¿Qué tienen en común la música de Borchi y su Doble Redoble, Los Músicos de José y Play & Movil Proyect? La respuesta es el sello de calidad de Matanga Records. Enfocado en cocinar el más fresco cóctel afrosonoro que rinde tributo a esa música difícil de clasificar pero cuya vena son los ritmos cadenciosos y el tropical movimiento de los cuerpos, el label encabezado por Edi Kistler, ex bajista de Liquits, es uno de los más activos y sobresalientes de la escena independiente mexicana.

Definir con palabras la línea que sigue Matanga no es sencillo, pero es imposible no identificar el gusto por el afrobeat, el groove, el funk, el jazz y todo lo que contenga esa vibra tropical y bailable, misma que se ve completamente retratada en ‘Matanga Collection 1‘, el primer lanzamiento colectivo del sello y en el que despliegan todo el colorido arsenal de propuestas.

Con pretexto del lanzamiento y para conocer los hilos que mueven la fiesta sonora de cada lanzamiento, hablamos con Edi Kistler, fundador del sello, sobre la necesidad de desarrollar un ente diferente en la dinámica disquera, las influencias, el talento fichado y su papel como capitán del barco.

¿Cómo nace Matanga Records y de dónde surge la necesidad de hacer un sello con todas las de la ley?

Matanga Records lleva año y medio que se formó, llegó un momento en el que todo lo que se había estado grabando en el estudio fue demasiado y fue necesario darle forma al label. El sello no sólo está produciendo y grabando discos completos, sino que funciona como un sello boutique, estamos grabando sencillos y lanzando colecciones con esos mismos sencillos. Actualmente forman parte de Matanga Records: Los Músicos de José, Play & Movil Project, Origami, Ángel Strife -que es de Venezuela-, Natty Tasty, SoloVino, TinaKristina, Borchi y Su Doble Redoble, Cruz del Monte y otros artistas que siguen sobre esa misma línea de ritmos e influencias.

Pese a la gran variedad de estilos musicales que forman parte del sello, Matanga Records se enfoca en publicar y trabajar con ritmos y géneros que tal vez no son los más populares en el mercado, ¿cuál es la misión detrás de esa labor?

Somos una ventana, queremos y buscamos dar difusión a estos géneros que sí, quizás no son los más privilegiados en el mercado, pero no lo hacemos solo por esa razón; queremos dar cierta línea al sello, dar cabida a esos géneros que hacen referencia a la música negra, como el soul, el jazz, el afrobeat y mostrar que existen grandes exponentes en el país e incluso afuera.

Foto: Isa Camarillo

Me gusta decir que, como productor, le pongo un barniz negro a la música de los artistas que graban con nosotros. Es llevar las composiciones hacía el camino del soul, del jazz y de esa música negra, es romper las típicas estructuras del rock…

A lo largo de tu carrera has estado en los dos lados, primero como músico y ahora como productor, ¿cómo se conjugan esas dos partes?

Justo ahora mismo también me toca hacer la parte de director de disquera y a pesar de que a lo largo de mi carrera estuve en tres disqueras diferentes y transnacionales como Universal, Virgin y EMI, estoy tratando de hacer las cosas completamente diferentes a lo que me tocó vivir, simplemente porque así son las necesidades de la independencia. Esto se ve desde el hecho de grabar sencillos y no sólo discos, eso hace que los procesos sean más rápidos y más baratos.

Incluso desde la parte legal, los contratos que le damos a las bandas por grabar disco o single son contratos que yo como músico estaría dispuesto a firmar. Como músico les ayudo a que los temas tomen forma y como productor les doy el empujón para lograrlo. En el mar de internet, lanzar un tema es como aventar una botella al mar y esperar que alguien la atrape, y eso es lo que no se debe hacer con la música. Nuestra intención es hacer más llamativa esa botella y eso se logra en la producción, y también focalizarlo mejor a través de una estrategia.

¿Cómo ponerle ese toque personal o de disquera que unifique a géneros tan distintos?

Me gusta decir que, como productor, le pongo un barniz negro a la música de los artistas que graban con nosotros. Es llevar las composiciones hacía el camino del soul, del jazz y de esa música negra, es romper las típicas estructuras del rock de UNO-dos-TRES-cuatro y llevarlo a la estructura de la música negra del uno-DOS-tres-CUATRO.

Siempre estamos buscando proyectos que encajen con esa visión de la música, de repente llegan cosas que se salen completamente de la línea que queremos seguir y sólo queda ser muy honestos y dar las gracias por compartir su música. No se trata de hacer un sello mamón, pero sí de generar una identidad, que las personas sepan qué van a encontrar en nuestras colecciones sin tener que ponerle play, que es algo con lo que me he encontrado en labels en Nueva York.

Incluso desde la parte legal, los contratos que le damos a las bandas por grabar disco o single son contratos que yo como músico estaría dispuesto a firmar. Como músico les ayudo a que los temas tomen forma y como productor les doy el empujón para lograrlo.

Foto: Isa Camarillo

En este año y medio de formación del label, ¿cuáles han sido los momentos importantes?

Creo que el primero sería que el primer track que subimos a plataformas de streaming alcanzó 400 mil reproducciones y se posicionó en lugares importantes dentro de diferentes playlists relacionadas. El segundo sería la fiesta de lanzamiento que hicimos el año pasado y el último es el reciente lanzamiento del compilado ‘Matanga Collection I’.

¿Qué se viene en el corto y mediano plazo?

El año pasado en el Vive Latino, con Liquits anunciamos una pausa que justo sirvió para dedicarnos a proyectos personales. Se viene el lanzamiento de varios proyectos, que de hecho, en próximos meses va a salir uno de mis proyectos personales, se llama King Edi K, y soy yo grabando loops de guitarra y bajo e improvisando con el teclado, me acompañan otros músicos en percusiones y metales. También va a haber lanzamiento de Play & Movil, el proyecto alterno de Teo de Liquits.

Va a haber música de Hamurabi, uno de los proyectos que más se salen de la línea del sello, porque está más enfocado al rock pero es un acto diferente, en el que cada pieza es pintada… buscaremos también la forma de presentar ese material en alguna galería, queremos que sea un acto multidisciplinario. También está por salir un material con temas de meditación y sanación al que me tocó ponerle el sello distintivo. Esto se sale de la línea del label, pero al final el objetivo mayor es hacer música que haga feliz a la gente.

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *