Ir al festival WIRD es toda una experiencia. Es, sin duda alguna, uno de los encuentros sonoros más destacados que ocurren fuera de la Ciudad de México, y como bocado de entrada, su arriesgada, propositiva y genial curaduría, es una de las múltiples razones que hacen del festival un producto único. Uno que apuesta por un San Luis Potosí vivo y que descentraliza la escena musical independiente.

Con tan sólo un par de ediciones llevadas a cabo, WIRD se respalda no sólo en su escenario más grande, sino en una plataforma integral que suma y organiza shows todo el año, conformando así una labor entera como promotora y generadora de entretenimiento, y de paso, de cultura musical principalmente.

Rumbo a su tercera y esperada edición -tras una breve pausa el año pasado- WIRD regresa con un line up que, como siempre, se debate entre guitarras de calibres saturados, electrónica de producción exquisita y talentos underground que se encuentran a punto de estallar mediáticamente. Hablamos con Vladimir Zamarripa, cara y corazón detrás del festival, sobre los pormenores, objetivos, logros y misión de la plataforma que encabeza.

Wird 2015 | Foto: Venancio Villalobos

Dentro de toda la gama de festivales en México, el WIRD es uno de los que abandera la idea de descentralizar esta industria y llevarla a varios puntos del país -en su caso, SLP- , ¿qué es lo más importante de realizar esta labor?

Indirectamente, la descentralización es uno de los objetivos principales del WIRD: cuando empezamos la plataforma, idealizábamos un San Luis Potosí en donde ocurrieran cosas muy similares a las que solo teníamos acceso por Youtube… ya hemos demostrado que esto es posible: estos años nos hemos enfocado en generar experiencias similares a las que ocurren en lugares donde la música tiene una fuerte presencia social, y los festivales son ese punto de encuentro para toda una comunidad creativa encabezada por jóvenes.

Ojo aquí: cuando hablo de generar experiencias similares, me refiero al ambiente, a la dinámica de convivencia entre público, los artistas y demás involucrados, que creo, eso es lo más importante. Más que a, por ejemplo, tener una montaña rusa o una rueda de la fortuna en un evento. Aquí el gran reto para que esto suceda es que el público de la región se apropie del festival y lo haga suyo, sobre eso estamos trabajando.

Descentralizar cualquier industria es ya de por sí un reto, ¿cómo lograrlo?, ¿Cómo darse cuenta de que se están alcanzando objetivos?

Estoy convencido que, por el simple hecho de que el WIRD exista, se contribuye a este objetivo. Hemos logrado, con el apoyo de múltiples aliados que van desde amigos, familiares, músicos, creativos, colectivos, instituciones de gobierno y muchas iniciativas afines, generar una experiencia inédita en esta parte del país, lo cual nos tiene muy orgullosos.

¿Qué podría ser lo más difícil de hacer esto?

Hacer un festival es un proceso que implica mucho trabajo en distintas áreas: el aspecto creativo, comunicación, producción, logística, relaciones públicas, administrativo-legales, etc. La logística y la organización siempre son un dolor de cabeza, aunque el tema de los recursos es el mayor reto; desarrollar las estrategias para cubrir cada necesidad que nos permita generar una experiencia digna y de calidad es lo que más cuesta, por lo que cada elemento del WIRD es un logro.

El hecho de que el WIRD FESTIVAL no haya ocurrido el año pasado no quiere decir que hayamos tenido una pausa como plataforma, continuamos haciendo shows con bandas muy chidas como Lorelle Meets The Obsolote, RAKTA o Mint Field por mencionar algunas. El equipo nunca dejó de trabajar en realidad.

Detrás del WIRD, ¿cuánta gente hay involucrada?

El equipo base somos 6 personas, pero siempre tenemos colaboradores muy cercanos que salen año con año a ayudarnos a sacar esto adelante.

Como festival, ¿qué aspectos requieren de mayor cuidado y atención?, ¿Qué les ha enseñado el tiempo conforme cada edición o experiencias alternas?

Creo que la clave es la logística previa, durante y posterior al evento, hemos aprendido lo importante de programar cada uno de los procesos que suceden alrededor del festival.

Y a esto, y fuera del objetivo de descentralizar, ¿cuál podría ser el concepto del Festival Wird?, ¿Dónde lo encontramos?, ¿Es semejante a alguno en el país?

