Stefania Kirnbauer es un agridulce trago de folk y dreampop para tus entrañas

La cantautora regia presenta 'A Veces la Lluvia solo es Agua', un corto material que pasa del cuestionamiento personal hasta el doloroso pero esperanzador reinicio sentimental

Pocos adjetivos pueden describir con tanta realidad y precisión la -hasta ahora- breve pero sustanciosa obra de Stefania Kirnbauer, una de las cantautoras regias más prometedoras del norte del país. Su más reciente EP, ‘A veces la Lluvia solo es Agua‘, es una carta abierta sobre los sentimientos más hondos pero sencillos del ser humano, sin fecha de envío ni destinatario fijo, y con un total de cinco tracks que pasan desde un refinadísimo folk con texturas de sintetizador, hasta la deconstrucción de su música y amalgamada en un dreampop de manufactura cálida y reconfortante, ligeramente aérea y con una línea vocal tan dulce como incisiva en momentos de desgarre emocional.

Luego de un más acústico e igualmente emocional EP titulado ‘Ayer Volví a la Ciudad‘ -y lanzado este mismo año- Kirnbauer ha logrado desenvolverse en un territorio más experimental, pisando en áreas más coloridas y que representan un reto más grande en la inclusión de nuevas instrumentaciones, dejando atrás el predominante y uso base de la guitarra y alcanzando un estado electrónico acogedor y brillante, con espacios prolongados entre la letra y las melodías; un pequeño pero conciso EP en donde la regiomontana muestra el poder de sus iluminadas cartas y se instala como uno de los proyectos dreampop a seguir.

En una grabación de poco menos de quince minutos, Stef pasa por distintos estados de la materia; desde la constante y extraña cuestión de desaparecer súbitamente, hasta un elevado interludio que se conecta dramáticamente con la punzante sensación de extrañar y no olvidar lo sucedido; de encontrarse en la discusión, en el paso previo a decir adiós y no lograrlo, de vivir el desamor; hasta, finalmente, iniciar, de nueva cuenta, como todos hemos tenido que hacerlo.

Escucha el más reciente EP de Stefania Kirnbauer a continuación y deja que el punzocortante sentimiento de desolación romántica haga efecto en ti: