Luego del lanzamiento de ‘Un Día Con Más Calma / AM’, Galgo ha cerrado el ciclo de dicha placa con el que sería, posiblemente, el sencillo de más intensidad emocional que han publicado en su trayectoria: “Que Se te Olvide”, un tema nostálgico que habla sobre el tiempo perdido, el olvido, y que además, se inspira en una historia encarnada por un familiar íntimamente cercano a la banda.

Hablamos con Adriana, voz en el el trío tapatío, sobre su último estreno y el video que lo acompaña, su transformación como músicos a lo largo de los años y cambios en su alineación, de dejar de ser ingenuos, de su siguiente material en puerta y del movimiento musical que vive Guadalajara hoy día:

Su último sencillo, “Que Se Te Olvide”, es una canción emocionalmente fuerte y cargada de una historia real, ¿cómo les ha ido con el sencillo y el video?

Ha tenido muy buena respuesta para ser una canción un poco triste, pero creo que por eso mismo la gente se ha sentido muy bien con ella, ha sido muy receptiva y se identifican de alguna forma… seguido nos mandan mensajes a la página y nos comentan sobre la canción.

¿Qué tipo de cosas les hacen llegar?, ¿Hay alguna anécdota interesante?

Hubo una chica que nos escribió hace poco y que, de hecho, conocí en alguna tocada, no recuerdo su nombre en este momento. Yo ya le había contado la historia de la canción y platiqué con ella, y cuando salió el video nos comentó que recordaba muy bien aquel día en que supo qué había detrás del tema. Es como poder convivir con toda la gente que nos escucha en cualquier plataforma, se me hizo muy padre como es que podemos interactuar así con todos.

Sobre el video, hicieron una especie de collage en el que, con videos viejos de cada uno, los proyectaron en ustedes mismos… ¿cómo surge esa idea?

La canción, más que triste, creo que es nostálgica: es sobre el tiempo perdido, las cosas que olvidamos, sobre crecer, ver atrás, y puede ser interpretada de varias formas… nos pusimos a pensar y dijimos “a ver, ¿cómo podemos rescatar todas estas visiones en un video?”, y al final, son todas estas memorias nuestras que podríamos olvidar en algún punto, pero que si estamos juntos, podemos rescatar, es como extrapolar las historias de cada uno y de todo lo que hemos vivido para compartirlo con nosotros mismos, es decir, somos el reflejo de lo que éramos antes, y eso nos pavimentó el camino de lo que somos ahora… y sí, literalmente vamos proyectando eso con videos de nuestra infancia, son nuestro reflejo.

¿Y qué tan difícil fue encontrar y escarbar en todos estos viejos videos?

Fue muy difícil en realidad, Diego fue quien más videos encontró porque su papá documentó toda su infancia y adolescencia. Sí fue un reto el encontrarlos, y también cambiar su formato, sobre todo porque algunos estaban en Beta o  Super-8, pero el hermano de Diego es cineasta y nos ayudó a desenterrar estos videos, transformarlos y que funcionara. Fue un reto, pero también fue bonito recordar cosas como el cumpleaños de la tía o más eventos.

¿Qué tan importantes son los videos para ustedes? El pasado, “Desaparecer” también contó con una producción singular…

Muy importante, porque en la era en que vivimos, la forma en que se comparte mucho la música es con un producto audiovisual, y es una manera más completa de dar a entender el contenido de la canción, es esa experiencia de, además de escucharla, verla, de sentirla de distintas maneras. Sí nos clavamos mucho en lo que hacemos, tratamos de no hacer la clásica historia de chico y chica que terminan la relación –y que también tiene una narrativa muy válida– pero creemos que debe ir más allá.

Es un gran cambio pasar de seis a tres integrantes, ahora tratamos de colaborar más entre nosotros, saber lo que cada uno piensa sobre lo que hace el otro, y aunque las canciones que hacemos podrían ser más convencionales en el sentido estructural, son más ricas musicalmente porque nos centramos mucho en los detalles…

“Que se te olvide” es también el ejemplo de que Galgo maduró mucho líricamente, y ‘Un Día con Más Calma’ ya es un trabajo con una influencia mucho más emotiva y directa que antes, ¿no?

Yo siento que ahora tenemos letras menos ingenuas, siento mucho crecimiento en ese sentido, escucho el disco anterior y siento que hablábamos desde un punto de vista más de ilusión, y ahora, después de todos los golpes de la vida, creo que nuestras letras han sido más reflexivas y nuestras metáforas sí son más complejas, nuestra música también es más introspectiva… me gusta, siento que las letras han caminado a nuestro ritmo y reflejan ese mood más de reflexionar.

¿Cuál podrían decir que es el momento más importante o sobresaliente dl material?, ¿”Que se te Olvide” podría ser?

Yo creo que sí, creo que aunque sean pocas canciones, la forma en que las acomodamos, con todo e interludios, hacen un producto muy ascendente, y no hacia la euforia, sino al sentimiento como tal, a la sensibilidad. Los últimos tracks sí significan un punto mucho más fuerte y más desgarrador en el disco, profundo, pero con mucha fuerza, creo que me gusta más esa parte final del disco, representa nuestro crecimiento y trayectoria como banda.

Un detalle interesante sobre Galgo son todos los cambios de alineación que han tenido, o más bien, su disminución, ¿cómo una banda sobrelleva estas decisiones en todo sentido? Musical, emocional, etc…

Pues sí cambia mucho, incluso eso ha cambiado la estructura de las canciones; antes éramos mucho más de esforzarnos por ser distintos, queríamos meter esto aquí, un precoro acá, un puente por allá… y el hecho de ser menos actualmente ha transformado esa estructura, tratamos de resolver lo que tenemos a menor escala pero a mayor conciencia y más prácticos, eso nos ha permitido enfocarnos en cada instrumento, todo a la par. Es un gran cambio pasar de seis a tres integrantes, ahora tratamos de colaborar más entre nosotros, saber lo que cada uno piensa sobre lo que hace el otro, y aunque las canciones que hacemos podrían ser más convencionales en el sentido estructural, son más ricas musicalmente porque nos centramos mucho en los detalles. Claro que es triste decir adiós a gente que formó gran parte de la historia de Galgo y lo que es la banda, pero creo que ha evolucionado para bien, y bueno, sí es más fácil ponerse de acuerdo (risas).

Este disco salió el año pasado, ¿hay música nueva de la banda en producción?

Si, de hecho el disco se divide en dos partes, digamos que son dos Ep’s, este fue ‘Un Día con más calma AM’, y el que sigue es el PM, que sale ya pronto y que es la continuación. Este Ep –el primero– es poquito más reflexivo, melancólico, con más calma como lo dice el nombre, es como ese día luego de una fiesta, o de desmadre o decepción… es esa mañana en la que despiertas y haces el recuento de los daños, y el nuevo, que completa todo, es más subido, más energético, digamos que cierra el ciclo del día.

¿Qué cambios hay para Galgo ahora?

No cambia mucho la verdad, seguimos por la misma línea, hay una canción que tiene algo muy leve de trip hop, y otra tiene algo mas rockero, algo diluido, pero sí cambiamos un poco, esencialmente es pop, pues el folk ya lo dejamos de lado realmente.

Hablemos un poco de Guadalajara, ¿cómo están las cosas actualmente en la capital tapatía?, ¿qué nuevas bandas hay, que está sucediendo allá?

Siento que hay muchas bandas nuevas que están emergiendo, sobre todo porque hemos podido coincidir y son más jóvenes que nosotros, traen un chip que nosotros no, parece muy generacional, son muy arrojados, no se preocupan por el asunto de cosas de medios o ese tipo de detalles, piensan en tener sus rolas, grabar y ya… aunque creo que en Guadalajara no se piensan mucho las cosas de todos modos, se tiene una preocupación más grande por tocar, esa es la esencia, dar a conocer música en el formato que sea. Guadalajara tiene mucha hambre de música nueva, y por lo mismo de que somos banda independiente, tratamos de ir a muchos shows, me llena de emoción ver a estas bandas nuevas, y sobre todo a chicas tocar en ellas; cuando yo empezaba no veía a tantas mujeres hacerlo, ahora veo a muchas y traen propuestas muy interesantes y que se despegan y desafían al cliché de la morra que es tierna, con ukulele y que canta bonito.

¿Quiénes son algunas de estas chicas?

Hay una chica que me gusta mucho que se llama María Centeno, ella fue la vocalista de La Garfield y está como solista, ella para mi personifica toda esta idea de lo que es ser cantautora; puede tocar con full band sin problema, pero si no tiene lo hace también, suena a un trip folkero, medio experimental, con loops en las voces. Otra chica que hay que ver es Ana Vera, es vocalista de una banda que se llama Taco Bamboo, son como reggae, y ella en su onda personal, aunque sí tiene un poco de reggae en su base, su voz e instrumentos se van por otra línea, usa violines, chelos y más cosas que hacen muy rica su propuesta. Guadalajara tiene cada vez más mujeres haciendo música y eso está increíble.