La primera vez que escuché a Cuco fue a través de una playlist; en un inicio pensaba que era una especie de nuevo rapero con bases electrónicas suaves y experimentación apenas precisa. Escuché más. Al poco tiempo ya había repetido los dos materiales con los que se ha convertido, hasta hoy, en una de las propuestas emergentes con mayor crecimiento en este año, ‘Wannabewithu’ y ‘Songs4u’, este último, con un trabajo más sesudo y sabio sobre los teclados y la incursión de instrumentos de viento poco usuales en este tipo de música, como por ejemplo, una trompeta.

Omar Banos, el individuo debajo de esas grandes gafas y ese cabello desparpajado -y quien apenas roza los 20 años-, no sólo se ha abierto paso entre las calles y foros de California, sino que ha abanderado un novedoso estilo que, y según él, ha “chocado” entre las viejas generaciones de chicanos que habitan en los condados de Los Ángeles, todo al mismo tiempo en que ha comenzado a colaborar con gente como Kali Uchis y encabezar el reciente festival Viva! Pomona.

El originario de México y radicado en Hawthorne habló con nosotros sobre su vida antes y después de ser Cuco, la música que produce, de cómo ser artista y de su siguiente presentación en el Nrmal Baja en el cálido y húmedo norte de nuestro país:

¿Cuál es la historia detrás de Cuco? Hay aún un halo de misterio alrededor de ti del que sabemos poco, pero, ¿cómo llega la música a tu vida?

Cuando tenía como ocho años mi mamá me empezó a llevar a clases de guitarra, ya después me puse a aprender solo en realidad, y sobre el curso natural del tiempo, me la pasaba experimentando con más instrumentos y con el tipo de sonidos que hacían… no tenía muchos amigos y siempre me la pasé haciendo música, mucha de mi vida adolescente fue así, ya para el tercer año de la preparatoria comencé a producir mis propias cosas. El nombre de Cuco en realidad siempre ha existido, mi familia siempre me ha llamado así, de hecho, mi mamá comenzó con eso diciendome “Cuckoo”, por eso de que estaba loco… y como mi familia es de México, siempre se refieren a mi como “el Cuco”.

¿Y fuiste siempre cercano a la música que haces actualmente?, ¿fue esta tu idea desde el inicio?

Eso es lo chistoso, porque nunca pensé en eso. Esto es como pop, pero no empecé precisamente así, inicié con ritmos de música de jazz y mucho rock pesado, especialmente porque eran los sonidos que estaban precargados en mis instrumentos, eran los ritmos que más usaba con los teclados que tenía. Ahora puedo decirte que me gustó mucho como pude transformar mi música de un género a otro, cosa que aún no sé cómo describir exactamente… pero terminó siendo como una mezcla entre las diferentes influencias que tengo y las épocas de mi vida.

¿Qué hay del proceso de cantar en inglés y español al mismo tiempo?, ¿También era parte del concepto de tu sonido?

Salió más que nada de forma natural, mis papás me hablan en español todos los días, así me comunico con ellos, y este spanglish salió así, como sin más, sentía que estaba en el ritmo natural de mis composiciones el poder fusionar este tipo de canto… y “Amor de siempre” y “Lo que siento” tienen esa esencia, recuerdo que la letra empezó a fluir nada más…

…es posible que sí escriba mucho sobre el amor y esas sensaciones, pero también me doy cuenta que de alguna forma eso va en contra de mucho del machismo que se vive en la comunidad latina de Estados Unidos. Solo te puedo decir que es algo más honesto, no puedo mentir sobre mis sentimientos.

¿Y qué tan difícil es escribir y cantar así, ya sabes, sin que suene a algo relativamente “fácil” o que rimara por inercia?

Nunca me pongo a pensar en si sonará bien o no; lo escribo, lo grabo, y queda, en realidad así funciona. No es que piense en ciertos elementos, sobre todo porque siempre he sido muy inseguro sobre mi música como para darle más vueltas, pero aunque tenga ciertas inseguridades, me ha terminado por encantar lo que hago. Difícil, no, fácil, tampoco, natural, sí.

Algo notorio sobre tus canciones es que los temas son, en su mayoría, sobre amor y romance…

Soy muy expresivo, la verdad, creo que soy una persona más cercana a lo sensitivo y a las emociones que a otra cosa, así escribo, y prácticamente todos mis temas nacen de mis propias experiencias: que si alguien me ha roto el corazón, si me enamoré de alguien, si me siento solo… y es cierto, es posible que sí escriba mucho sobre el amor y esas sensaciones, pero también me doy cuenta que de alguna forma eso va en contra de mucho del machismo que se vive en la comunidad latina de Estados Unidos. Solo te puedo decir que es algo más honesto, no puedo mentir sobre mis sentimientos.

¿Qué tanto existe ese machismo que mencionas?, ¿Cómo lo vives?

Sí hay algo, específicamente entre las generaciones más grandes, como los padres, los abuelos, los tíos y la gente mayor en general, incluso algunas personas de mi edad expresan ese machismo porque crecieron con mucho de ese razonamiento… claro que, y quizás aquí, no es tan extremo como “ oye, así no hace las cosas un hombre”, “esa no es la manera de ser”, “no llores”… no existe tanto ese tipo de comentarios en la comunidad, y sí es un poco más abierto que en otras ciudades del país. No hay un gran choque, pero existe en alguna escala. Yo, por mi parte y con la música que hago, intento trabajar en que la gente entienda que ese pensamiento no es parte de nosotros, no de una generación más joven.

