La música es un ente vivo, uno que se transforma constantemente. La música es un fenómeno cambiante que se refleja en tendencias y los grandes sellos lo saben. Actualmente las rimas dominan el mercado, pero no por casualidad, sino como parte de un desarrollo real de exponentes de géneros como el trap o el r&b. Y dentro de ese mundo de tendencias, la voz de Jesse Baez se ha convertido en referente dentro de la música latina.

Próximo a estrenar material bajo uno de los sellos internacionales más importantes y con su nombre en los lineups de cuanto festival sale, el de guate se encuentra en estado de gracia y, como magia, todo lo que convierte se vuelve oro… o de menos, le suma un hit más en las listas. Y porque había mucho que preguntar, platicamos con Jesse sobre colaboraciones, del r&b como bandera de la música latina y el futuro del género, de su próximo material y de cómo llegó a un punto culminante en su carrera.

En las últimas semanas Jesse Baez ha andado muy activo sencillos nuevos, tocadas afuera y en próximos meses lanzas disco, ¿en qué andas en estos momentos?

Sí, hace algunas semanas sacamos un sencillo, “No Eres tú”,  junto a C. Tangana. Esa canción la grabamos hace rato, cuando yo anduve de gira por España, por ahí de Agosto; la grabamos con la intención de sacarla antes de Ceremonia, le vamos a grabar video en las próximas semanas. Aún no estamos seguros de si estará en el primer disco, puede que sí. Recientemente salió un sencillo con Fuego, se llama “Grasa” y salió el 4:20 y será parte del disco.

Tu disco es uno de los lanzamientos más esperados para este año y por distintas causas se ha retrasado, ¿qué detalles puedes contarnos ya sobre el nuevo material?

Este año habrá varios lanzamientos. Saco mi Ep a principios de mayo, serán siete u ocho canciones… después sale un disco con Fuego que se estará estrenando a inicios de junio y que es un Ep de colaboración que salió un poco más romántico y menos trapero. Para mi Ep estuve trabajado con productores que, no quiero decir que sean más eclécticos, pero sí que aportaron cosas distintas. Hay una canción con Alixx, hay una canción con Videlo -que ha hecho canciones con J Balvin- escribí canciones con Fuego… va a ser más variado de lo que mucha gente se espera, estoy experimentando con otro tipo de bases, bases que no había sacado antes pero que siento familiares. Siento que el resultado está bueno.

La magia del r&b -y en general el de la música urbana- está en las colaboraciones, ¿cómo suman esas colaboraciones a tu música?

Creo que además de la intención obvia de mostrarse con las audiencias de las personas con las que uno colabora, éstas demuestran la versatilidad de los artistas. Eso es lo que más me gusta, porque además es entrar al mundo del artista con el que trabajas, es como ser un embajador del género. Es algo que haría alguien que está queriendo probar estructuras, es más sencillo entrarle así a otro tipo de bases que, a lo mejor, sería más difícil aplicar para un sencillo en solitario.

Una de las cosas que más me costaba cuando empezaba a hacer música era estar firmado, y ahora que ya lo estoy, debo no pensar tanto en si las cosas van a pasar, sino en que van a pasar en la medida en que me ponga las pilas. Creo que es el momento más importante de mi carrera, en el sentido de que las canciones que puedo tocar sean de calidad y que me pueda convencer de que todo valió la pena…

Tu próximo disco saldrá bajo un sello del tamaño de Universal, ¿cómo surgió este chance y cómo se pasa de un sello independiente y hasta autogestivo como Finesse a uno de alcance internacional?

Las negociaciones con Universal empezaron hace poco más de un año, cuando conocí a MLKMN, que había tenido la idea de tener una disquera que se llamara Broke Kids, pero hasta ese entonces no había encontrado a alguien que él quisiera manejar. Cuando nos conocimos nos hicimos buenos amigos y empezamos a buscar un disco en Universal, y al mismo tiempo, un sublabel que le permitiera a él firmar artistas con buenas propuestas.

Empezamos las pláticas en agosto de 2016, firmé un año después y hasta ahora ha sido una experiencia muy buena porque por primera vez podemos hacer música sin pensar tanto en el gasto. Antes no se tenían tantas posibilidades en cuestión de costos, ahora podemos enfocarnos sólo en hacer música, no tengo que preocuparme por otra cosa que entregar el disco que tengo que entregar. Además está Álvaro Díaz (en el sello) y está muy bueno que seguimos juntos, él escribe conmigo, yo escribo con él, es algo muy productivo.

Cómo una de las voces importantes dentro del r&b, ¿cuál crees que es el presente y el futuro de los géneros urbanos, por qué crees que los grandes sellos están apostando por ellos?

Creo que lo que va a estar pasando es que se van a ir borrando las líneas entre los elementos que hacen una canción y no será como que, si haces una canción trap es porque eres un artista de trap, o porque hacer r&b te quedes como r&b. Cada vez es más normal que alguien cante sobre un track y alguien pueda hacer un verso medio rapeado en la misma. Apenas en estados unidos hay artistas que se consideran multi género, ellos mismos no se encasillan; el r&b actual es una evolución del de los 90s y dosmiles y hará más difícil diferenciar entre géneros.

Dentro de todo este collage de géneros, colaboraciones y demás, ¿qué tipo de variable poco convencional te gustaría probar dentro de tu música?

Siempre he pensado que me gusta colaborar con artistas que no tengan tanto que ver conmigo, que sea más de instrumentación el rollo, pero también me gustaría grabar algo con algún vocalista relevante, como León. Hemos hablado de hacer una canción hip hop y andamos buscando, no queremos saltar géneros pero sí traspasar influencias y buscar la polivalencia en una persona que hace música y no quiere encasillarse dentro de un género.

Este año el nombre de Jesse Baez es una constante en los lineups de diferentes festivales, estuviste en Ceremonia, próximamente tocas en Lollapalooza…

Sí, recién estuvo Ceremonia, donde tocamos como Broke Kids, también Festival Epicentro, en Costa Rica, donde también tocó Álvaro y Little Jesus. Hay un concierto que no puedo anunciar hasta que se haga oficial, pero donde voy a estar abriendo. Luego en agosto voy a Chicago para Lollapalooza… hace como un mes toqué en Lollapalooza Argentina y está cool, ahí salió la oportunidad de ir a Chicago. Nunca he ido a ese festival pero estoy muy emocionado.

¿Cuáles son tus expectativas sobre tocar en un festival como Lollapalooza y qué podemos esperar de tu show en un escenario de ese tamaño?

Lo primero que uno espera es que caiga banda al escenario, buscar que interactuen con la música, y la tercera, que es la ideal, es cuando están cantando tus canciones porque son personas que ya conocen tu música. Me han contado que Lollapalooza es un festival al que arrastra mucho público, entonces es posible que me toque un escenario con gente, independientemente de la hora en que toque.

El show en vivo es algo que me gusta mucho y hago desde hace mucho tiempo, pues es el formato de festival y que es más accesible, por cuestión de costos siempre éramos el dj y yo, pero con el tiempo hemos ido agregando cosas, como baterista, entonces suena más orgánico. Es una versión mejorada de las versiones de estudio, con un desempeño igual de bueno, creo yo (risas).

Creo que lo que va a estar pasando es que se van a ir borrando las líneas entre los elementos que hacen una canción y no será como que, si haces una canción trap es porque eres un artista de trap, o porque hacer r&b te quedes como r&b.

A unas semanas de lanzar disco con un sello como Universal y con muchos shows importantes en puerta, ¿en qué punto de su carrera está Jesse Baez?

Estoy en el punto donde tengo que empezar a meterle turbo a todo porque creo que una de las cosas que más me costaba cuando empezaba a hacer música era estar firmado, y ahora que ya lo estoy, debo no pensar tanto en si las cosas van a pasar, sino en que van a pasar en la medida en que me ponga las pilas. Creo que es el momento más importante de mi carrera, en el sentido de que las canciones que puedo tocar sean de calidad y que me pueda convencer de que todo valió la pena. Es un punto crucial, estoy emocionado porque las cosas que vienen van a estar bajo el estándar de lo que he logrado hasta ahora.