Un solo EP y un puñado de experimentos le han valido al oriundo de Guadalajara el encontrarse en un lugar extremadamente interesante. Carlo Filio, mejor conocido actualmente por el nombre de Buena Tarde, es un productor que bien podría denominarse como paisajista, narrador o bien, cuentacuentos; su EP debut, ‘1 Pm‘, es una estampa colorida de la mexicanidad con una mezcla exquisita de electrónica downtempo, con trazas de elementos levemente industriales, techno y texturas naturales que se desfasan en loops y extractos vocales de películas y vinilos… como una banda sonora. 

Filio, de estirpe musical, ha pasado por una evolución sonora increíble y de altos niveles de consumo; pasando desde los clásicos hasta la electrónica de vanguardia actual, el creador ha logrado producir un idiolecto musical único y en donde ha mostrado un cúmulo de experiencias, aprendizajes, indagación y una dinámica de ensayo y error que ha dejado como resultado una serie de materiales hechos con una precisión química para aislar y disfrutar cada diminuto y notorio componente de dichas producciones.

Hablamos con Carlo sobre la manera en que comenzó a trabajar con la música de raíz, las influencias que destila en sus lanzamientos, su bagaje musical, el equipo que utiliza y lo más recóndito que vive en su alma y cerebro de productor:

¿Cómo empezaste a hacer música? Cuéntanos de tus inicios…

A los 5 años mi padre me regaló mi primera guitarra acústica, fue en este momento en el que yo me sumergí en el mundo de la música. La ejecución musical fue algo que yo fui descubriendo por mi cuenta, yo tomaba la iniciativa de ir conociendo el instrumento con calma y paciencia pero siempre con una disciplina propia. Mi padre de vez en cuando me enseñaba un par de acordes pero nunca pudo realmente instruirme ya que su carrera como cantautor estaba en su punto más alto y la mayor parte del tiempo estaba viajando o grabando. Por otra parte, escuchar y apreciar música siempre fue una actividad que compartimos; de cada canción que mi padre me ponía en su coche o en su estudio de trabajo, él tenía algo que decir, una historia que contar sobre alguno de los miembros de la banda, o una explicación de por qué cierto instrumento sonaba diferente o incluso algunas observaciones de la producción y grabación… esto de alguna manera le quitaba un poco de misterio y magia a mi percepción de la música pero a la vez me intrigaba y atraía mas por el simple hecho de comprenderla, procesarla y quizá algún día, poderla crear.

En ese inicio, ¿qué más motivó a que comenzaras a hacer música?, ¿Qué escuchabas o que tomabas como influencia?

Algunas de las cosas que más escuchaba durante mi infancia iban desde clásicos como The Beatles, Pink Floyd, Michael Jackson, Bob Marley, etc, hasta trovadores cubanos como Silvio Rodríguez o Carlos Varela, también estrellas de pop italiano de los 80s/90s como Lucio Dalla o Claudio Baglioni (lo cual ahora me parece muy random). También escuchaba muchos soundtracks de películas y música clásica, pero lo que siempre estuvo muy presente fue la música de mi padre, su poesía cantada y sus tonadas románticas en guitarra siempre estuvieron resonando por la casa. A todas las anteriores me gusta llamarlas “influencias inconscientes” o “de cajón”, pero después conforme fui creciendo me empecé a interesar por música más experimental y vanguardista como Radiohead, Massive Attack, Portishead, etc, los cuales para mi son “influencias conscientes” y sin duda las que más me han marcado. Finalmente, me fui perdiendo en el bello mundo de la música electrónica inspirándome en grandes artistas como James Blake, Burial, Thom Yorke, Flying Lotus, Shigeto, etc. Al sentir cómo todas estas influencias iban cocinando ideas en mi mente, a los 18 años decidí estudiar música y dirigir mi vida completamente hacia ella; me fui al gabacho con un poco de conocimiento en piano, canto y guitarra a aprender el lenguaje teórico y especializarme en composición y producción musical. Me gradué de la universidad LACM en Los Ángeles y regresé a México con mucho entusiasmo de crear nuevos proyectos y darle un sonido a mis ideas.

‘1 PM’ / Buena Tarde / Independiente / 2017

La mayoría de los samples y fragmentos de audio que integró a mi música vienen de películas viejas que veía mucho durante mi infancia. Siento que esto siempre le da un sentimiento de nostalgia y profundidad a mi música. También estoy en constante búsqueda de sonidos o voces que me llaman la atención por su dramatismo o incluso por la textura del mismo audio. Éstos son los detalles que siempre meto hasta el final de mi proceso de producción en una canción, me gusta llamarlos “postres”.

La manera en la que tocas y haces música es mucho más narrativa que en otro género; utilizas fragmentos hablados, voces, y más recursos de ese estilo, ¿cómo te acercas a esas fuentes sonoras?

Más que buscar una narrativa en mi música me gusta dar énfasis a la capacidad que todos tenemos para liberar nuestra mente y su conexión directa con lo que escuchamos… ¿a qué me refiero con esto? Cuando tú vas a un club nocturno o a una fiesta, tus expectativas van a ser escuchar buena música electrónica, bailar, socializar y pasar un buen rato, pero si también puedes darte el lujo y aprovechar esta experiencia para vivir una emoción o sentimiento que no esperabas sentir esa noche, tus estímulos pueden incrementar bastante; y yo, con el poder y el privilegio de estar conectado a un sistema de sonido a un volumen notorio, voy a aprovecharme de esta situación y voy a intentar pintar imágenes en tu mente sampleando la voz de un hombre que representa una época o un contexto social, un niño que simplemente juega y ríe, una persona que vende fruta en la calle o incluso una mujer ficticia que te seduce. Obviamente siempre hago esto con cierto respeto y profesionalismo hacia el público, intentando establecer un ambiente bailable y placentero con la música que produzco en vivo.

¿Dónde encuentras este tipo de recursos?, ¿Cómo te das cuenta que un fragmento o alguna frase te va a ser de utilidad en el futuro?

La mayoría de los samples y fragmentos de audio que integró a mi música vienen de películas viejas que veía mucho durante mi infancia, por ejemplo, Charlie y la Fábrica de chocolates, Jesucristo Superestrella, La novicia rebelde, etc. Siento que esto siempre le da un sentimiento de nostalgia y profundidad a mi música. También estoy en constante búsqueda de sonidos o voces que me llaman la atención por su dramatismo o incluso por la textura del mismo audio. Me gusta coleccionar viniles aleatorios en donde puedo extraer estas texturas y fragmentos que simplemente funcionan y suenan bien detrás de alguna canción original. Éstos son los detalles que siempre meto hasta el final de mi proceso de producción en una canción, me gusta llamarlos “Postres”.

¿Con qué equipo físico y de software trabajas?

Para producir y tocar en vivo siempre he utilizado REASON (mi plataforma favorita), voy ejecutando todo con controladores midi (Novation, M-audio) y sobre las bases que voy armando meto la guitarra y un vocal sample (Korg) que pasan por pedales de efectos (reverb T2 – tc electronic, delay Carbon Copy – MXR). También utilizó Ableton para samplear audios y Logic para procesos de mezcla y postproducción.

Es muy placentero para mí ver como una persona sumamente apegada a la tradición y al folclor mexicano digiere mi re-interpretación, me hace sentir que he hecho bien mi tarea y que logré crear una fusión entre dos mundos muy distintos manteniendo una línea de respeto hacia algo que lleva muchos mas años que yo.

Algo también muy característico de tus trabajos es la cercanía a la mexicanidad: el tracklist de tu EP ‘1PM’ es la muestra de ello, y también el rework que hiciste de Los Panchos, ¿de dónde nace ese estilo?

Al regresar a mi país natal me fui dando cuenta de pequeños detalles que le dan tanto sabor a la vida del mexicano, sinceramente me sentí como un turista conociendo nuevamente el entorno y la cultura en la que crecí. Esto creó en mí una afición por todo lo que podemos encontrar solamente aquí en México y que en ningún otro país podrían soñar en tener. Me gusta verlo como el paraíso, la tierra de la fantasía y el placer.

Y aunque no es necesariamente nuevo este estilo de mezcla entre la raíz mexicana, sí sigue siendo una especie de tabú el poder realizar la combinación, ¿qué tan complicado es hacer esto?, ¿En qué encuentras lo complejo en tan distintos universos como lo son la tradición, la tecnología y la vanguardia?

El tema de los boleros, el folclor mexicano y su fusión con mi proyecto fue algo bastante reciente para mi, debo confesar que nunca había explorado el género hasta hace un par de años cuando mi hermano empezó a poner canciones de Los Tecolines, Chavela Vargas o Los Panchos para tomar una cerveza o echar un porrito. Desde entonces me he clavado en el género y disfruto mucho escuchar estos temas por las mañanas o con gente muy cercana, creo que genera cierta nostalgia y a la vez alegría en uno escuchar esta música tan simple y romántica. Entiendo que mucha gente lo puede ver como algo pretencioso o incluso controversial, pero yo simplemente lo disfruto tanto sonoramente que siento que vale la pena recordarlo y saborearlo. No lo veo como algo difícil ya que solo necesitas una idea muy clara de lo que quieres hacer y cómo quieres que suene, una vez que tengas un objetivo fijo solamente es animarte como productor a jugar y experimentar con audio.

¿Qué es lo que más te gusta de esta deconstruida cosmogonía musical? Es decir, tu obra final…

Es muy placentero para mi ver como una persona sumamente apegada a la tradición y al folclor mexicano digiere mi re-interpretación, me hace sentir que he hecho bien mi tarea y que logré crear una fusión entre dos mundos muy distintos manteniendo una línea de respeto hacia algo que lleva muchos mas años que yo.

El tema de los boleros, el folclor mexicano y su fusión con mi proyecto fue algo bastante reciente para mi, debo confesar que nunca había explorado el género hasta hace un par de años. Entiendo que mucha gente lo puede ver como algo pretencioso o incluso controversial, pero yo simplemente lo disfruto tanto sonoramente que siento que vale la pena recordarlo y saborearlo.

Este rework de Los Panchos, cuéntame de él, ¿cuál es el origen?

El release que hice recientemente (Exp.1 Los Panchos) es un tributo a Jesús Dionisio Navarro Vázquez a.k.a Chucho Navarro, compositor y cabeza del trío mexicano Los Panchos. Este pequeño proyecto consistió en utilizar únicamente un secuenciador y un vinil de Los Panchos. Fue una manera de liberar un poco la mente como productor simplificando mi proceso técnico y clavándome más en el discurso y la esencia propia del personaje que quise abordar, es por esto que lo llamé un “experimento”, fue algo que tenía ganas de hacer desde hace tiempo y realmente no sabía si iba a funcionar. Una noche de melancolía e insomnio me topé con las estelas de un desamor y me propuse comenzar el experimento y no parar hasta terminarlo, fue esta mi manera de expresar mis recuerdos y dolores. Me metí a investigar la vida de Chucho, al leer sus letras y escuchar sus entrevistas y conversaciones mi objetivo fue hablar de lo que sentía a través de sus palabras y a la vez exponer su voz, su opinión y su hermosa música. No sobra mencionar algo increíble que sucedió un par de semanas después: un colega que también se dedica a producir música, Cani Asylum de Zombies in Miami, me escribió para contarme que Chucho Navarro era su tío y hasta me platicó un poco sobre la marca que dejó en su infancia y la manera en que influyó sobre su camino en la música. Esto me pareció increíble, y definitivamente diría que, su aprobación hacia mi trabajo ha sido, sin duda, mi mayor logro desde que comencé a dedicarme a esto.

Estás en proceso de hacer música nueva y experimentos, ¿qué viene para Buena Tarde?, ¿Qué hay en la agenda?

Justo estoy en proceso de arreglos y grabación para “2 PM”, un álbum completo que estaré lanzando con Ssensorial en marzo 2019. En cuanto a mi show en vivo, justo acabo de actualizar mi live set con mucho material nuevo y una buena probada de ese disco, un poco más hipnótico y bailable que los que he presentado anteriormente pero con más sabor que nunca, seguirá siendo lento y psicodélico.