Indiepop de manufactura pegajosa; escucha el nuevo album de Malibú Club

¿Cuál es el verdadero sonido de la juventud? No hay uno solo. Toda esta gama sonora se construye a base de paletas de distintas texturas, de estructuras que no le juegan nada más a un género, también se compone de la inspiración que nace desde distintas geografías y situaciones personales… y en el caso del cuarteto sureño oriundo de Chetumal, Malibú Club, se configura a través de un indiepop de manufactura pegajosa, con coros como himnos y guitarras tan juguetonas como contundentes.

Su nuevo álbum, ‘Colores de Neón‘, es esa primera prueba de estudio de larga duración de la banda, en estreno exclusivo para ULTR/MRNS.

Compuesto de 11 temas mayormente liderados por guitarras agudas y camas de sintetizadores acarameladas, esta refrescante placa de los de Quintana Roo tiene en su esencia letras de juventud y desamor, de deseo romántico y melancolía… y también, de golpeteo amoroso optimista. Musicalmente, la banda sopesa sus ritmos entre el pop dulce -y con reminiscencias claves a los extintos tapatíos de Vainilla y más agrupaciones de mediados de la década pasada como Renoh – el dreampop de sintetizadores californianos y armonías trabajadas para que, instantaneamente, se queden impresas en tu cabeza, todo con un halo vocal agudo y sensible que acentúa los temas.

Esto es ‘Colores de Neón‘, el nuevo álbum de Malibú Club: