Salir de nuestra zona de confort puede sonar aterrador, pero es la única forma de saber hasta dónde podemos llegar o qué somos capaces de lograr. Para Vyctoria, lo difícil es mantenerse dentro de una zona así, y es que el cuarteto capitalino es uno de esos proyectos que se mantienen cambiantes, transformando los matices de un sonido que, si bien ya tiene su marca, sigue enriqueciéndose con el trabajo de otros músicos y productores.

El ejemplo más claro está en su nuevo álbum, ‘Ahora Veo Más Claro, un material de cinco piezas en las que el sonido se transfigura de una oscura y caótica atmósfera a una más cálida y esperanzadora… ah, y en la que se dan el lujo de meter un tema de 19 minutos. Así pues, hablamos con Pepe Cortés, guitarrista de la banda, sobre el nuevo material producido por el mismísimo Efrim Menuck, de Godspeed You! Black Emperor, de su gira por el viejo continente, y sobre los retos de tocar dentro y fuera de México.

Estas últimas semanas han sido muy ocupadas para la banda, entre el estreno del disco y el inicio de la gira europea…

Apenas el 18 de octubre sacamos nuestro segundo LP, se llama ‘Ahora veo más claro’ y el 19 fue nuestra primera fecha de la gira europea en Munich, una gira que durará alrededor de un mes y con la que vamos a Alemania, Austria, Italia, España, Francia. Todo este tiempo hemos estado ocupados ajustando los detalles de la gira y todo lo que tenía que ver con el lanzamiento del disco.

Este LP lo grabaron en Canadá, en Hotel2Tango, ¿cómo surgió la oportunidad de hacerlo allá y con un personaje como Efrim Menuck?

El disco lo grabamos desde 2016, exactamente hace un año, y todo surgió con la inquietud de tourear por Estados Unidos y Canadá, queríamos ir allá porque se ha desarrollado una escena muy particular que nos ayudó a crearnos un ideario de lo que queremos alcanzar. Es una escena donde hay bandas como Godspeed You! Black Emperor… y habíamos querido estar ahí siempre.

Nos habíamos imaginado tocando en un lugar como el Hotel2Tango, escuchando discos de Black Empire, que es una música muy bella, con una estética propia; es desgarrador, es bonito, al final la música viene de algún lado y siempre vas a absorber lo que hay en tu entorno inmediato… siempre quisimos saber cuál era ese entorno inmediato y qué podíamos experimentar en él, no sólo era trabajar ahí, era ver qué podíamos absorber, era vivir esa experiencia. Para llegar hasta allá enviamos el correo hasta Efrim Menuck, el guitarrista de Godspeed You! Black Emperor, quien es una figura pública allá y su estudio es super conocido… simplemente fue tratar de conseguir un contacto, fue él y siempre estuvo muy dispuesto a trabajar con nosotros

¿Cómo fue el proceso de grabación? El disco fue grabado en directo y Vyctoria es una de las bandas más clavadas en cuestión de sonido, ¿Qué tan fácil o difícil les resultó hacerlo de esta forma?

Al principio las dificultades son mentales, porque una cosa es ensayar o tocar en vivo, en ambas estás a merced de las condiciones del lugar y hay cierta incertidumbre. Por otro lado, para hacer un disco en vivo tienes esa idea de que, lo que quede hoy, va a quedar ahí mañana y siempre. Al principio sentimos esa presión, pero ayudó a que el proceso fuera más fácil porque dejamos que el momento marcara cómo iba a ser cada canción. Si te consagras al momento va a salir algo muy bueno, quizás inesperado, pero algo auténtico y bueno. Sel ayudó a que nos sintiéramos cómodos con ese tipo de procesos, fue como un “ustedes toquen como quieran tocar y yo voy a hacer lo mejor para exprimir todo eso”. El proceso fue muy fluido, fue muy diferente a estar sólo con la guitarra y teniendo seis ojos viendo qué grabas.

Acá hay una oferta y una demanda grandísima, hay mucha gente que necesita y quiere escuchar música, quiere ver actos en vivo […] creo que esa es la parte en que nosotros como músicos hemos fallado al no darles lo que necesitan… y esa es una chamba de toda una escena musical.

