Desde que se sabe, en los registros de la música electrónica mexicana, Ramón Amezcua, también conocido como Bostich, se ha encontrado presente como una siempre incansable figura en la producción sonora y creación de beats, secuencias y demás experimentaciones en México. Lo ha hecho en grupo, lo ha transformado a dueto, lo ha maximizado de manera solista. Amezcua, pues, es una de las mentes que ha transformado el género y lo que hemos escuchado de él desde la frontera norte de nuestro país hacia el resto del territorio nacional, y también, al mundo.

Tras décadas de enorme trabajo, el productor ha liberado por fin un material que cuelga de su nombre como una gigante medalla de oro, un EP en extremo sustancioso y en la profundidad más baja de la música electrónica, el tecno y los experimentos paralelos que de ahí surgen. ‘Aries‘ está enmarcado por un color azul distinguido y el contorno facial del músico y creador fronterizo con sus icónicos lentes de pasta dura. Y dentro, un pequeño y concentrado universo musical que se siente denso, punzocortante y en un constante mantra electrónico que raya en la oscuridad y habita en la penumbra de sintetizadores históricos; porque ‘Aries‘ no es solo una descarga de ritmos contenidos en el cerebro de Amezcua, sino un recorrido que va de los pilares físicos, técnicos y aparatosos que construyeron el género.

Ramón nos cuenta canción por canción los pormenores de su más nuevo EP, y al mismo tiempo, nos da una pequeña cátedra de sintetizadores que han hecho historia. Acá el Track X Track de ‘Aries‘:


“Aries”

Le puse así porque hice el track principalmente con un sintetizador modular que tengo que se llama Aries -es de finales de los años setentas, este sintetizador es básicamente como un clon de un Moog- y cuando la empecé a hacer, primero salió una secuencia y el sonido me gustó mucho. Seguía haciendo el track y Eduardo -Grenda, mi hijo- escucha y entra al estudio, él propone que la canción tuviera voz, empieza a cantar sobre el tema y empieza a fluir muy natural; en la parte rítmica, se puso a programar una caja de ritmos, una TR -808, una caja muy importante en la historia de la música electrónica, ha estado en géneros como el electro, hip hop, tecno… Casi todo lo que usé para esta canción son aparatos muy emblemáticos, de hecho. 


“Ofrenda”

Es una pieza que hice pensando en los seres queridos que ya no están conmigo, también la hice con algunos elementos emblemáticos dentro de la historia de la música electrónica, uno de ellos es el EMS VCS3, que es un sinte que ha usado Pink Floyd por ejemplo, o grupos de krautrock ingleses, tengo muchos años con él, y toda la parte de los bajos y efectos electrónicos los hice con este sintetizador. También utilicé una caja de ritmos TR06 de la Roland, esta caja también era la cajita hermana de la TB-303, que es un sinte que empezó el acid y el tecno.


“Dual”

Siempre he trabajado de forma muy autónoma, muy independiente, siempre las producciones las termino solo, pero en este tema se involucró mucho mi hijo, Grenda, en la parte rítmica y en la voz; es muy protagónico también el uso de la caja 808 -y que usé en casi todo el disco. “Dual” es un referente a los aparatos electrónicos que me han influenciado pero también a la gente que lo ha hecho: hay mucha influencia de Giorgio moroder o de Kraftwerk en las secuencias, y me identifico mucho con el tema, tiene de todo.


“Trapezoidal”

El aparato que usé para esta secuencia es el mismo, el EMS VCS3, y se llama así el tema porque el circuito más emblemático de este aparato es un envolvente que se llama “trapezoide”, y que le da un sonido muy especial. Aquí me inspire mucho en una secuencia de Pink Floyd, y tiene ese feeling muy setentero pero a la vez con esa esencia tecno porque la 808 sigue siendo la base rítmica del tema. En “Trapezoidal” participó mi amigo Braulio Lam en las texturas y unos sonidos adicionales, incorporó ambientes, etc. Es uno de los temas que también me gustan mucho porque dura bastantes minutos, te llevan por ese recorrido minimalista y repetitivo, pero obviamente la textura y la forma del sonido va cambiando conforme avanza la pieza.