Islas estrena “Pulpos”: un trazo de electrónica submarina y brillos downtempo

Encontrarse con uno mismo en el misterio del litoral. ¿Cómo hacerlo?, ¿cómo hallarse?, ¿en qué momento lo habremos hecho ya? “Pulpos”, el más reciente lanzamiento de Islas -el proyecto encabezado por Ricardo Castillo- es una odisea a profundidades salinas; un viaje en altamar que se conduce por capas de sintetizadores de gran encerado.

El cuarto capítulo de esta saga es, hasta ahora, el embate más arriesgado y de mejor manufactura que el radicado en la Ciudad de México ha entregado; casi cuatro minutos de texturas que corren a través del synthpop, que operan con una maquinaria mayormente downtempo y que, con trazos de electrónica submarina, se despliegan brillos ambientales de ligera -casi imperceptible- psicodelia.

El video (dirigido por Paola Jiménez y con foto de Pepe Molina) es una burbujeante mezcla de agua corriendo en cascada, luces bitonos que se reflejan en azules y morados sobre un cuerpo, y al final, un desplante coreográfico en papeles tornasol.

Aquí se parte el agua. Lo nuevo de Islas es una revolución acuática que se aleja de lo conocido. Escucha “Pulpos”: