Hacer música sólo porque sí, sin expectativas y con el único deseo de transmitir sensaciones, es la receta que ha colocado el nombre de Coma Pony en letras más grandes dentro de la escena. Pese a estar en un lugar alejado de las influencias y los escenarios con los que sí cuentan otros estados y que hacen más fácil el crecimiento para ciertas bandas, los chihuahuenses han sacado agua del desierto y con su música han llegado a distintos puntos dentro y fuera de nuestro país.

A unos días de ir a su segundo SXSW consecutivo y tras el lanzamiento de un exitoso material, platicamos con el dueto de Chihuahua sobre el valor e interpretación de su música, sobre el aclamado Sad Boys With Happy Faces y del DIY como camino para construir una carrera.

¿Cómo una banda Chihuahua logró convertirse en una banda top de Spotify?

Siempre será un misterio, cuando publicamos nuestro primer EP, ‘Pony En Coma’, sólo lo publicamos en Bandcamp y Soundcloud, no había planes de hacer toda la formalidad de todas las plataformas. Pero al subirlo, y que en dos semanas se haya dado el tremendo boom, nos quedamos de “¿qué estaba pasando'”. La clave siempre ha sido hacer las cosas por gusto y no buscando algo.

Coma Pony ha pasado por varios cambios de alineación; de empezar como dueto pasó a ser una banda completa, y de nuevo, regresan a ser dueto, ¿cómo se adapta el proyecto a todos esos cambios?

Coma Pony nació siendo dueto, y eso siempre ha sido la esencia. La integración de más personas solamente fue una racha de convivir y pasarla bien entre amigos, pero conforme el proyecto iba agarrando fuerza, quedamos siendo dos… que a nuestro parecer ya suena más a lo que siempre habíamos querido y es un set mucho más natural.

Cuéntenos sobre ‘Sad Boys With Happy Faces’, ¿cómo fue el proceso de grabación, qué representan estos temas para la banda?

El sonido y la idea es que nuestra música no tiene una historia o un significado, cada persona es libre de sentirla e interpretarla como quiera. Tanto las canciones como los nombres salen al momento. Este EP se compuso y grabó en menos de una semana en un cuarto con una laptop, unos monitores mini y una interfaz de dos canales. Nuestras canciones en sí son emociones que se tienen en ese momento, creo que por eso cada canción de nosotros tienen diferentes ritmos, sensaciones y tiempos.

Lo último nuevo que escuchamos de Coma Pony fue “Agosto”, ¿es el adelanto de nuevo material o sólo una forma más fácil de calmar la espera?

Somos una banda que no sigue como el protocolo de como “debe” de ser un proyecto musical. Si hacemos una canción la publicamos como sencillo, si hacemos 4 la sacamos como EP, si hacemos 10 ya sacamos el disco. Ya cuando te pones con obligaciones de tener que sacar canciones o un disco en cierto tiempo, ya todo se torna muy forzado a nuestro parecer. Hacemos bien las cosas por gusto y sin buscar algo, sólo disfrutarlas y que se dé lo que se tenga que dar. Sin pretensiones.

La escena de aquí es muy rápida, y decimos rápida porque en un lapso de un año ya tocaste en todo donde pudiste haber tocado. Si quieres una evolución ya se necesita invertir en viajes para tocar fuera y buscar más para dejar de tocar en lo mismo.

El vídeo de “Agosto” también fue producido por ustedes mismos, lo que nos deja clarito eso del Do it yourself, ¿cómo se involucra la banda en todo lo que gira alrededor del concepto mismo de Coma Pony, con la música y la parte visual? ¿Cómo logran “amarrar” todo eso?

El DIY de hacer las cosas nació con experiencias de que, depender de personas para hacer cosas que uno quiere, es super trabado y tardado. Afortunadamente tenemos el equipo y conocimientos necesarios para hacer todo lo que involucra hacer canciones, diseños, shows, vídeos, merch, etcétera, entonces si podemos hacerlo nosotros, lo hacemos. Se ha dado y así hemos seguido.

¿A qué suena la música que se está haciendo en Chihuahua? Es decir, ¿de dónde están tomando las influencias?

De influencia musical que sea directa a nuestra música aquí en Chihuahua, ninguna. Aquí donde vivimos la música es norteña (norteño-banda), esa es la parte fuerte musical, acá la música alternativa es una minoría, es muy pequeña la escena. Las influencias para nosotros siempre son de fuera.

¿Cómo funciona la escena de Chihuahua? Sabemos de varias bandas de allá que terminan mudándose a otros estados para que su música siga creciendo…

La escena de aquí es muy rápida, y decimos rápida porque en un lapso de un año ya tocaste en todo donde pudiste haber tocado. Si quieres una evolución ya se necesita invertir en viajes para tocar fuera y buscar más para dejar de tocar en lo mismo. Somos muy pocos los proyectos que hacen eso, muchas bandas desisten o se conforman con sólo ser bandas de Chihuahua.

Hace unos meses sacaron disco y hoy están a unos días de tocar de nuevo en SXSW, ¿cómo ha sido el último año para la banda?

Un año de muchos cambios, decepciones, aprendizajes y madurez tanto musical y personal. La clave fue la paciencia y que si se hacen las cosas bien, se dan solitas. Y con el tiempo bastantes sorpresas han estado llegando, como en Mayo que tocaremos en un festival en Toronto, Canada.

¿Cuáles son sus expectativas sobre este segundo año en SXSW? ¿Qué es diferente al año pasado?

Que por fin ya hay un Coma Pony real en vivo, con un sonido definido y maduro. No somos personas que nos guste crear expectativas, nos gusta mejor que la vida nos sorprenda. Que pase lo que tenga que pasar. 

Por ultimo, de todos los títulos de sus canciones, ¿cuál es su favorito?

“Los Colores Sin Aroma Son Piedras”.