Somos un festival muy irreverente que tiene como filosofía el Hazlo Tú Mismo. Otro de los rasgos más evidentes de nuestra personalidad es el riesgo, esto al apostarle a cosas que consideramos altamente interesantes para el público de la región, pero con poca difusión de este lado del país. Considero que estos elementos son muy visibles en nuestra programación artística y de imagen.

Wird Festival 2015 | Foto: Venancio Villalobos

Ahora veo que muchos de los festivales que me gustan están más interesados en hacer de sus proyectos una acción de marketing más que una experiencia que represente a una comunidad, nosotros seguimos creyendo en esto y nos distinguimos por eso.

Y sobre San Luis Potosí, ¿qué se consume musicalmente?, ¿cómo recibe la ciudad esta curaduría y atracción de sonidos como los que trabajan mediante el WIRD?

En San Luis, los palenques, bailes y grandes conciertos siempre están llenos como en todos lados. Afortunadamente, las condiciones con las que empezamos han cambiado a nuestro favor, nuestro trabajo ha evidenciado la presencia de un público interesado en propuestas musicales innovadoras, pero ha sido todo un proceso que el público local entendiera qué onda con el WIRD, pero bueno, esta labor es continua y nunca termina.

Luego de un año en pausa y pocos rastros de un nuevo WIRD, ¿cuáles fueron los retos de esta edición?, ¿Qué pasó en estos dos años con la organización del festival?

El hecho de que el WIRD FESTIVAL no haya ocurrido el año pasado no quiere decir que hayamos tenido una pausa como plataforma, continuamos haciendo shows con bandas muy chidas como Lorelle Meets The Obsolote, RAKTA o Mint Field por mencionar algunas. El equipo nunca dejó de trabajar en realidad.

La decisión de mantener en hibernación el WIRD tuvo que ver con transiciones a nivel personal y conformar nuevas dinámicas de trabajo, ya que a nivel geográfico estamos un poco dispersos, pero como todo descanso, nos sirvió para recargar energía y seguir esforzándonos para consolidarnos como el Festival Alternativo del Centro Occidente de México.

Consolidarse significa diferenciarse del resto, ¿por qué el WIRD logra sobresalir?, ¿Es -como su nombre lo dice- el chico raro de los festivales?

Para mí, lo “raro” -más allá de la proyección de imagen que tengas- tiene que ver con la forma en que se hacen las cosas; ahora veo que muchos de los festivales que me gustan están más interesados en hacer de sus proyectos una acción de marketing más que una experiencia que represente a una comunidad, nosotros seguimos creyendo en esto y nos distinguimos por eso.

Ceremony en Wird Festival 2015 | Foto: Venancio Villalobos

Hablando de esta edición, ¿qué hay detrás?, ¿A quiénes no debemos perder de vista este año?

Primero, detrás de esta edición hay un gran equipo de trabajo del que estoy sumamente orgulloso, somos gente que buscamos, entre las múltiples labores propias de la vida, el espacio para trabajar en este proyecto y vivir para contarlo.

Para nosotros cada acto vale la pena, nos entusiasman todos, pero bueno, debemos aprovechar la oportunidad de ver a HIDE, el proyecto de Heather Gabel -que seguro a los seguidores del punk rock americano les suena el nombre-; el debut en México de Luca Bocci, un geniecillo de Mendoza, Argentina, que se perfila para ser el ídolo de su generación; Antwon, que es el primer acto hip hop en la corta historia del festival, y por supuesto la presentación en vivo del “D’ARCYde No Somos Marineros.

Para terminar y además del WIRD, ¿Cuál es su festival favorito en México?, ¿Por qué?

Nunca me he perdido un Nrmal, es el festival con el que crecí, en cierto momento me resulto muy significativo, sobre todo las primeras experiencias en Monterrey. Mutek es muy inspirador por el nivel de profesionalidad que tiene, su producción y logística es impecable. Extraño mucho el Raymondstock, siempre existió una relación muy fraternal con este proyecto, asistir te daba la impresión de que estaba en una gran fiesta repleta de amigos, como el WIRD.


Wird Festival se llevará a cabo el próximo 07 de octubre en San Luis Potosí en el Estacionamiento del Estadio 20 de Noviembre