¿Y has tenido esa especie de choque con otras generaciones en relación a tu música? Es decir, también estás retomando elementos de la música de antes…

No tantos, muchas personas como que entienden lo que hago y el concepto de este tipo de música, les evoca algo, y eso me parece increíble, que a cualquier persona de cualquier edad pueda gustarle mi música.

¿Y cómo es vivir en LA en ese sentido?, ¿Cuál es la visión que tiene un mexicano con tus características y con la música que realizas?

Bueno, no estoy precisamente en Los Ángeles, estoy en Hawthorne, donde están las playas… y pues más que nada, la música que se escucha aquí si tiene una vibra especial, algo como muy local, es un condado peculiar en donde hay gente de todos lados. Musicalmente es competido, pero siento que puedo representar con fuerza lo que hago, todos los días represento a mi ciudad y la diversidad que existe aquí, porque no solo es de mexicanos, aquí hay asiáticos, latinos, etc… somos una mezcla de muchísima gente y eso da como resultado un mar de influencias no solo musicales, sino culturales, por eso siento que mi música sí es un poco única, supongo que se alimenta de todo lo que se vive aquí.

Algo que creo es bastante genial es que no sólo tu música refleja el lugar de dónde vienes, sino también la parte visual de tu trabajo, por ejemplo, la portada de ‘Songs4U’: la tipografía, la rosa, y el contraste con un color más pastel…

Sí, por supuesto. Mucha de la música con la que crecí fue rock en inglés, pero también en español, por otra parte, mi mamá creció con muchos boleros como Los Panchos, Los Dandys… también mis abuelos tenían ese tipo de música sonando, como de Juan Gabriel, Vicente Fernández, etc. Y fíjate que también aquí, entre todos los chicanos, existe esta cultura del cholo, pero no es la que se ve tanto en películas, sino que se ha hecho una cultura muy enriquecida por el mexicano, algo siempre sobresalía de eso y me llamaba la atención, al final, crecí con eso, y cuando empecé en lo de la música mi meta no era darle un empuje quizás, político, o un discurso de ese estilo, nadie me empujó a eso, ¿sabes?, pero decir “soy mexicano, soy chicano” me dio un entendimiento más grande sobre lo que necesitas para ser un artista en general, y ser un artista chicano, creo, es algo muy único. Es cierto que la representación social que existe aquí no es realmente masiva, entonces empecé a sentir eso, y siento que es muy importante ser parte de este tipo de grupo, pero artística y musicalmente; no solo eres un músico, sino que tienes una carga cultural muy fuerte detrás de ti y raíces profundas que significan toda una historia musical.  

Hablemos de Cuco en vivo: leí hace poco algo sobre unos shows en patios, ¿estos eran en tu casa o cual es la historia?

En realidad esos shows nunca eran en mi patio, son parte de una serie de conciertos que ya existen; son unas personas que prestan su casa para tocar ahí y organizan ese tipo de eventos, así comencé a tocar, en esos backyards y también en algunos warehouses que se utilizaban, pero fue muy rápido, después ya comencé a trabajar en venues y conciertos más en forma.

Algo que me parece increíble es tu crecimiento como artista: te escuché por primera vez a inicios de este año, con “One And Only” en una playlist, y sí que fue un gran descubrimiento… pero luego de todo, ¿cómo lo tomas actualmente?

La verdad sí fue súper rápido, no me lo esperaba para nada porque mucha de mi música sí es experimentación, todo sucedió rapidísimo, aun así, hasta este día, sigo sin saber cómo, fue una bendición. Creo que a veces no puedo darme cuenta que esto en realidad está pasando, pero bien, supongo que siempre hay que tomar las cosas con calma.

¿Y cómo lo asimilas?, ¿Cuál es tu sentimiento actualmente?

A veces no lo digiero por completo, pero se siente como un tipo de nostalgia por lo veloz que fue todo, desde los shows en los patios hasta hoy, que ya estoy en festivales… pero también siento orgullo de que este trabajo, que ha sido de día y noche, ha funcionado. Estar viviendo este sueño es algo que me gustaría vivir por mucho tiempo, me siento orgulloso de mi mismo.

Como dices, ya estás en festivales… y vienes a México a tocar en Nrmal Baja, pero no es el primero en tu carrera…

Sería el segundo, exacto, el anterior fue Viva Pomona… pero sí sería mi primer festival y show fuera de Estados Unidos, eso sí.

¿Qué veremos en Rosarito? Sé que te presentas tanto en formato solista como con banda completa…

Va a ser show con banda completa y va a ser una experiencia diferente a lo que uno escucha en mí normalmente, realizamos una versión diferente de cada tema, algo muy especial para el en vivo, pues en realidad, disfruto que cada canción tenga elementos muy únicos que solo pueden experimentarse en ese formato.

¿Hace cuánto que no has estado en México?

La última vez que fui fue en 2015, fui a la Ciudad de México y a Puebla, fue muy bonito. La Ciudad de México me gusta mucho, pero no es mi tipo de lugar, me recuerda un poco a LA: el tráfico, la actividad de la gente… y yo soy una persona más calmada, de lugares más callados, de más lejos de las ciudades… pero para mí sí es una experiencia muy única estar en México.

¿Y qué viene para Cuco próximamente?, ¿Habrá nuevo material pronto? Es decir, tus lanzamientos tienen muy poco tiempo de estreno entre sí…

Pues hay algunos festivales en puerta y algunos otros shows, estoy trabajando también en un álbum que aún no sé si saldrá para finales de este año o inicios del que sigue. Hay varias cosas en la mesa, se va poniendo interesante.