Hablando del sonido y la estética del disco, este material cuenta con dos facetas muy marcadas, ¿cómo defines el sonido de ‘Ahora veo más claro’?

Al hacerlo, quisimos completar un proceso que estábamos iniciando y aprendiendo en el Ep pasado, y que fue una especie de ensayo para hacer temas instrumentales donde ya había más libertad hacia los sonidos. Fue un ensayo que salió muy bien y en ese momento decidimos que queríamos tener una historia que contar, tener un lado A y un lado B, como todo buen vinilo, que tuviera una coherencia de inicio a fin: el primer lado es una especie de pequeña meditación donde el sonido se enfoca a la oscuridad, a una pesadez, algo muy cansado e intenso a veces… nuestra intención era transmitir esa pesadez y se logró. Después viene el otro lado, el lado de ‘Ahora Veo Más Claro’, ya después de que pasaste por todo el proceso aturdidor de la primera parte, pasas a algo más claro y luminoso, sin perder ese toque oscuro y nostálgico en el que Efrim es muy bueno trabajando.

Para este disco colaboramos con otros músicos que admiramos muchísimo como Oscar Coyoli y Camille Mandoki, realmente entre todos hicimos esas piezas y salió algo muy bonito.

Ahora cuéntanos sobre la gira, es curioso que justo un día después del lanzamiento tengan su primera fecha en el extranjero, incluso antes de tocar el disco acá…

Tenemos la idea de presentarlo en vivo en la CDMX. Desde hace tiempo queremos tener un show en forma, hemos estado tocando en otros lados de la república, en Centroamérica y Estados Unidos, y queremos tocarlo acá. Todo esto del sismo nos puso en jaque, ya teníamos todo planeado, pero pasó esto y nos cambió todo. Entonces primero nos toca ir a Europa, pero regresando les vamos a traer algo bonito, algo que no se ha escuchado antes y que ni siquiera nosotros habíamos escuchado antes; es la única forma que tenemos de materializar todo ese agradecimiento que le tenemos a todas esas personas que nos han seguido desde siempre.

Nuestra inquietud siempre ha sido tocar en otros lados, consolidarse en la CDMX nos parece como algo muy cómodo, sólo están los circuitos Roma-Condesa, luego ir al sur, al norte, y lo repites una y otra vez. El reto es salir y conocer otras cosas. En redes sociales teníamos amigos de Italia, de Austria, que nos estaban invitando, les tomamos la palabra y cuando le contamos a otros amigos sobre este proyecto, salió el típico “yo conozco a alguien que conoce a alguien que organiza tocadas allá.” Así fue surgiendo lo de la gira europea, fue trabajo de muchísima gente, así es como construimos todo.

Ya han tocado en Estados Unidos, Centroamérica, ¿cuáles son sus expectativas en Europa?

Creo que no es tan bueno tener expectativas, al final, cuando tocas, sea donde sea, siempre quieres lo mismo, y eso es que haya buena recepción del público; así te vean tres personas o cien, si hay empatía de ellos a nosotros y de nosotros hacia ellos, todo lo demás viene solo. Las únicas expectativas que tenemos son las de tener una muy buena experiencia, que nos haga crecer como músicos, conocer personas y absorber de la mejor forma todo lo que hay allá.

¿Eso les pasó en las giras pasadas? Por ejemplo, ¿qué tal les fue en Centroamérica? Es de los lugares a los que las bandas de acá no suelen voltear tanto…

Cuando fuimos a Centroamérica tampoco sabíamos qué había en allá. Sabíamos que en Costa Rica estaba pasando algo, porque hay muchas bandas de allá que vienen a México y a Estados Unidos, allá fuimos y nos enfocamos en ver qué tan parecido o qué tan diferente era a lo que tenemos acá y nos encontramos con un par de cosas curiosas. La primera es que hay gente con sed de todo, que le tienen un respeto total a la música, es muy extraño que ellos saben todo lo que está pasando en México, les gusta la música, saben qué colectivos existen, que hay una escena tal y saben quiénes ya pasaron del indie al mainstream y eso fue muy extraño.

La otra cosa con la que te encuentras es con un infierno burocrático en las fronteras, es como un volado cuando te toca cruzar la frontera con instrumentos porque la legislación varía de acuerdo a cada país. Debes pedir permiso para ir a tocar, pero la realidad es otra (risas)… Siempre está ese detalle, los agentes migratorios huelen el miedo y viven de eso. Cruzar a El Salvador fue muy complicado, debíamos llegar a tiempo para hacer soundcheck y no, llegamos y apenas tuvimos tiempo de tomar los instrumentos para empezar a tocar.

Estando afuera y luego de vivir experiencias de ese tipo, ¿cómo ven lo que pasa musicalmente y en cuestión de facilidades o dificultades para tocar en México?

México, y especialmente la CDMX, es un lugar donde todo puede pasar, para bien o para mal. Aunque no lo parezca acá hay una oferta y una demanda grandísima, hay mucha gente que necesita y quiere escuchar música, quiere ver actos en vivo, quiere sentir y moverse y creo que esa es la parte en que nosotros como músicos hemos fallado al no darles lo que necesitan, no les hemos movido ese tapete que debe ser movido y esa es una chamba de toda una escena musical.

Sin embargo, es muy sencillo tocar. Hace unos años le abrimos a La Femme, ellos vinieron de improviso y en menos de una semana organizamos una tocada genial a la que llegaron como 300 personas, fue sold out y todo salió padrísimo. En Estados Unidos o Montreal no siempre es así, por ejemplo, son lugares con mucha oferta y algo de demanda, pero lo que hay de oferta es lo mejor de lo mejor que puede haber, es gente muy talentosa, con creaciones magníficas, tocando en lugares muy pequeños para nosotros… hay muchos músicos tocando allá y lo mismo pasa en Europa. Si tocas allá te llevas una experiencia muy agradable porque los públicos son buenos, la forma en que los promotores te tratan es justa. Son muchas bandas las que quieren estar allá, ese es el reto. Europa es una especie de Meca en la que hay músicos de todo el mundo, de África, de América, todo el mundo se va para ver de qué está hecho.

¿Y de qué está hecho Vyctoria?

Siempre tratamos de hacer música que sea sincera con nosotros mismos, realmente, si no te mueve a ti, no puedes esperar que mueva a otras personas. Como persona, cada uno de nosotros es muy intenso y de esa intensidad es que está hecha nuestra música.

Para hacer un disco en vivo tienes esa idea de que, lo que quede hoy, va a quedar ahí mañana y siempre. Si te consagras al momento va a salir algo muy bueno, quizás inesperado, pero algo auténtico y bueno.

Después de la gira, ¿qué viene para la banda?

El objetivo es darle continuidad a todo lo que se hizo este año. Vamos a seguir tocando en México, en todo el país. En CDMX queremos hacer varios shows y queremos que cada uno sea especial ya que estamos en casa y eso siempre te deja hacer las cosas mejor. En otras ciudades queremos explorar nuevos espacios. También queremos volver a Centroamérica y encontrar la puerta a Sudamérica, quizás Colombia, Chile, Perú, no sabemos exactamente, pero algo debe ocurrir. Este disco es el primer lanzamiento de un sello que estamos por lanzar, se llama Principia Records, y queremos consolidar esa parte para que pueda hacer una aportación real a la situación musical del país.

¿Qué hay sobre el sello? ¿Ya están trabajando con otras bandas?

El sello funciona como un grupo de amigos. El nombre del sello viene de un libro de Isaac Newton, el Principia Mathematica, que es su obra maestra y es un texto que todos deberíamos leer hoy en día. Además de ser un libro importante por todo lo que se postula en él, es especial porque es un libro que nadie quería publicar porque las propias editoriales de ciencia de esa época estaban enfocadas en publicar obras que, aunque no fueron tan relevantes, sus autores estaban bastante bien conectados entre la escena científica y tenían el favor de empresarios importantes, de la realeza y demás. Halley, que era amigo de Newton, le dijo que ese libro era magnífico y casi casi tuvo que vender su casa para poder publicarlo, y así fue como todo cambió para la humanidad.

Nosotros no vamos a cambiar la humanidad, no traemos el conocimiento absoluto del mundo, pero ese sentido de publicar lo impublicable es lo que nos está empujando a hacer esto. Tenemos varias ideas en mente, y a lo largo del año irán viendo qué otros lanzamientos estará apoyando este label.