Rinde pleitesía y entrégate ante el nuevo y colosal disco de FNTXY; esto es ‘Rey de Corazones Rotos’

El nuevo álbum del fichado por Homegrown Mafia engloba, de manera exquisita y natural, toda una cultura sonora urbana que va desde el reggaetón al hip hop, pasando por el trap y texturas electrónicas

Fntxy es el rey. Su nuevo disco, ‘Rey de Corazones Rotos‘, el trono sobre el que se ha postrado el de Baja, todo luego de una serie de materiales que, sin duda, demostraban una garra innovadora y creativa que deslumbraba ya a la industria urbana en México. Hoy, con esta reluciente grabación compuesta de 13 tracks y un encuadre donde su rostro y los tatuajes de sus dedos son protagonista, el cantante de origen fronterizo ha demostrado ser, de nueva cuenta, una de las piezas claves que siguen configurando la ingeniería de la industria de la música urbana hispana actualmente. Sí, así.

Y es que el nuevo álbum de Fntxy es no solo la demostración más completa de las cualidades, técnicas y conocimientos del también productor de la Homegrown Mafia, sino además, un larga duración que engloba de manera exquisita y natural toda una cultura sonora que va desde las bases más solidas del hip hop, la lenta y abrasadora cadencia del reggaetón, la crudeza estampida del trap, el renovado folclor de la bachata y todo, bajo un espeso manto de secuencias y golpeteos electrónicos, auto-tune y bases tan pulcras y producidas con una inteligencia de avanzada que sorprenden y exigen el replay.

Un disco redondo. un proclamado rey de corazones rotos.

Con apenas un lanzamiento tan gigante como la placa de la que proviene, Fntxy había logrado con “Diferente” captar la atención y generar la necesidad por este esperado material en donde, además de regenerar el estatus químico de todos aquellos sonidos que provienen de las calles y los barrios, ha explorado un poder lírico y de composición impecable, genial y que apela al romance y a todo lo que habita en ello; desde que se forma hasta que se rompe.

Escucha ahora el nuevo disco de Fntxy y rinde pleitesías y tributo a la corona que luce sobre este gigante álbum: