“Que tiene la misma forma o nombre que otra, pero distinto significado que ella”.

Monterrey vive, de nueva cuenta, una de sus etapas más álgidas -y de renacimiento- en materia de música emergente. Los esfuerzos son varios, las propuestas florecen, y el movimiento, en general, que vive el circuito sonoro independiente del norte del país se ha regenerado en muchos sentidos. Nunca estuvo realmente en un estatus nulo, sin embargo, sí mermado por la violencia, la falta de apoyo o la cultura que, los mismos habitantes regios, aseguran es parte clave del freno que el crecimiento de la ciudad -estrictamente en este sentido- tiene actualmente.

Homónimo es un nuevo festival en Monterrey. Y es nuevo -además de por ser esta edición su claro debut- por regenerar de alguna manera, desde su trinchera, la actividad musical que se gesta y crece en una de las ciudades más importantes del país. La definición de la palabra que lleva como título el festival también adopta con alta precisión y concepto, la curaduría y selección de la experiencia: porque todos estos proyectos, bandas y talentos, tienen la misma forma, son independientes, autogestivos y representan la verdadera esencia y corazón de los sonidos mexicanos, y al mismo tiempo, son diferentes entre sí.

Hablamos con los organizadores del festival regio, quienes al mismo tiempo, son intermediarios y catalizadores de lo que sucede en la escena local y nacional a través de Waves Magazine, uno de los sitios especializados en el acontecer musical más sobresalientes de las latitudes norte de México recientemente, y que, desde ULTR/MRNS, consideramos un esfuerzo hermanado a nuestra también fuerte causa: apoyar los talentos independientes del país. Jesús, Diego, Liliana, Daniel y Jaime son las cinco piezas centrales de Homónimo. Acá la charla camino al evento el próximo 16 de Junio en Aparato:

Lo único que quiero, independientemente de lo que pase con HOMÓNIMO, es saber que fui parte de algo que quiso mejorar la experiencia de disfrutar la música en vivo en Monterrey.

Para un festival, el nombre es uno de sus más grandes atributos y, muchas veces, razón de ser… en este caso, ¿HOMÓNIMO qué nos dice?,  ¿Cuál es el concepto?

Diego Gracida: Queríamos buscar algo que no tratara de forzar algo sobre el público, como no sé, “Festival Movimiento Emergente Musical Regiomontano” o alguna de esas cosas, que el nombre sólito representara lo que ya habíamos estado haciendo en Waves sin llegar a la prepotencia; a final de cuentas, la gente que va a tu festival son quienes van a percibir tu festival, no tiene caso encasillarse, no nos gustan las etiquetas.

Daniel Rodríguez: Creo que el nombre llegó a describir lo que esencialmente ha representado Waves Magazine hasta este tiempo: marcar y hacer la diferencia cuando se habla de música o cultura alternativa en Monterrey. En este festival quisimos representar todo esto; sí ser un festival, pero aún, ser más que un “festival”, dejarle una huella a nuestro público, una nueva experiencia.

Y justo, el lineup de HOMÓNIMO une mucho de lo que está sucediendo actualmente en lo independiente en México, ¿este fue siempre el objetivo del festival en este sentido de curaduría?

Diego Gracida: Creo el objetivo era alejarse de lo mismo de siempre y lo cíclico que se ponían las cosas en Monterrey, dar una alternativa y traer bandas chingonas que no habían podido venir.

Jaime Rodriguez: Principalmente queríamos hacer algo distinto a lo que se ha visto en Monterrey en los últimos cuatro o cinco años. Estamos rodeados de festivales masivos que en su mayoría no tienen propuestas arriesgadas y que sólo buscan monetizar en vez de ofrecer una experiencia genuina para el público. No estoy diciendo que HOMÓNIMO esté inventando el hilo negro en festivales ni mucho menos, pero sí me gusta pensar que en esta primera edición estamos dando un paso en una dirección distinta.

Daniel Rodríguez: Este fue el objetivo de Waves desde un principio, lo que se verá en el festival es un claro esfuerzo de todo lo que ha hecho la revista hasta ahora.

Jesús Carrillo: También es importante para nosotros tener una diversidad de géneros musicales y cubrir las necesidades de la escena independiente de Monterrey. Es una gran oportunidad de ver actos de muy buena calidad que a la vez son muy diferentes entre sí, y el reunirlos en un mismo line up, creemos que hará una química muy cabrona en el evento.

¿En qué otro tipo de festivales encontraron inspiración para realizar HOMÓNIMO?, ¿Qué características encontraron para replicar?

Diego Gracida: La mayor inspiración salió de un road trip que hicimos el año pasado para cubrir el WIRD Festival en San Luis Potosí, jaja. Salimos fascinados y fue como de “ehh pues sí se puede, hay que armarlo”.

Daniel Rodríguez: También nos inspiramos en todas las experiencias que hemos tenido desde que empezamos el proyecto: tocadas memorables, festivales a los que no les fue tan bien… creemos que estos fueron ejemplos fuertes para decidir qué y qué no hacer. También mucho salió de nuestro evento de primer aniversario.

Jaime Rodriguez: Personalmente siempre he sido un junkie de los festivales y quedé muy dolido por ese hueco que dejó el Nrmal en nuestra ciudad, así que creo que es mi mayor inspiración, pero no necesariamente lo que quisiera que emuláramos con HOMÓNIMO.

Jesús Carrillo: Como lo  mencionan Diego y Dany, es inspiración que sale de nuestra experiencia en estos casi dos años que tiene Waves Magazine, de shows que hemos armado o que hemos dado cobertura, tantos musicales y artísticos. Básicamente HOMÓNIMO refleja gran parte de lo que es Waves.

Queríamos hacer algo distinto a lo que se ha visto en Monterrey en los últimos cuatro o cinco años. Estamos rodeados de festivales masivos que en su mayoría no tienen propuestas arriesgadas y que sólo buscan monetizar en vez de ofrecer una experiencia genuina para el público.

El debut de HOMÓNIMO es en un foro que también es galería de arte y además con dos escenarios, ¿Cómo funcionará el festival ese día?, ¿Cuál es la dinámica a realizar para la gente?

Diego Gracida: Empezamos temprano, onda 4:30PM, ya van a estar montadas las galerías de arte y varias interacciones decorativas, más el Mercado HOMÓNIMO con marcas locales, obviamente. Habrá dos escenarios: Waves y Take Over, que fue hosteado por el colectivo del mismo nombre (que también se encarga de las fiestotas de It’s A Trap). Para la dinámica, pues es onda de llegar y realmente sí explorar Aparato, entrar a los contenedores que hay, cotorrearse y escuchar buena música jaja.

Veo que en el proceso han ido saliendo varios diseños de cartel, ¿por qué?

Daniel Rodríguez: La esencia del festival es ser diferente, creo que la variación de perspectivas tiene que ver en todo esto.

Diego Gracida: Ajá, va de lo mismo de no querer encasillarse. No quería que nos limitáramos en dejar ideas morir o que “lo que ves es lo que hay”. Queríamos crear una interacción más con la gente, que cada quien compartiera el que más le gustaba o tratara de encontrar cuántos había. Siento que cada uno te habla de manera diferente y pues eso es HOMÓNIMO: algo donde convergen muchas cosas diferentes pero se mantiene el vibe. 

Es interesante que HOMÓNIMO significa también un esfuerzo por reactivar los conciertos y shows en vivo de actos independientes en MTY, ¿Qué está pasando en la ciudad en 2018 para que esto se haya convertido en una necesidad?: ¿Falta de salas, apoyos, etc?, ¿Cuál es el estatus de la música en MTY?

Diego Gracida: En 2018 a Monterrey le está yendo bien verga, al menos nos ha tocado cubrir eventos que son completamente únicos, estas experiencias con bandas que yo juraba que me iba a morir antes de verlas. Creo fue a causa de que el año pasado llegó un punto donde todos los fines de semana habían de 4 a 6 shows pero eran lo mismo: tocaban las mismas bandas en los mismos lugares y se volvió demasiado cíclico y entramos a una rutina. Y ahora, en conjunto, se está tratando de cambiar. Hace poco hubo un show en una casa en Guadalupe que estuvo pasado de verga, y fue porque era otra experiencia y no ir al mismo lugar con la misma gente a ver a las mismas bandas. HOMÓNIMO no es la única propuesta de festival independiente, este año al menos habrá 8 contando los que ya hubo. Creo que para que en verdad crezca esto solamente tenemos todos que dejar el ego de lado y entender que si a uno le va chido es más fácil que te vaya chido a ti, en vez de querer bajarlo de donde está ahora.

Daniel Rodríguez: Sí es cierto que la necesidad estuvo ahí, sin embargo creo que lo que ves cada fin de semana en la escena es un crecimiento constante en todos los aspectos; bandas locales que tienen un apoyo bien grande que no ves en otros estados. La falta de lugares sí juega un papel bien importante porque limitan mucho a propuestas con géneros musicales distintos y la gente se va a educando a que en ciertos lugares se escucha esto y no más. Creemos que unir estas dos contrapartes es algo muy importante.

Jaime Rodriguez: Yo la verdad soy el menos optimista de Waves y difiero un poco con Diego y Dani jajaja. El año pasado llegué a un punto en el que me harté de ver en vivo a las mismas bandas y de ir al Nodriza, que es el venue más activo de Monterrey. Afortunadamente se están abriendo en la ciudad nuevos espacios para la música en vivo que vienen a complementar a los espacios que ya existían y entre todos se están obligando a sacar propuestas más interesantes. En cuanto al estado actual de la escena, creo que son dos factores los que la tienen tan jodida como está: el público que solamente quiere pagar por ir a festivales o ver bandas grandes en venues como la Arena Monterrey o el Auditorio Citibanamex, así como obviamente la ola de violencia de hace algunos años que le arrebató la cultura de ir a shows a la gente, y desde eso, ha sido difícil recuperarnos. Por ahora, creo que la escena regia está en baby steps y creciendo, sí, pero creciendo algo lento, o a lo mejor soy yo el desesperado ja ja.

¿Hay un cambio que quisieran ver en la ciudad luego del festival?

Daniel Rodríguez: La iniciativa de la gente por decir: “¿por qué nunca supe que había bandas tan buenas en México?” Sería lindo que lo vieran como una invitación a querer descubrir cosas nuevas.

Jaime Rodriguez: Lo único que quiero, independientemente de lo que pase con HOMÓNIMO, es saber que fui parte de algo que quiso mejorar la experiencia de disfrutar la música en vivo en Monterrey.

Diego Gracida: A mi me gustaría que hubiera más comunidad entre la juventud que no pertenece a los estándares convencionales .

Jesús Carrillo: Yo espero que aumente el interés de la gente por los eventos independientes, no sólo de música, Monterrey tiene una gran diversidad de eventos artísticos y culturales, si podemos hacer que se unan puede pasar algo muy fregón en la ciudad.

Sobre los apoyos -o la falta de-, ¿qué ha sido lo más difícil de hacer en el festival además del evidente esfuerzo que conlleva hacerlo por la vía independiente?

Daniel Rodríguez: Todo: tener el tiempo para hacerlo, la gente,  la cultura musical en Monterrey… No sabemos por dónde empezar.

Diego Gracida: Pues la duda de si va a ir gente o no; el público regiomontano no compra preventas entonces estamos con el Jesús en la boca todos los días y así será hasta el mero día jaja. También ponernos de acuerdo entre nosotros: son muchas ideas y somos un equipo relativamente grande, pero eso ayuda mucho a no estancarnos. En apoyo obviamente nuestros amigos de “la escena” que desde el día uno nos ayudan a compartir el flyer o un running gag que tenemos de tratar de meter el festival en cualquier conversación posible jaja.

Jaime Rodriguez: “¡HOMÓNIMO 2018 BOLETOS A LA VENTA EN BOLETIA!”… Creo que vender el festival es lo más difícil y ahora entiendo por qué otros festivales en la ciudad han “fracasado” como el Nrmal o el MTY City Fest, por mencionar los ejemplos más conocidos. Pase lo que pase con HOMÓNIMO, la verdad es que yo voy a sentirme muy feliz de ser parte de esto y ya ando que me quemo por planear la segunda edición.


Waves Magazine es:

Jesús Carrillo (Director General)

Diego Gracida (Director Creativo)

Liliana Horta (Editora – Musica)

Daniel Rodríguez (Coordinador de Medios Digitales)

Jaime Rodriguez (Editor en Jefe)