Llegó el fin de semana en el que Guanajuato –corazón de México- fue anfitrión de un cúmulo de talentos nacionales e internacionales y que conformaron la segunda edición del festival LTDOMX, una iniciativa única en su especie de este lado del país y que transforma el panorama del consumo musical de las ciudades que lo rodean.

Las puertas se abrieron a la 1:00 p.m. y como el año pasado, un arco en forma de ojo era la gran entrada -icónica en las fotos de los asistentes- para llegar al área conformada por el pop-up donde varias marcas de diseño nacional vendieron sus productos; el área para satisfacer el munchie; y el escenario Pic-nic, en el cual dio comienzo al festival.

Pic-nic fue ese escenario que reunió, en primer lugar, a las bandas de la región que ganaron la convocatoria para formar parte del line up y a esas otras agrupaciones nacionales que no tienen aún una gran trayectoria, pero sí una gran propuesta. Pic-nic reunió a los escuchas más fieles y sinceros, aquellos seguidores cercanos de los talentos que coreaban las canciones o aquellos dispuestos a escuchar algo fresco y propositivo. (Mi escenario preferido pues el good vibe del público se sentía sin cesar).

¿Mis favoritos de escenario Picnic?

Peach Creeks: por ser una iniciativa que mezcla distintos géneros como post punk, post rock y dream pop, por emanar sinceridad y cero pose en su música, por ser en su mayoría mujeres –#GirlPower– y por ese show de causar un efecto en la guitarra con un envase de cerveza de cristal.  Talento joven y propuesta prometedora.

Big Big Love: porque además de que son de lo que más esperaba escuchar en vivo, lo energético de su performance es irremediablemente contagiable y su sonido, distinguible de otras propuestas, es exquisitamente disfrutable (aunque la gran “Eurydice” se haya ausentado y tal hecho me haya dejado extrañada).

Los Blenders: por el ambiente que generan, que además de hacer cantar a muchos y llenar de diversión el ambiente, provocó el típico slam que no debe faltar en los festivales. Le dieron este toque irreverente y ‘desalineado’ a LTDO. Un gran acierto para dar equilibrio al sonido e imagen del festival.

Fuego, por otro lado, fue la carpa que te recibía desde metros atrás con un arco y banderas, y al entrar, un espacio de recepción con globos metálicos por el piso y al fondo unas luces led en forma de flamas daban la bienvenida. Un espacio oscuro con una decoración insólita, dedicado en la primera parte del festival a proyectar documentales de personas que se unieron a la convocatoria, y el resto del evento, a dar lugar a la música electrónica.

¿Mis partes favoritas del escenario Fuego?

NAAFI: Uno de los proyectos más esperados y que, considero, también dio estos tintes necesarios de irreverencia al festival en las que las mezclas de sonido electrónico con este objetivo del proyecto de conjugarlo con sonidos latinos, iniciaron una gran fiesta.

La decoración: Te metía totalmente en el concepto del festival y daba otros toques a la experiencia de estar dentro de una carpa escuchando música electrónica; un dance club como ninguno.

Los cortometrajes: Una gran oportunidad para hacer de LTDO algo más que un festival de música y apoyar diferentes expresiones artísticas, y en este caso, apoyar a los cineastas a que su material sea visto en espacios fuera de lo común.

Por último, el escenario principal, en el que las agrupaciones con más trayectoria o seguidores fueron colocadas. Como en todo festival, conforme pasaban las horas, este era cada vez más concurrido, recibiendo a artistas como Girl Ultra, LNG/SHT, Jessy Lanza, Elsa y Elmar, Hello Seahorse!, Camilo Séptimo, Porter y por último, el headliner, Devendra Banhart.

¿Mis partes favoritas del escenario LTDOMX? Casi todo.

Girl Ultra fue un atractivo nuevo para los asistentes, regalando su R&B a un público nuevo; LNG/SHT con un grupo de seguidores coreando su hip hop y salpicándose de la energía que salía del escenario; Jessy Lanza, una novedad para muchos, sola en el escenario con su sonido chill y electrónico conquistó a varios de los escuchas que contemplaban atentos; Elsa y Elmar con su gran simpatía en el escenario provocó bailes y conquistó a bastantes corazones.

La explanada comenzó a llenarse cuando Hello Seahorse!, además de tocar sus nuevos sencillos, nos regaló esos clásicos temas que tenemos en la memoria, interpretados con nuevos arreglos atractivos, con un sonido más apegado a lo que ahora sabe su música, y en forma de ‘popurri’; nos regalaron una Denisse energética y un sonido con mayores pinceladas de sintetizadores.

Camilo Séptimo convocó aun a más personas que bailaron y corearon su música; un sonido limpio y de calidad que los eleva cada vez más a las agrupaciones clave del país. Después dejó paso a Porter, quienes sin duda alguna dejaron la mejor de las energías en el público, una excelencia de sonido y la interpretación perfecta de David Velasco con una voz que, en lo particular, no me hace extrañar a Juan Son en la agrupación. ‘Huitzil’ fue el momento cumbre del festival LTDO.

Por último, llegó el headliner esperado: Devendra Banhart con el carisma más encantador, una banda completa, una guitarras claras y que sin duda te hacían entrar en trance. Un diálogo con el público que nos invitaba a regalar amor y a interesarnos por la cultura de nuestro país, mencionando la importancia de conocer palabras clave de las lenguas indígenas y lo bello de la leyenda del cerro de la bufa en Guanajuato.

Uno de los momentos clave fue cuando el público le pidió tocar “Brindo” y la tocó y cantó en solitario con su guitarra, pues mencionó que la banda no la tenía aprendida. Fue un momento extenuante donde, además de la belleza del sonido suave de su voz y guitarra, se escuchaba el corear de los asistentes. Por último, “Carmensita”, canción que dio el cierre a la música en vivo del festival.

LTDO sin duda es un festival que va en crecimiento y promete convertirse en uno de los festivales importantes de la república, con tan sólo 2 ediciones ha logrado una calidad de organización y contenido de aplaudir, preocupándose no sólo por contenido musical sino también por colocar espacios para talleres que reflejan el compromiso social y para otras expresiones artísticas.

¡Que el latir se escuche cada año con más fuerza! Good vibes #LTDOMX

Ve la galería completa a continuación | Fotos: Ruth de León