirnos… también hay un sentido del humor que, creo, TITAN siempre lo ha tenido –bastante torcido, pero está presente.

Por otro lado, nos interesó mucho esta parte de las colaboraciones, siempre es muy enriquecedor trabajar con otros músicos que, sobre todo, respetas y admiras lo que hacen, como Gary Numan, por ejemplo, él nunca había cantado algo así con nadie, y esto fue porque le gustó la canción y la dirección que queríamos tomar como banda.  

 

©Mark Powell

Había ciertos lugares donde dábamos entrevistas, tele o radio, donde no nos dejaban entrar porque estaban esperando que fuera una banda de mujeres quienes dieran la entrevista, y adivina, por la canción de “Corazón”, chale, ¿no?

Y esta oscuridad sonora, creo, también podría venir de instrumentaciones más clásicas, incluso una de sus canciones se llama “Tchaikovsky”, ¿es una especie de guiño a eso? Hasta la canción tiene ese tinte sinfónico pero progresivo de TITAN…

Sí, o sea, por un lado creo que ahí radica ese sentido del humor que puede manejar TITAN, bastante abstracto a veces: Tchaikovsky fue de las primeras personas que hizo piezas de baile, y hay un cierto coqueteo con esa idea, pero en el fondo nos parecía bastante, pues, como chistoso, tener una letra que dijera eso y nada más, aparte como gritado, creo que es así de simple la broma, pero también son bastante elaboradas porque la canción sí tiene ese acercamiento con la música progresiva definitivamente.

Y además de ese humor retorcido, algo de donde siempre han tenido inspiración es la vida nocturna, ¿sigue siendo parte de?

Creo que siempre ha estado, y creo que también TITAN se presta mucho como una banda para tocar en fiestas. Nos interesa definitivamente la vida nocturna, todos los discos tienen eso en común: la fiesta, el baile… creo que sí nos gusta y nos ha caracterizado.

La vida nocturna, la fiesta… este disco lo abrieron hablando sobre drogas: “Dama Fina” es ese primer golpe, y ese detalle temático, la onda de las drogas, es algo que ustedes como TITAN han relatado de un montón de formas diferentes, ¿por qué nadie está hablando de esto en México como lo ha hecho TITAN y lo sigue haciendo?, ¿por qué es un tema evadido?

Pues sí, la verdad es que hay varias cosas que son evadidas y que nos extrañan tanto, por ejemplo, el sonido del disco es más oscuro y toca ciertos temas que están sucediendo todos los días, como las drogas. Algo que me extraña es que, de pronto, los músicos no tienen contacto con la realidad y hablan de cosas que no suceden, lo que quisimos en este caso es hablar de lo que está presente, pues, para todos los jóvenes que nos vamos de fiesta ja ja.

¿Qué otras cosas crees que sean evadidas actualmente?, ¿Qué no toman los músicos como parte de la realidad o no de forma cercana?

Creo que una cosa muy fuerte es lo que está pasando en el país, todos lo tenemos extremadamente presente y es extremadamente grave, es algo que no habíamos vivido en México antes, el estar en una situación así, y nadie habla de lo que pasa, es como si no existiera. Creo que justo el rock o la electrónica en términos generales, tiene esa relación directa con el día a día, con la inmediatez, y claro, si hablas de esto no debe ser de forma abierta ni obvia, pero de pronto sí se evaden demasiado las cosas y es muy extraño… si en este caso nos salió un disco más oscuro de lo normal, probablemente también tiene que ver con eso.

Con lo que estamos viviendo…

Yo creo que si, como te decía, nunca se había vivido una situación así en el país, por lo menos desde hace cien años.

Y continuando con eso, ¿siguen siendo una banda que incomoda? En los noventas lo hicieron y eso los llevó a todo el mundo…

Pues espero que sí, eso me gustaría pensar. Lo que me gusta de TITAN es que, cuando hacemos un disco es porque tenemos algo qué decir, no nos metemos al estudio cada año y grabamos algo por inercia, nos tomamos el tiempo para madurar ideas y salir con algo interesante, eso es muy saludable como grupo, pero obviamente en un principio, TITAN era un grupo más extraño que hacía electrónica que no sonaba en todos lados, ahora toda esta cuestión de las máquinas y los sintes ha permeado la música en general, pero antes sí que era una anormalidad completamente. Así ha sido nuestra manera de trabajar y lo seguiremos haciendo, habrá gente que le guste y a quien no le interese, pero cada quien puede decidir la cochinada que quiera escuchar.

¿Entonces TITAN sí fue –en aquellos años– una banda que se adelantó a su tiempo?

Fíjate que nos pasaron cosas bastante peculiares estando de gira y haciendo entrevistas, por ejemplo, siempre nos preguntaban por el baterista, era una constante, y cuando les decíamos que no, que no había baterista y que usábamos cajas de ritmos, como que no, la gente no entendía cómo es que trabajamos… ah, y cuando nos preguntaban que quién cantaba, y pues, nadie canta… entonces era un malentendido todo. También había ciertos lugares donde dábamos entrevistas, tele o radio, donde no nos dejaban entrar porque estaban esperando que fuera una banda de mujeres quienes dieran la entrevista, y adivina, por la canción de “Corazón”, chale, ¿no?; les decíamos que TITAN éramos nosotros, que eso que se escucha en realidad eran samples, y bueno, en algunas sí no nos dejaron entrar, nos decían cosas como “¿Cómo van a ser ustedes?”.

Ahora ya todo mundo sabe qué es un sample, pero vivimos cosas bastante particulares en aquellos años, y ahora, en este momento en que estábamos tan acostumbrados a trabajar de una forma tan instrumental, una manera de darle la vuelta a la banda fue buscar estas colaboraciones en las vocales y acercarnos más a una canción en forma, para nosotros fue una manera de renovarnos.

©Mark Powell

Cuando estábamos en una grande creo que sufrimos bastante, los malentendidos eran muy complicados, los tiempos burocráticos también, pero por otro lado, toureamos por todo el mundo […] la independencia tiene sus encantos, y uno de ellos es la combinación de tiempo, dinero y esfuerzo, eso hace bastante saludable al proyecto pero también tiene sus limitaciones…

En aquellos años, ¿qué música escuchaban?, ¿qué los influenciaba?

Fíjate que depende de qué disco o época estemos hablando, por ejemplo, en el homónimo –el de la calavera– sí estábamos coqueteando mucho con el rock primigenio de México, sobre todo con grupos como los Dug Dug’s, incluso con cosas como las de Three Souls in my Mind… pero al principio sí teníamos muy claro que queríamos hacer esto para la fiesta, para bailar, y rescatábamos un montón de cosas de la música disco –eso era el 92– y toda la parte barata del género como los violines. Con ‘Elevator’ fue otro viaje, nos metimos más en el lo fi. Cada disco que hemos hecho tiene una identidad bien definida.

Y sobre esos años, no es nuevo que durante su estancia con un sello grande las cosas no fueron las mejores, no estaban viviendo el sueño como tal –o quizás sí. Y ahora, con ‘Dama’, se encuentran en la independencia, como en su último disco, ¿siempre será mejor indie que major?

Pues sí, la industria ha cambiado bastante y ser independiente se ha vuelto más común, pero cada cosa tiene sus ventajas y desventajas: cuando estábamos en una grande creo que sufrimos bastante, los malentendidos eran muy complicados, los tiempos burocráticos también, pero por otro lado, toureamos por todo el mundo, entonces sí era como un musculo bastante poderoso… la independencia tiene sus encantos, y uno de ellos es la combinación de tiempo, dinero y esfuerzo, eso hace bastante saludable al proyecto pero también tiene sus limitaciones. Para mí, esta es la segunda vez que salgo con un sello independiente para mover las cosas que a mí me interesan, me funciona muy bien, y soy bastante feliz de estar trabajando de esta manera, el proyecto es muy claro y también su dirección, uno siente que tiene las riendas de su vida y eso para mí ya es muy sano.

Además de que ser independiente no significa ser pequeño…

No, a estas alturas y cómo se mueve la industria, eso ya no tiene nada que ver. Antes sí era así, todo mundo empujaba para entrar en una grande porque estar en una indie significaba estar en algo menor, pero la verdad es que ya no funciona así, en lo más mínimo. Creo que ahora los sellos independientes son quienes tienen mayor fuerza y más propuesta, las grandes discográficas se fueron a lo que más vende y ya no hay una búsqueda musical sino de billete, en ese sentido los sellos independientes son los más propositivos.

Y hablando de sellos independientes, ¿Cuál te gusta?, ¿de cuál podrías ser fan?

¿De cuál podría ser fan? Pues, a mí me gusta el mío ja ja. Épico.mx

La verdad me he desconectado un poco de qué está haciendo cada sello, de pronto escucho más a las bandas. Creo que esa cuestión en la que el nombre de los sellos era algo importante ha pasado un poco, pienso que se han ido más hacia atrás para llevar a las bandas al frente, uno ya más bien percibe a los grupos, y eso está bien, pero no por eso significa que sean menos importantes.

Y regresando a los noventas y sobre ese primer casete demo de TITAN, ¿aún tienen algunos?, ¿O es prácticamente un objeto de museo?

Espero que no sea de museo porque eso significa que está muerto ja ja. Fíjate que antes de grabar este disco, Emilio y yo empezamos a rascarle y encontramos como tres cajitas de cosas que grabamos hace muchísimo… y la idea era rescatar este material para editarlo, pero nos enfrascamos en grabar ‘Dama’ y es algo que dejamos pendiente. Hay un montón de material que grabamos en cinta, solo es cuestión de escuchar, seleccionar, hacer un tiraje y rescatar lo que más vale la pena.

Además de que, aparte del revival del vinilo, hay un fuerte regreso del casete últimamente, ¿valdría la pena lanzar algo así como TITAN? Regresar al formato como ya lo hicieron en su momento…

Definitivamente, el casete es uno de los formatos que más disfruto, me encanta. Mi primera colección significativa de música la tengo en casete; hubo una época en donde acceder a la música no era tan sencillo y la información no corría tanto, entonces, el amigo que conseguía un disco, o se lo traía del gabacho o en una vuelta a otro lado, de ahí todo mundo se lo pirateaba a casete y lo grababa. Sería increíble, y muy pertinente, sacar ese material así, estaría muy suave, es muy buena idea.

Y luego de todos estos años, y viendo en retrospectiva, ¿cuál ha sido el mayor acierto y error de TITAN?

Ah, qué pregunta tan complicada ja ja, no pues, el mayor acierto… creo que ha habido varios…

Ajá, o varios…

Pues creo que los aciertos son los discos en sí: los veo, los escucho y me gustan, están bastante bien construidos. Errores… pues, creo que tal vez en el pasado éramos extremadamente arrogantes, luego uno la caga un poco, pero bueno, es parte de ser culero ja ja.

¿Y qué tan culeros fueron?

Pues creo que le tomábamos el pelo a mucha gente con la que hablábamos y también a mucha gente del medio, luego pendejeabamos a unos cuantos o no éramos las personas más agradables con la prensa.

¡Y eso ha cambiado, supongo!

La verdad que sí, sí ha cambiado, pero sí manejábamos cierto nivel de arrogancia hace años.

Por último, en el disco está la “dama fina” y la “dama negra”, ¿Cuál prefieren?

No pues, ahora sí que TITAN prefiere a las damas, en general: pueden ser finas, negras, blancas, mulatas… pero damas.