Sinceridad vestida de sencillez, así es la música de Las Ligas Menores, una de las bandas argentinas más apreciadas en nuestro país y a la que nunca habíamos tenido la oportunidad de ver en vivo… hasta ahora. Y es que el próximo fin de semana comienzan con una breve gira por el centro de México, tour en el que estarán mostrando lo mejor de su repertorio, mismo que incluye todos los clásicos y nuevos tonos que han ido emergiendo poco a poco.

Así pues, con pretexto de sus próximas fechas en el Foro Indierocks! (13 de octubre) y en La Capilla de los Muertos (15 de octubre), platicamos con la banda acerca de su labor y la de otras iguales desde la independencia en la escena argentina, sobre qué tan difícil es salir del país para mostrar el talento, y de cómo sus canciones se han convertido en himnos dentro y fuera de sus fronteras; dentro del corazón y fuera de los cuerpos:

Llevan seis años haciendo música y la esencia de la banda sigue manteniéndose fresca, creemos que es consecuencia de la forma casi espontánea en que surgió el proyecto…

Sí, justo Pablo, Mica y María eran amigos de la secundaria y se juntaban a ensayar por diversión. Un día se sumó Anabella y casi inmediatamente sentimos que se estaba generando algo interesante. Empezamos a ensayar algunos temas que teníamos escritos y juntos les fuimos dando forma, como “Miércoles”, “Accidente” y “Movimiento”.

Al poco tiempo, cuando llegó la hora de grabar el Ep ‘El Disco Suplente’ -para poder sumarnos al sello Laptra- se incorporó Nina para añadir teclados y percusiones a la banda. Gracias a que a la gente le empezó a gustar lo que estábamos haciendo y a que nunca hemos dejado de tocar, la banda siguió creciendo.

¿En qué ha cambiado el sonido y el quehacer de la banda después de este tiempo?

Nosotros fuimos creciendo junto con el desarrollo de la banda. Al comenzar nuestra carrera no teníamos experiencia previa de tocar en vivo, de grabar, ni de todo lo que implica estar en una banda, por ejemplo, tener la disciplina de ensayar, practicar… El sonido fue cambiando para mejor, o al menos eso creemos (risas).

A lo largo de estos años pudimos comprarnos mejores instrumentos y nos fuimos animando a experimentar más. Para el disco nuevo -que estamos grabando actualmente- incorporamos a un productor artístico, Tom Quintans (Bestia Bebé), y Lucas Rosetto como ingeniero de grabación y mezcla.

La oportunidad de formar parte de un sello como Laptra les llegó pronto, ¿qué representó para ustedes dar ese paso de manera tan temprana y cómo asumieron lo que vino después?

A nosotros nos ayudó mucho contar con el apoyo de un sello, y más aún, con el apoyo de bandas más grandes que de alguna manera nos señalaron el camino. Nosotros éramos seguidores de todas las bandas de Laptra, solíamos ir a los recitales de 107 Faunos, de El Mató a un Policía Motorizado, y de repente, ser parte de esa familia fue como un sueño hecho realidad. Aún, al día de hoy, nos sigue significando mucho, nos apoyamos mucho entre bandas, y tener ese respaldo es impagable. Estar en un sello de bandas independientes autogestionado nos llevó por el buen camino.

¿Qué ha aportado Laptra al movimiento de bandas en Argentina? Muchos de los talentos del sello comparten ciertas características, incluso en cuanto a estilo y sonido se distinguen cierto matiz…

Quizás la diferencia que aporta Laptra tiene que ver con el modo en que funciona y los efectos que eso tiene en el resultado final que le llega al público. Es un colectivo horizontal, donde no hay un dueño o una organización muy estructurada. Cada banda aporta para sostener el proyecto y tiene una independencia artística.

En el interior de cada grupo se gestionan las fechas, se graban discos y se diseña una imagen que se expresa a través de los flyers y el arte de los discos. Nos apoyamos mucho mutuamente y el hecho de tener gustos compartidos quizás hace que también compartamos ciertas características en cuanto al estilo y sonido, pero cada banda no pierde su singularidad en el camino, sino todo lo contrario.

Desde los comienzos de la banda nos empezaron a llegar mensajes de gente que nos escuchaba en México o Chile, y era una locura. Creemos que hay una cuota de suerte en eso, en que te escuchen justo en el momento indicado y que les gustes.

En el tema de la autogestión y el trabajo con otras bandas, ¿cómo funciona la escena argentina? En México, por ejemplo, existen colectivos e iniciativas entre bandas que hacen más fácil la realización de shows…

Nosotros nos movemos casi exclusivamente dentro de la escena independiente. Existe una sororidad/fraternidad entre bandas que hace que, si a uno le va a bien, a todos nos va bien. Es mucho menos competitivo (para mal).

Después de un par de discos casi seguidos lanzaron un Ep con tres canciones que ya eran parte de su repertorio… ¿Cómo han manejado eso? Es como si hubiesen compuesto todas sus canciones y después dedicaran todo al en vivo.

La idea de sacar “Ni una Canción” el año pasado fue calmar un poco nuestra ansiedad por mostrar lo nuevo, cosa que ya venimos trabajando hace tiempo. Si bien hacía rato que la tocábamos en vivo, tenerla grabada y en formato digital nos hizo llegar a un público mayor que el que nos va a ver en vivo.

También incluimos un cover de “Pictures” de Galaxie 500 que hicimos para un tributo a la banda que armó Lo-Fi Records, y una versión nueva de “Mis Amigos”, que es una canción que subimos a YouTube en el 2011 y nunca habíamos grabado.

Actualmente, están trabajando en música nueva, se viene otro disco… Como banda, ¿en qué momento se encuentran?

Sí, no paramos de tocar en casi todo el año y todavía nos quedan muchos conciertos más. Es nuestra principal fuente de ingresos, lo que nos permite grabar y seguir editando música, por eso no paramos nunca. Justamente ahora estamos terminando de editar nuestro próximo disco que saldrá a principios de 2018.

 

Quizás la diferencia que aporta Laptra tiene que ver con el modo en que funciona… Es un colectivo horizontal, donde no hay un dueño o una organización muy estructurada. Cada banda aporta para sostener el proyecto y tiene una independencia artística.

En los tiempos de “A 1200 km” la música de Las Ligas llegó hasta México, ¿cómo hace una banda independiente para traspasar fronteras y sonar en otros países?

Nada de todo esto hubiera sido posible si no existiera internet. Desde los comienzos de la banda nos empezaron a llegar mensajes de gente que nos escuchaba en México o Chile, y era una locura. Creemos que hay una cuota de suerte en eso, en que te escuchen justo en el momento indicado y que les gustes. Pero obviamente para seguir sonando después de tantos años hay que trabajar.

Los viajes que hicimos estos años fueron gracias al trabajo de productoras independientes que nos apoyaron económicamente con mucho esfuerzo de su parte y a nosotros también nos tocó invertir en muchas ocasiones.

Tras casi 6 años como banda, muchos los pedían en nuestro país desde hace tiempo, ¿qué significa para ustedes esta visita?

Sí, 6 años es toda una vida y es la primera vez en esos 6 años que, a todas las personas que nos preguntan “¿Cuándo vienen a México?” podemos responderles con una fecha. Eso es muy emocionante. Nos pasamos años diciendo “ojalá podamos ir pronto” y gracias a los chicos de Violencia River y todo su equipo lo estamos pudiendo cumplir.

¿Qué tan diferente es tocar en un sitio nuevo donde muchos pueden no conocer su música, a llegar a otro como México, donde seguramente todos van a estar cantando sus canciones?

En abril, cuando fuimos a tocar a California, nos pasó que prácticamente nadie sabía quiénes éramos, y, sin embargo, varias personas se acercaron después de los recitales a contarnos que les había gustado nuestra presentación y algunos hasta se llevaban discos.

Por más que nadie te conozca siempre hay chances de que a alguien nuevo le gustes, entonces hay que animarse a tocar igual, seguramente te terminas llevando una grata sorpresa. Pero cuando estás tocando en la otra parte del mundo y de repente alguien canta un tema tuyo es muy conmovedor. Nunca dejamos de sorprendernos en las presentaciones.

¿Qué podemos esperar de su paso por nuestro país?

Tenemos algunas sorpresas para nuestras presentaciones, vamos a tocar temas del disco nuevo y por supuesto los clásicos de siempre.