¿Qué es lo que hacemos en vida que provoca que ésta, valga la pena? Todo. Desde lo minúsculo, hasta aquello por lo que aseguramos es la razón de nuestra existencia, y ‘En Vida’, el más reciente material de la agrupación tapatía, Wohl, no es solo un pasaje extenso por todo lo que rodea dicha frase de manera simbólica, sino por todo conducto sonoro que la música instrumental posee en su respirar.

Catalogados mayormente como post rock, la banda de Guadalajara provee en su primera placa de estudio, un dominio y maestría del género instrumental que se desplaza en trepidantes y técnicos movimientos del math con atmósferas espesas y neblinosas, y también, con pesados movimientos que los suman a corrientes progresivas y posteriormente a elementos hardcore bien tallados que terminan por eclipsar en agudeza.

Con narrativas sonoras exquisitas expresadas en su debut y una próxima presentación en el Forever Alone Fest en la Ciudad de México, hablamos con el cuarteto jalisciense sobre el inicio de su vida como banda, su EP y sus pasos como uno de los proyectos más sobresalientes del género hoy día en México:

Son una banda joven, ¿cómo se formaron?, ¿cómo decidir tocar este tipo de música?

Ha sido un proceso medio paulatino e incierto. Todo empezó cuando Amadeus (Bajo) y Octavio (Batería) se conocieron en una tocada, de ahí pasó algún tiempo para que se decidieran a armar algo juntos. Luego entró Ángel (Guitarra) y tuvieron que pasar unos cuantos guitarristas antes de que llegara Samael (Guitarra). Entre lapsos de inactividad y cambios en la alineación se fueron armando las bases de lo que ahora es ‘En Vida’. Por alguna razón, sentimos que la dirección que tomó la banda era inevitable porque tocar música instrumental es algo que nos ha llenado desde el principio; creemos que es un espacio increíblemente vasto por explorar y la libertad de expresión que otorga es algo que nos mantiene ahí.

¿Con qué música crecieron?, ¿Qué escucharon para que, en algún punto, Wohl sonara como lo hace actualmente?

Cada uno de nosotros tiene un bagaje musical muy variado, que coincide en ciertos umbrales y en otros no tanto. Entrañamos aquellos artistas que escuchaban nuestros padres y abuelos, cuya música nos sigue afectando emocionalmente hoy en día, pero al mismo tiempo siempre estamos buscando música nueva, no sólo nueva en su cronología si no que sea novedosa, atrevida, y que nos haga sentir algo no importa de qué década o género sea. El día que nos juntamos todos a ensayar, antes de empezar a tocar bien, podría estar sonando José José, o Midori Takada, o Buenavista Social Cub, o La Dispute, o Aloe Vera. Tratamos de aprender de todo e integrar lo que nos gusta por más sutil que pueda llegar a ser, y reconocemos también lo que no resuena con nosotros. Es medio paradójico, somos muy abiertos, pero también muy pickys y pensamos que eso ha llevado a Wohl a sonar como lo hace en este momento.

Personalmente, al escucharlos me recuerdan mucho a una banda mexicana de Querétaro ya extinta y llamada MadhatteR, ¿la llegaron a escuchar?, ¿Qué escuchan hoy día?, ¿qué les gusta del género en el panorama nacional y latino?

No los ubicábamos hasta ahora y ¡Wow!, están ultra suaves, ¿por qué se extinguieron? Cada uno escucha cosas distintas y cosas similares, sin duda coincidimos en el post y en el math jaja, pero también a todos nos gusta el hardcore, el brit, el jazz, el bolero, el punk, el folklore y cada uno tiene sus gustos más peculiares como el pop, música experimental, música de los 80s, noise, indie, música clásica, electrónica, hip hop, etc. De México y Latinoamérica admiramos a artistas como Descartes a Kant, Matilde, Apocalipsis, Zeta, Bomba Estéreo, Joliette, Tannen, FRDZ, Wilfrido Terrazas, Churupaca, Rosa Passos, For Dummies, Filulas Juz, Lila Downs, entre otros.

En el fondo sabemos que esto música instrumental y ya, y lo que buscamos tomar de esta corriente no es la estética visual o sónica, si no la idea de romper con la forma tradicional de la canción, poniendo siempre en alto la expresión honesta, la verdad y el sentir humano. 

Sobre su trabajo, pasaron varios años desde el lanzamiento de su debut al estreno de ‘En Vida’, material en el que se nota en grande la evolución de su sonido… ¿qué sucedió en ese tiempo para llegar a dicho resultado?

Pensamos que fue el mismo tiempo que tardó en consolidarse todo el proyecto, y que además, nos permitió estar constantemente reflexionando y replanteando ciertas ideas musicales y conceptuales, antes de publicar un primer material definitivo. Quisimos mantener los elementos personales que aportó cada miembro que pasó por la banda, entonces buscamos un balance entre este crecimiento tanto individual como colectivo y aquella esencia de los primeros bocetos sonoros. Sin duda algo que también ha forjado nuestro sonido es la experiencia de tocar en vivo, con todo lo que implica, y gracias a estas experiencias, sean dulces o amargas, hemos ido adquiriendo conciencia de cómo funcionan ciertas cosas… cosas que no siempre tienen que ver con tocar notas, pero que son igual de fundamentales.

Uno de los detalles, además de la producción y el master, es sin duda, la habilidad para construir piezas mucho más elaboradas y con elementos más diversos; mientras que en el primer EP se mantenían más progresivos, los temas de ‘En Vida’ llegan a ser más narrativos y nutridos, ¿qué tan difícil les es este proceso creativo?

Para nosotros es un misterio el acto de crear. No hay fórmula, ni método, ni pasos que sigamos. Afortunadamente -o desafortunadamente- es un proceso totalmente espontáneo, y puede llegar a ocurrir tanto individualmente -como que alguno de nosotros compone una melodía o una idea, la trae a la mesa y de ahí la desarrollamos- o puede ocurrir de manera colectiva, jammeando e ir escogiendo ideas que nos resuenen. Sea cual sea el camino que se tome para componer una canción, siempre somos abiertos a cómo se vaya dando y nos es muy natural concordar a la hora de hacer la música, a diferencia de otras actividades que tienen qué ver con la banda, en las que nos cuesta más trabajo estar de acuerdo. Parece que nos comunicamos mejor tocando que hablando.

‘En Vida’ es un disco que bebe mucho de las raíces del género instrumental; no son totalmente math, no son totalmente progresivo, ni tampoco son post rock al cien… pero ¿cuál es la vertiente, quizás, de la que se alimentan más?

No nos gusta complicarnos con los géneros, es toda una distracción de la verdadera sustancia de una banda. A lo largo de estos años el público nos ha ido asociando naturalmente con el post-rock por el parecido que tenemos con ciertas bandas. Tal vez hemos empezado a sentirnos familiares con el término, pero en el fondo sabemos que esto música instrumental y ya, y lo que buscamos tomar de esta corriente no es la estética visual o sónica, si no la idea de romper con la forma tradicional de la canción, poniendo siempre en alto la expresión honesta, la verdad y el sentir humano. Es esto lo que nos hace recurrir al post-rock y al math-rock, pero también a corrientes como el jazz, el post-hardcore y la música clásica… al final tienes que encontrar una coherencia en tu música, que la escuches y que de verdad te diga algo, no sólo escuchar notas ordenadas de cierta forma y que cumplan con las características de cierto género. Para encontrar esta coherencia entre lo que sentimos en el interior y la forma en la que queríamos expresarnos tuvimos que ignorar los moldes.

Al final tienes que encontrar una coherencia en tu música, que la escuches y que de verdad te diga algo, no sólo escuchar notas ordenadas de cierta forma y que cumplan con las características de cierto género. Para encontrar esta coherencia entre lo que sentimos en el interior y la forma en la que queríamos expresarnos tuvimos que ignorar los moldes.

Además de ser un manifiesto de lo que se hace y deja mientras uno está vivo, ¿qué más dice este disco?, ¿Qué otros mensajes existen en un material como este en el que los diferentes matices melódicos son los que conducen todo?

Para nosotros ‘En Vida’ es reconciliar emociones contradictorias que son parte de nuestra vida diaria y entender su incertidumbre como libertad absoluta. No nos gusta elaborar demasiado sobre esto, preferimos que cada persona le dé su interpretación a cada canción o al disco como un todo, y esa interpretación será tan verdadera como la nuestra.

¿Cuáles serían los 5 sentimientos que podrían encontrarse en ‘En Vida’?

Añoranza, introspección, libertad, optimismo, diversión.

Y estos sentimientos, en vivo, ¿logran transmitirse?, ¿qué ven en el público que asiste a sus conciertos?

En general sentimos que sí, ha habido una respuesta muy bonita de la gente, tanto en Guadalajara, nuestro hogar, como en Ciudad de México. El público aprecia cuando eres sincero en el escenario y a veces eso implica mostrarte vulnerable, que es algo que en general todos tememos, pero cuando encuentras a alguien con quien sientes que puedes mostrar esa vulnerabilidad se crea una conexión especial. Es un vínculo que siempre buscamos con la gente y estamos muy agradecidos con la forma en la que se ha recibido.

Están por tocar en el FAF, uno de los espacios dedicados a este nicho en la Ciudad de México, y además, fueron parte de Utopía, otro festival orientado al género, ¿qué tanto ayudan a las bandas este tipo de apuestas?

El rol de estas agrupaciones o colectivos que se animan a armar showcases y festivales de alto calibre en toda la república ha sido fundamental para el desarrollo de la escena y de las mismas bandas, pues nos encontramos con que no estábamos solos, con que hay mucha gente dentro de nuestro mismo país y ciudad que también disfruta y aprecia esta música. Eventos como el Forever Alone Fest, Utopía y el Friendstival, son plataformas para conectar tanto a público como a artistas y ambas partes han contribuido a construir y a fortalecer la comunidad.