Conoce a Pequeño Satán, un proyecto leonés de sonidos glitch y dreampop llameante

"Soledades", el primer EP del oriundo del Bajío, es un material de vaciados experimentales, distorsión y texturas aéreas

 

No es un hecho aislado, supongo, que al escuchar el nombre de Pequeño Satán, sea este uno de los principales catalizadores para consumir su producto. En este caso, un mini EP tan vaciado en influencias  y con una densidad sonora tan espesa como su representativo alias.

Oriundo de León, Guanajuato, el proyecto creado por Diego Chávez -quién alguna vez fue parte de Waterfalls y Clan de Venus, ambos conjuntos leoneses- podría resumirse en tres conceptos vitales, casi intravenosos: indie rock (y sus múltiples variantes), música experimental y glitch… pues en ‘Soledades‘, su primer Ep y muestra de talento, el del Bajío parece dominar, a manera casera y bien basado en el DIY, dichas vertientes, además de la integración de distorsiones y atmósferas espaciales que dotan al proyecto de una fornido cuerpo lleno de capas sonoras.

Con una inspiración que data de un antiguo mito sobre al vida y muerte, Pequeño Satán conjuga este discurso lírico y metafórico, con una serie de elementos bien acompasados en el par de temas que componen su debut de estudio de alcoba, “Ahora Vendrá el Trueno” y la homónima al Ep, “Soledades” (antes llamada “Toma Mi Soledad“): guitarras base y en melodía lofi que se complementan con solos agudos y clonados en distintas velocidades, y a veces, en repeticiones glitch a menor y mayor escala; ambientes aéreos, elevados y conducidos por una voz que resguarda su poder en bajas frecuencias y secuencias de teclado espaciales; distorsiones, experimentaciones y el factor sorpresa que se desglosa en un dreampop saturado pero liviano, doblado y lleno de efectos y reverberancias.

Este primer esfuerzo discográfico del Pequeño Satán es, quizás, el mayor simil a su nombre: corto pero llameante. Escucha al proyecto leonés a continuación: